fbpx

Responsabilidad del conductor del birrodado por la muerte de su acompañante si conducía violando todas las reglas de cuidado a su cargo.

accidente moto 2Partes: V. R. A. y otro s/ homicidio culposo – lesiones graves culposas

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario

Sala/Juzgado: I

Fecha: 23-feb-2015

Cita: MJ-JU-M-92623-AR | MJJ92623 | MJJ92623

Responsabilidad del conductor del birrodado por la muerte de su acompañante ya que violó todas las reglas de cuidado a su cargo.

Sumario:

1.-Cabe confirmar la sentencia condenatoria al encartado, por el delito de homicidio culposo, ya que conduciendo un birrodado violó todas las reglas de cuidado a su cargo, lo hacía a alta velocidad con dos ocupantes además de él, de modo de no ser posible el frenado por el exceso de peso a la velocidad impresa y que lo hacía sin respetar el paso dado por las luces del semáforo, y de las fotos del vehículo conducido por el embestido que dan cuenta del lugar del impacto de la moto sumado a los testimonios de los agentes policiales en coincidencia con los de la Municipalidad en orden al funcionamiento de los semáforos todo lo que permite sostener una mecánica en la que si se elimina la acción de éste el resultado dañoso – la muerte de su acompañante- no se hubiera producido.

Fallo:

En la ciudad de Rosario, a los 23 días del mes de febrero de 2015, se reúnen en acuerdo los señores Jueces de la Sala I de la Cámara de Apelación en lo Penal, a fin de dictar sentencia definitiva en el Expte. Nº 323/2014 «V., R. A. y F., B. A. s/Homicidio Culposo-Lesiones Graves Culposas» del registro de la Cámara, seguido a V., Ramon A., argentino, soltero, nacido en Formosa el 08/09/1980, de ocupación albañil, con instrucción primaria completa, hijo de Natanael y de María Godoy, domiciliado en calle Santa Fe N° 1105 de la Ciudad de Perez (Santa Fe), DNI 28373351 y FRISON, B. A., argentino, soltero, nacido en Rosario el 10/04/1991, con instrucción terciaria, de ocupación empleado y estudiante de nivel terciario, hijo de A. A. y de Susana Beatriz Contreras, domiciliado en calle Pueyrredon N° 1482 5to A de la Ciudad de Rosario, titular del DNI 36008720, por la presunta comisión de los delitos de Homicidio Culposo y Lesiones Culposas en concurso ideal, en el Proceso Nº4861/10 procedente del Juzgado en lo Penal Correccional N° 3 de Rosario,

Estudiados que fueron los autos, se resolvió plantear las siguientes cuestiones:

1º) ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

2º) QUE PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR?

Luego de un intercambio de opiniones acerca de los temas propuestos, de conformidad a la distribución efectuada para llevar a cabo el estudio de los autos, resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Dres. Carina Lurati, Alfredo Ivaldi Artacho y Daniel Acosta.

A LA PRIMERA CUESTIÓN EL DR. IVALDI ARTACHO DIJO:

I) El Sr. Juez Dr. Ignacio Vacca, mediante sentencia Nº 2292 del 02 de agosto de 2013 falló absolviendo a F., B. Andrés, en relación a los delitos de Homicidio Culposo y Lesiones graves culposas en concurso ideal, por el que fuera oportunamente procesado, en tanto su conducta deviene atípica, y declarando a V., Ramon A.autor material y penalmente responsable del delito de Homicidio Culposo agravado por el que fuera oportunamente procesado, imponiéndole la pena de dos años de prisión en suspenso y seis años de inhabilitación para conducir todo tipo de vehículos automotores de cumplimiento efectivo y las costas del proceso, si se hubieren devengado (artículos 26,29 inciso 3°, 45 y 84 segundo párrafo del CP y 297 y 402 del CPP).

El fallo le atribuye al co-imputado V., Ramon A. «.el hecho de haber violado los deberes de cuidado a su cargo en el conducido de la motocicleta marca Honda Appia dominio 550-DPF, protagonizando un accidente de tránsito en el que sufriera lesiones que provocaron el posterior deceso de quien en vida se llamara Roberto Ruiz, en circunstancias en la que circulara por la Avenido Juan Domingo Perón hacia el Oeste y al llegar a la intersección con Avenida Provincias Unidas, haber embestido al vehículo marca Fiat Spazio dominio SVM-938 conducido por B. F. circulando con excesiva velocidad por tratarse el lugar de una zona urbana, una intersección peligrosa y llevar una carga excesiva al trasladar dos personas más en el birodado, como también no haber realizado diligencias o maniobras previas que pudieran evitar el hecho dañoso y también haber consumido esa misma noche bebidas alcohólicas sabiendo que debía conducir luego hasta la ciudad de Perez, hechos estos denunciados como ocurridos aproximadamente a las 06:00 horas del día 12/09/2009.» y al co-imputado B. F.».el haber violado los deberes de cuidado a su cargo en el conducido del vehículo marca Fiat Spazio dominio SVM-938 con el cual protagonizara un accidente de tránsito en el que sufriera lesiones que provocaran el posterior deceso de quien en vida se llamara Roberto Ruiz, en circunstancias en la que circulara por la Avenida Juan Domingo Perón hacia el Este y al llegar a la intersección con la Avenida Provincias Unidas gira sin previo aviso y sin la debida moderación hacia su izquierda interrumpiendo así la línea de circulación de la motocicleta marca Honda Appia, la cual embiste al rodado que conducía provocando así que sus ocupantes salieran despedidos y que su conductor llamado Ramon V. y el referido Ruiz, sufrieran lesiones de distinta consideración de las cuales Ruiz luego pierde la vida, hechos estos denunciados como ocurridos aproximadamente a las 06:00 horas del día 12/09/2009.»- Apelada la misma por la Fiscalía y concedido el recurso, queda habilitada la intervención de la alzada.

II) El fiscal Dr. Guillermo Corbella al expresar agravios contra la Sentencia Nro 2292 de fecha 02 de agosto de 2013, registrada al T° 77 F° 410/19, mediante la cual el Juez subrogante a cargo del Juzgado en lo Penal Correccional Nro. 3 resolvió absolver a B. A. F. en relación a los delitos de Homicidio Culposo y Lesiones Graves culposas en concurso ideal, por los que fuera oportunamente procesado, atento a devenir atípica su conducta; fundamenta la apelación en los siguientes motivos: alega que la decisión del magistrado a-quo ha ignorado los argumentos esgrimidos por la actora penal que explican claramente que fue el encartado, con su accionar negligente y/o inobservancia de los deberes de cuidado en la conducción del Fiat Spazio dominio SVM-938, quién causó, conjuntamente con el conductor de la motocicleta Honda Appia dominio 550-DP, la muerte de Roberto Ruiz quien viajaba como acompañante en este último vehículo conducido por el condenado R. A. V., y las lesiones sufridas por este último.Que encuentra que con las probanzas colectadas durante la instrucción y las producidas en el plenario ha quedado acreditado que el automóvil Fiat Spazzio dominio SUM-938 conducido por B. F., el cual circulaba por Pte Perón por el carril de Oeste a Este, gira en forma intempestiva, sin realizar maniobra alguna que alertara su conducta y/o sin tomar el debido cuidado respecto de los vehículos que circulaban por el carril contrario de Av. Perón y en esas circunstancias es embestido por la motocicleta Appia 150 dominio 550-DPD conducida por V., que llevaba dos acompañantes, y circulaba a excesiva velocidad por Pte. Perón en sentido Este Oeste. Que de la pericia accidentológica surge claramente que le impacto se produce en el cuadrante NO de la intersección del carril SN de Pcias. Unidad y el carril EO de Av. Perón. Que conforme a dicha pericia la moto actuó como embistente impactando en el lateral derecho del auto, presentando el bi rodado un impacto frontal. Se agravia de que el Magistrado a-quo haya considerado que la conducta desarrollada por F. se encuentre amparada por el principio de confianza, al emprender el giro a la izquierda con luz verde, deviniendo entonces atípica.Disiente con la postura extrema del juzgador de contemplar, dentro del principio de confianza la eximición de responsabilidad del conductor que emprende el giro a la izquierda aún con luz verde habilitante, que indudablemente la maniobra imprudente por parte del vehículo que ingresa a una arteria en forma imprevista, sumado a la negligente conducta asumida por el conductor de la motocicleta, que circulaba a una excesiva velocidad junto a otras dos personas impidiéndole el dominio de su conducido, han sido causantes del accidente Arguye que a partir de la prueba mensurada y respetando el sistema de valoración consagrado en nuestro ordenamiento procesal estima que el magistrado que debió formar convicción con el grado de certeza que este estadio procesal requiere acerca de la existencia de un hecho de tipo culposo bajo la figura penal enrostrada, ya que en los tipos culposos se sanciona cualquier conducta por parte del agente activo que cause un resultado lesivo, siempre que sea previsible y que la violación al deber objetivo de cuidado sea el factor determinante para provocar el resultado, relación que ha estado presente en el caso en la conducta de ambos conductores, contribuyendo en mayor o menor medida a su causación. Pide en consecuencia que se revoque la sentencia recurrida y remitiendo al juez que por turno corresponda para que dicte resolución conforme a derecho o si así lo entiende VE condenando a B. A. F. a la pena y por los delitos consignados a fs 245/6 .

Por su parte el Dr. Sergio Fabian Manuel, por la representación de Ramon A. V. arguye que no se ha valorado razonadamente la prueba producida en autos en su conjunto con el material colectado.Se agravia por la calificación legal con la que se condenó a su pupilo, alega lo excesivo de la condena tratándose de una persona que carece totalmente de antecedentes penales, que se encuentra en estado de libertad, que a lo largo de todo el proceso dio cumplimiento estricto a las restricciones impuestas y se sometió a todos los actos procesales para los cuales fue requerido y prestó colaboración con dicho proceso, por lo que bien pudo haberse hecho lugar a lo solicitado por esta defensa. Deja planteada las Cuestiones Constitucionales. Pide en consecuencia que se revoque la sentencia apelada.

Por su parte la Fiscalía de Cámara Dra. Cristina Rubiolo al contestar los agravios expresados por la Defensa Técnica de R. V. estima que pese al esfuerzo de la defensa, los agravios no pueden prosperar, dice que de los elementos probatorios reunidos en la causa valorados a la luz de la sana crítica racional, es posible alcanzar el grado de certeza exigido en esta instancia procesal respecto a la responsabilidad penal que le cupo a V. en el hecho investigado. Arguye que sabido es que los delitos culposos requieren para su configuración además del resultado lesivo, que el mismo pueda ser atribuido a la impericia, negligencia o imprudencia del imputado, que haya habido de parte del autor una infracción del deber de cuidado, situación que en el presente ha sido suficientemente acreditada en cabeza de V. a partir de la pruebas incorporadas a la causa. Expresa que el Juez es libre en la valoración y selección de la pruebas en que se funda y en determinación de los hechos que con ella se demuestren, no estando obligados a justificar el motivo por el cual otorga mayor o menor mérito a una prueba respecto de otra. El impacto se produce geográficamente en el cuadrante noroeste de la intersección del carril sur norte de Pcias Unidas y el carril Este- Oeste de Avda. Pte Perón, tal como surge del inspección ocular de fs. ¾ y la pericia accidento lógica de fs.205 y ss, conforme dicha pericia y los daños de los vehículos, la moto actuó como embisten te impactando en el lateral derecho del auto, presentando el birrodado un impacto frontal. Respecto del cambio de calificación, considera que el pedido no puede prosperar. Estima que la pena no resulta excesiva si se tiene en cuenta que la escala legal a considerar era de 2 a 5 años de prisión e in habilitación especial de 5 a10 años y que se le ha impuesto el mínimo de la misma, 2 años de prisión de ejecución condicional y 6 años de in habilitacion especial para conducir todo tipo de vehículo automotor, asimismo el señor Juez a-quo ha fundado debidamente la pena impuesta teniendo en cuenta la características que presenta el ilícito culpable por el cual se lo condena, así ha valorado la circunstancia de que la agresión fue realizada con violencia no solo moral sino también física y el daño causado con su accionar. Solicita en definitiva rechace los agravios expresados por la defensa de R. A. V. y Confirme la sentencia apelada.

I) La defensa técnica de B. A. F. Dr. Adrian Gustavo El Juri al contestar los agravios expresados por el Sr. Fiscal de Cámara en suplencia Dr. Guillermo Corbella, como asimismo por el defensor del coimputado R. V., contra la resolución N° 2292, de fecha 02 de agosto de 2013, dice que se adhiere a los argumentos esgrimidos por el Juez de grado en su decisorio, por considerar justo el mismo y por compartir in totum los fundamentos que informan dicha pieza procesal, alega que de las constancias obrantes en autos se acredita, que la causa que desencadenó el accidente fue el fragoso e imprudente accionar del coimputado V., el cual cruzó una avenida con la señal del semáforo en rojo, agrega que los agravios expresados tienen su base primordial mente en la propia resolución, en virtud de que la misma acogió los extremos enunciados y peticionados al formular las correspondientes conclusiones.Sostiene que al examinar la resolución puesta en crisis y a diferencia de lo que ocurre con lo manifestado por el reconocido señor fiscal al expresar agravios, puede observar que en los considerandos del fallo se analiza detalladamente el accionar de los encartados. Arguye que del Acta de Procedimiento como al acta de Inspección Ocular, las cuales hacen referencia concreta al normal funcionamiento de los semáforos. En lo que respecta a la supuesta violación del deber de cuidado del justiciable que alude la Fiscalía, el magistrado coincide con la defensa al concluir que para la configuración de la acción imprudente o negligente se necesita una acción contraria al deber de cuidado debido pero con una probabilidad rayana en la certeza, cosa que no corre en autos. Aduce que de la declaración de F. se puede aseverar que su accionar fue el correcto, en el sentido de que se colocó detrás de la hilera de autos que estaban esperando la señal lumínica verde de giro del semáforo y emprendió la marcha cuando esto ocurrió, además de realizar la maniobra con el giro y luces encendidas, que su maniobra fue la debida, se preanunció y el giro a la izquierda no se produjo de manera brusca ni intempestiva y menos aún sorpresiva.Señala que su pupilo es una persona trabajadora, un padre de familia con un menor de 2 años de edad, sin ninguna clase de antecedentes penales, por lo que nunca pondría en peligro su trabajo con un accionar disvalioso, en virtud de que mismo es el único sustento familiar, dice que del plexo probatorio y de los considerandos que informa la resolución del inferior se puede concluir, que la causa que desencadenó el accidente fue el imprudente accionar de V., el cual no sólo circulaba sin pleno dominio de su rodado sino que se desplazaba a excesiva velocidad, haciéndolo por el carril izquierdo en infracción al Código de Tránsito Municipal, no respetando la señal lumínica del semáforo en rojo, transportando 3 personas, habiendo ingerido alcohol, sin la utilización de los cascos reglamentarios y volando literalmente sus ocupantes por arriba del vehículo de su representado. y asimismo indica que de la colecta probatoria incorporada, surge claramente la insuficiencia de la misma a fin de justificar el dictado de la condena en contra de su asistido, debido a que no existen en la presente causa elementos que justifiquen la certeza que se requiere para dicho acto jurisdiccional. Pide en consecuencia que se confirme el fallo puesto en crisis y por el cual se dictó la absolución de culpa y cargo de B. A. F.

Analizados los agravios de las partes apelantes, sus contestaciones, la sentencia impugnada y las constancias de autos, considero que la misma debe ser confirmada por ser justa y adecuada a Derecho.

Ninguna duda cabe que el Sr. V. violó todas las reglas de cuidado a su cargo: conducía un birrodado a alta velocidad con dos ocupantes además de él, de modo de no ser posible el frenado por el exceso de peso a la velocidad impresa y que lo hacía sin respetar el paso dado por las luces del semáforo.

Tal como señala el a-quo, las fotos del vehículo conducido por F.que dan cuenta del lugar del impacto de la moto, los testimonios de los agentes policiales en coincidencia con los de la Municipalidad en orden al funcionamiento de los semáforos, y lo declarado por Maidana permiten sostener una mecánica de los hechos acaecidos en esa madrugada compatibles con lo que señalara en su indagatoria Frissom.

De esta valoración no puede establecerse que F. hubiera afectado alguna norma de cuidado, sino que por el contrario fue embestido por el conductor de una moto que transitaba a altísima velocidad y con exceso de peso pretendiendo trasponer la avenida con luz roja. Precisamente de esta conducta probada en grado de certeza como desarrollada por V. -el conductor de la moto en la que iba Ruiz- es la que, como dice acertadamente el a-quo, fue determinante del resultado muerte de Ruiz y lesiones de Salas, pudiendo con seguridad establecerse que si se elimina la acción de V., los resultados dañosos no se hubieran producido.

No puede por estos mismos fundamentos acogerse tampoco la queja del Fiscal en orden a la absolución de F. por cuanto la conclusión a la que se allega por parte de esta Vocal tiene una sola consecuencia jurídica en el juicio penal: la absolución de Frissom y la condena de V. Ello porque con certeza se ha acreditado que en la madrugada -diez minutos antes de las 7.00hs del 12 de septiembre del año 2009 la acción defectuosa en el modo de conducir un birrodado fue la causa del impacto de éste contra el auto conducido por F., que lo hacía sin afectar norma de cuidado alguna, de lo que resultaron las lesiones que luego devinieron en la muerte de Roberto Ruiz y en las lesiones de B. Salas.

Es por lo expuesto que voto por la afirmativa.

A LA MISMA CUESTIÓN LOS DRES. IVALDI ARTACHO Y ACOSTA DIJERON: que comparten la conclusión a la que arriba la colega preopinante Dra. Carina Lurati, por iguales fundamentos y a fin de evitar inútiles repeticiones, votan en el mismo sentido.

A LA SEGUNDA CUESTIÓN LOS DRES. LURATI , IVALDI ARTACHO Y ACOSTA DIJERON: que conforme al resultado de la votación corresponde confirmar íntegramente la sentencia apelada en lo que fuera materia de recurso.

Por tanto, la Sala I de la Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario;

FALLA: Confirmando la sentencia apelada en todos sus extremos en cuanto fuera materia de recurso.

Insértese, agréguese copia, hágase saber y bajen.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: