fbpx

De acuerdo al resultado de las PASO, el PRO sumaría 23 bancas y quedaría como tercera fuerza

BAS16 - BUENOS AIRES (ARGENTINA), 26/03/09.- Aspecto de hoy, 26 de marzo de 2009, de la sesión del Senado en Buenos Aires (Argentina), que convalidó el adelantamiento de las elecciones legislativas al 28 de junio próximo, cuatro meses antes de lo previsto, como pretendía el Gobierno. Tras nueve horas de debate, el proyecto oficialista logró 42 votos a favor, cinco más de los que necesitaba para convertirse en ley, y 26 en contra. EFE/Cézaro De Luca ARGENTINA-ELECCIONES

De los 21 diputados con los que actualmente cuenta el interbloque PRO, pasaría a tener un total de 38 o 39, de acuerdo a los resultados que surgieron de las PASO y en caso de que los mismos se reflejen en las elecciones generales de octubre.

Es que el PRO sólo puso en juego seis bancas (4 propias y 2 de aliados) y obtendría 23 nuevas, que sumadas a las 15 de quienes tienen mandato hasta 2017, daría un total de 38.

La Ciudad de Buenos Aires continúa siendo el mayor sostén del PRO, donde puso en juego las cuatro bancas ‘puras’ y obtendría siete de los 12 lugares disponibles, por lo que la ganancia sería de tres.

Sin embargo, es en la provincia de Buenos Aires donde el PRO haría la gran diferencia gracias al beneficioso reparto de espacios en las boletas con sus socios de
la UCR, y a la decisión de la Coalición Cívica de ir con una lista propia que casi no cosechó votos.

Así, el PRO, que no ponía bancas en juego sumaría ocho diputados, en un distrito donde los radicales aportarían los tres restantes de los once que ingresarían por Cambiemos.

Otro distrito con ganancia neta sería Santa Fe, donde no ponía en juego ninguna banca y obtendría tres; al igual que en Córdoba, donde sumaría una de las cuatro que obtendría Cambiemos en lo que es un dato favorable teniendo en cuenta que no pone ninguna en juego.

En Mendoza la distribución de lugares en la boleta con el radicalismo también lo puso en desventaja más allá de haber tenido el encabezamiento de la misma. De las tres bancas que sumaría Cambiemos sólo una es del PRO y alcanzaría para suplir la baja del aliado del partido Demócrata que finaliza su mandato.

En tanto que en Río Negro, Tucumán, Entre Ríos, donde no tenía representantes, el PRO sumaría una banca. En las dos primeras provincias por ser cabeza de lista de elecciones que le dieron un solo lugar, y en la restante por ocupar uno de los dos lugares que obtuvo Cambiemos.

La única provincia en la que el PRO perdería sería Salta, donde pone en juego la banca del aliado de UDESO, y no obtendría nada porque el lugar que obtendría Cambiemos quedaría para el radicalismo.

Con este escenario, sumado a las 15 bancas que tiene hasta 2017, el PRO marcaría presencia en once distritos, concentrándose la mayoría de sus escaños en las provincias del centro del país.

De los 38 lugares; 13 serían de la Ciudad de Buenos Aires, 10 de Buenos Aires; 6 de Santa Fe; 2 de Córdoba y uno por Salta, San Juan, La Pampa, Entre Ríos, Rio Negro, Mendoza y Tucumán.

La posibilidad de que los diputados lleguen a 39 depende de la postura que tome el misionero Alex Ziegler, que semanas antes de las PASO rompió con el Frente para la Victoria para representar al PRO en su provincia, con el consecuente alejamiento del bloque oficialista en la Cámara baja nacional y la conformación de un monobloque.

Con esa cantidad de diputados, el PRO quedaría desde el 10 de diciembre como tercera fuerza de la Cámara detrás del Frente para la Victoria-PJ, que sumaría unos 110 y de la UCR que alcanzaría los 40.

Ese posicionamiento le daría la posibilidad de acceder a la vicepresidencia tercera de la Cámara, hoy en manos del Frente Renovador, que, de acuerdo a las proyecciones sumaría unos 30 integrantes.

También le daría la posibilidad de acceder a la conformación de comisiones bicamerales y de representación parlamentaria en organismos cuya integración depende del volumen de las diferentes fuerzas en la composición del cuerpo.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: