fbpx

Amplio respaldo a los reajustes de la AUH

Asignación por hijoCon el apoyo de todas las bancadas, la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado firmó dictamen ayer al proyecto de ley que establece un mecanismo de actualización semestral, similar al que se aplica a las jubilaciones y pensiones, de las asignaciones familiares y la Asignación Universal por Hijo (AUH). La iniciativa será discutida el miércoles en el recinto.

El proyecto fue defendido por director de la Anses, Diego Bossio, quien realizó un detallado informe sobre la inversión del Estado en materia de asignaciones familiares.

Las principales bancadas de la oposición (UCR, FAP y peronismo disidente) apoyaron la iniciativa, aunque plantearon disidencias menores sobre su contenido, como el pago de un diferencial del 30% más a las asignaciones en la región patagónica.

Bossio se mostró interesado en salir al cruce de quienes critican que la AUH no haya sido sancionada por ley, sino por decreto de necesidad y urgencia (DNU), y los que sostienen que el beneficio no es universal. «El DNU de la Asignación Universal por Hijo fue ratificado por la Cámara de Diputados, por lo que la AUH es ley desde el momento en que nació», afirmó, amparándose en la ley reglamentaria de los decretos de necesidad y urgencia, que establece que sólo pueden ser derogados con el rechazo de las dos cámaras.

Sobre la universalidad del beneficio, Bossio sostuvo que «el 98,4% de los menores de 18 años están en la base de la Anses». En su cuenta, sobre un universo de algo más de 12 millones de personas, el funcionario incluyó a 6,6 millones cuyos padres cobran asignaciones familiares o pueden descontar a sus hijos del impuesto a las ganancias.

La oposición se mostró de acuerdo con el proyecto, que establece la actualización automática y con la misma fórmula que se aplica a las jubilaciones de las asignaciones. Los aumentos se producirán en marzo y septiembre.

No obstante, la radical Silvia Elías (Tucumán) consideró «injusto» que el proyecto contemple un pago del 30% mayor a las asignaciones en la Patagonia, en contraposición con «los índices de pobreza, de necesidades básicas insatisfechas y de desocupación y trabajo no registrado de las provincias del Norte».

En una postura compartida por Liliana Negre (PJ-San Luis), la senadora tucumana destacó también que la falta de actualización del mínimo no imponible de Ganancias deja «cada vez más gente fuera del cobro de las asignaciones».

Bossio defendió el diferencial patagónico con el argumento del mayor costo de vida de la región y sostuvo que quienes pierden asignaciones por superar sus sueldos los $ 30.000, mantienen el beneficio porque pueden descontar los gastos de sus hijos de Ganancias.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: