fbpx

Crean por ley una polémica Universidad de la Defensa

diputados.jpg_88717827En medio de una fuerte polémica, la Cámara de Diputados convirtió ayer en ley la creación de una Universidad de la Defensa Nacional (Undef), una casa de altos estudios que carecerá de la autonomía que ordena la ley -dependerá del ministerio del área- y, además, será regida por los máximos representantes de la cúpula de las Fuerzas Armadas.

La diputada Elisa Carrió (Coalición Cívica) reaccionó indignada. «El consejo directivo, que integran el ministro de Defensa y su secretario, tiene a [César] Milani [jefe del Ejército], al jefe del Estado Mayor Conjunto -empleado de Milani-, a la Fuerza Aérea y al Ejército. Es decir que Milani gobierna esta universidad -advirtió-. Creo que en nombre del general Perón -y estoy hablando del general Perón del 72- están construyendo un [Emilio] Massera.»

Posteriormente, en declaraciones radiales, Carrió fue más allá. «Se está generando una especie de autogolpe y poniendo a Milani como defensor del orden democrático. Esto está en ciernes, yo huelo el Parlamento», dijo.

Todos los bloques de la oposición decidieron votar en contra. A ellos se sumaron dos diputados del oficialismo, Adriana Puiggrós y Jorge Rivas, que se animaron a contradecir el proyecto del Poder Ejecutivo. Muchos otros, en cambio, optaron por ausentarse del recinto: a la hora de la votación se registraron 70 diputados ausentes, varios de ellos del bloque del Frente para la Victoria. La explicación oficial fue que se habían ido a cenar y que no llegaron a tiempo a la votación.

Finalmente, el veredicto fue favorable al kirchnerismo: la ley se aprobó con 112 votos positivos frente a 74 negativos.

La nueva Universidad de la Defensa Nacional tendrá a su cargo la formación de militares y civiles en diferentes áreas disciplinarias y la formación militar para la defensa nacional a través de carreras de pregrado, grado y posgrado. Funcionará en el ámbito del Ministerio de Defensa y se constituirá sobre la base de los institutos universitarios que actualmente funcionan en la órbita de aquel ministerio. Asimismo, la ley estipula que estará regida por el ministro de Defensa y los más altos representantes de las Fuerzas Armadas.

«La Universidad de la Defensa Nacional unificará tres instituciones existentes: el Instituto Aeronáutico, el Instituto de Enseñanza Superior del Ejército y el Instituto Naval Universitario Argentino, que hoy cuenta con más de 1682 docentes y más de 12.000 estudiantes -explicó el diputado oficialista Martín Gill-. Se crea una institución nueva, distinta, al margen de los regímenes tradicionales en virtud de estar amparada por dos leyes: la de educación superior y la de defensa nacional.»

Cuestionamientos

Desde el bloque del Frente para la Victoria también expresaron sus reservas y críticas a la creación de la institución. La diputada Puiggrós cuestionó la iniciativa por considerar que es «inconstitucional» y que «pone en peligro la completa subordinación militar al poder político».

Asimismo, la diputada advirtió que no respeta la autonomía y autarquía universitaria, además de incumplir con las leyes de defensa y educación superior.

Por otra parte, la legisladora kirchnerista alegó que el proyecto del Ministerio de Defensa impulsa «una universidad militar cerrada sobre sí misma», cuyo órgano máximo de gobierno «no será civil sino integrado por los secretarios (de turno) del Ministerio de Defensa y los más altos jefes militares.»

Los demás bloques opositores se sumaron al coro de críticas. El diputado José Luis Riccardo (UCR) sostuvo que esta nueva universidad carecerá de la autonomía que confiere la ley de educación superior a las casas de altos estudios.

«La sanción de este proyecto implica la designación de hecho del general Milani como miembro del consejo superior de una nueva estructura universitaria. Ninguna persona que, como Milani, esté sospechada de haber participado en crímenes de lesa humanidad tendría siquiera la posibilidad de ser candidata. Entonces, no podemos convalidar esto», enfatizó Riccardo.

«El proyecto vulnera y desconoce la autonomía universitaria y los órganos de gobierno que establece la ley de educación superior», coincidió la legisladora Virginia Linares (GEN).

Sesiones ordinarias

El Gobierno dispuso ayer prorrogar las sesiones ordinarias del Congreso nacional hasta el 31 del mes próximo, lo que habilitará el debate de dos iniciativas importantes para el oficialismo: el proyecto de la reforma al Código Procesal Penal y el régimen regulatorio de las telecomunicaciones.
Ambos proyectos impulsados por la Casa Rosada se encuentran en debate en el Senado en estos momentos. El primero obtuvo dictamen anteayer y se discutirá en el recinto la semana próxima. La iniciativa vinculada con los cambios en el régimen de telecomunicaciones, en tanto, avanzaría recién la semana próxima.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: