fbpx

«Servicios truchos»: tips para efectuar una reserva por vacaciones y poder reclamar en caso de sufrir una estafa

PlayasA poco menos de que termine el año y con las vacaciones cada vez más cerca, muchos argentinos ya están haciendo planes para el verano y eligiendo algún lugar dentro del país o del exterior.
En este contexto, hay que tener mucho cuidado. Sucede que pululan las agencias «truchas» o que no tienen los papeles en regla y el supuesto ahorro que tanto promocionan podría transformarse en un gran dolor de cabeza en caso de incumplimiento.
Al llegar a destino, el turista puede no encontrarse con lo que le habían prometido.

Por eso, es importante conocer cuáles son las herramientas para evitar caer en engaños o, llegado el caso, cómo reclamar.
Como primera medida, es recomendable chequear previamente si la agencia de viajes o inmobiliaria con la que se contrata el alojamiento se encuentra debidamente habilitada.
En el primer caso, los particulares pueden averiguar el estado de la habilitación, dirección de la casa matriz y sucursales, teléfonos o hasta la dirección de correo electrónico ingresando a la página perteneciente al Ministerio de Turismo.
La búsqueda se puede realizar por legajo específico, designación comercial, provincia, localidad o constancia de licencia vigente.
La importancia de saber si está habilitada la agencia radica en que ese es el punto de partida para poder formular un reclamo por distintas vías y, en llegado el caso, promover el cobro de un resarcimiento.

En materia de paquetes turísticos, se podrá reclamar cuando la agencia de viaje no brinde las excursiones prometidas, o si éstas fueran gratuitas y son cobradas.En el caso de las inmobiliarias, deben tener un número de registro, que se puede constatar con el Colegio de Martilleros del lugar en el que están instaladas.
Alquileres por Internet
En este contexto, la Fiscalía número diez de delitos económicos de Mar del Plata advirtió sobre estafas de las que fueron objeto turistas que realizaron reservas a través de la web de departamentos y casas para la próxima temporada.
Por este tema ya hay una diez personas procesadas. Las víctimas se contactaron con el supuesto oferente y depositaron el dinero en concepto de seña.
Los expertos consultados por iProfesional advirtieron que es muy importante poner especial atención cuando se trata de propiedades que se ofrecen a través de Internet.

Además, indicaron que es recomendable abonar por una cuenta bancaria, ya que es más fácil detectar quién recibe el dinero, no así como otras redes de transferencia de dinero, que no controlan quien será el beneficiario del pago.
De haber elegido un hotel sin contar con demasiada información, es conveniente verificar la habitación antes de firmar el chek-in o ingreso y observar si cuenta con las instalaciones y servicios prometidos.
Luego, se debe controlar cuál es la hora de entrada y salida y «tener en claro que el plazo máximo de permanencia diaria no podrá ser menor a 24 horas, ya que es una estadía diaria», explicó el especialista. Por ejemplo, si el ingreso comienza a las 10 de la mañana de un día, el egreso o check-out debería finalizar al mismo horario de la jornada siguiente.
Antes del alta, hay que consultar los menúes -en caso que el hotel incluya alimentación y, especialmente, cuando no sean de una cadena reconocida- y si se debe pagar los adicionales por consumo.
«En diversas resoluciones, los jueces dieron lugar a los reclamos efectuados por el usuario que celebró contratos de viaje o turismo», remarcó la especialista Andrea Mac Donald.
«El turista cuenta con una escasa protección de su tutela en materia de derechos, a veces se encuentra en inferioridad de condiciones frente al oferente, por lo que son necesarias políticas más protectoras hacia aquél», concluyó la experta.
Departamentos o casaquintas
Si el usuario pretendiera alquilar un departamento para pasar sus vacaciones debe, ante todo, leer atentamente el contrato.

Más allá del precio y del plazo, es importante que describa los servicios que fehacientemente se brindarán. Al llegar al lugar, se debe corroborar que se encuentren los bienes detallados en el convenio y verificar si los servicios, como luz y agua, funcionan con normalidad.
Si el inmueble contara con una piscina, es preciso controlar el funcionamiento de su motor y filtro, y el suministro de agua.
Si bien es recomendable visitar el lugar previamente, Flavio Lowenrosen, director del Suplemento de Derecho del Consumidor de elDial.com, destacó que -por las distancias- suele ser casi imposible, por lo que «hay que solicitar fotos y agregarlas al documento contractual».
Por lo tanto, para estar preparado en caso de un incumplimiento es importante tomar estos recaudos, como así también solicitar algún documento que acredite que verdaderamente se está negociando con quien tiene poder sobre el inmueble y puede decidir.
En principio, es fundamental contar «por escrito» con toda la información sobre aquello que le fue ofrecido, ya que esa documentación podría servir como una herramienta de reclamo.
También es conveniente tener documentadas por e-mail las respuestas a las preguntas formuladas sobre la oferta del bien.
«Es importante que el usuario sepa, efectivamente, cuál es el alcance de la información y la publicidad que le brindan los proveedores al momento de ofertar, de modo general o individual el servicio», indicó Lowenrosen.
Por ese motivo, el especialista recomendó «guardar las publicidades que constan en los periódicos, revistas o folletos, donde se promociona un determinado servicio turístico».

Esto resulta útil, ante la eventualidad de formular una queja, justamente porque allí deberían constar las cualidades del servicio, su precio y el plazo de vigencia.
Aclaró que «esos documentos son parte del contrato». Además, señaló que es conveniente «observar con atención los precios de viajes aéreos y de paquetes turísticos, ya que usualmente no incluyen impuestos, lo que se consigna en pequeños caracteres al costado del aviso o en su parte inferior».
Otros puntos a tener en cuenta
En el caso del transporte, debe estar detallado el costo del pasaje, la empresa responsable y su domicilio legal, la fecha y hora de viaje de partida y de arribo, el equipaje máximo permitido en cantidad de maletas y de kilos sin cargo y el valor por exceso de peso del mismo.
Sobre los daños y perjuicios relacionados con los contratos de viaje, sólo serán indemnizables las consecuencias inmediatas y necesarias de cumplimiento de la obligación, en tanto éste sea encuadrado en un incumplimiento contractual culposo.
En caso de que una persona tenga un problema con el equipaje, no debe dejar el aeropuerto o la terminal de ómnibus sin asentar el extravío o rotura. Para ello, deberá presentar el pasaje, el ticket de las valijas, un documento que acredite la identidad y luego deberá completar un formulario del que se le entregará una copia.
Cuando el equipaje llegue con retraso, la línea aérea se lo deberá entregar a domicilio. De encontrarse fuera de la ciudad de residencia, se le deberá proveer lo básico y necesario para su estadía, hasta que aparezca.
Algunas empresas aéreas otorgan un monto fijo y otras extienden una autorización para gastos con reembolso.
En el caso de los viajes en micro, no se contempla ese «kit de urgencia», pero la empresa sí debe responder por el daño o pérdida, que deberá ser reclamado dentro de las 24 horas de concluido el trayecto. En tanto, el hotel es responsable por los bienes del turista allí resguardados.
Un dato que muchas personas desconocen: el damnificado puede reclamar -por incumplimientos o por los daños sufridos- a toda la cadena de los proveedores del servicio (por ejemplo, agencia de viajes y el hotel -si hubo deficiencias en la habitación- o aerolínea o micros -si los inconvenientes se produjeron durante el viaje-).
En caso de que la persona deba litigar judicialmente, también podrá solicitar la aplicación de una multa de hasta 5.000.000 de pesos.
Este monto dependerá del carácter de reincidente de la firma en incumplimientos, la cuantía de los beneficios indebidamente obtenidos, su proyección económica, el peligro de su generalización para todos los usuarios y la repercusión de estas infracciones de acuerdo con la posición en el mercado.
También se puede dejar constancia de la queja en el Centro de Atención al Turismo, dependiente del Ministerio de Turismo, a través de la vía telefónica o por Internet. La entidad controla y puede aplicar sanciones a las agencias y hasta tiene la capacidad de fijar un resarcimiento económico para los damnificados.
“Además, es posible reclamar los daños y perjuicios ocasionados por los incumplimientos y, de acuerdo con su gravedad, se podría pedir la reparación por el daño moral sufrido por la pérdida del disfrute, más el sacrificio económico efectuado y la tensión que una persona pasa al no ver colmadas sus expectativas», concluyó Lowenrosen.

Fuente: Infobae Profesional

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: