fbpx

El oficialismo prevé un trámite exprés de las leyes económicas

leyes (2)Con tratamiento exprés y el voto de oficialistas y aliados, la Cámara de Diputados convertirá en ley en las próximas dos semanas los proyectos de pago local de la deuda externa y de actualización de la ley de abastecimiento.

El raid legislativo prevé dos sesiones especiales, una el 10 de este mes y otra el 17. El miércoles próximo se votará en el recinto el plan de pago soberano de la deuda, iniciativa que se tratará el martes que viene en un plenario de las comisiones de Presupuesto, de Finanzas y de Peticiones, Poderes y Reglamento.

Una semana más tarde se aprobará el paquete de regulación estatal de la producción y el consumo, que incluye la nueva ley de abastecimiento (ver aparte).

Esa reforma se discutirá el martes 16 en una reunión conjunta de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Presupuesto, de Justicia, de Comercio y de Defensa del Consumidor.

En las dos reuniones de comisión está prevista la presencia de funcionarios del Poder Ejecutivo, pero todavía no sabe si, como pasó en el Senado, serán el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, los encargados de defender los proyectos ante los diputados.

Pese a los cambios que el kirchnerismo introdujo en los proyectos durante la discusión en el Senado, en la bancada que conduce Juliana Di Tullio se preparan para quedarse solos a la hora de la votación.

Luego de que dos diputados por Río Negro que habían amenazado con abandonar el bloque anunciaron su continuidad, el oficialismo tiene claros los números con los que cuenta a la hora de definir el futuro de la ley: una mayoría robusta de 134 legisladores, cinco más que los 129 requeridos para el quórum, entre los que se incluyen 118 diputados propios y 16 aliados estables.

Si bien intentarán sumar más voluntades, en el kirchnerismo lo ven difícil. Sobre todo a la luz de lo que pasó en el Senado, donde, más allá de los discursos, el arco antikirchnerista se dividió entre el rechazo y la abstención.

«Ya entramos en una dinámica electoralista. Más allá de lo que argumentemos y de lo que digan los proyectos, la oposición va a querer marcar distancia con el Gobierno», analizan en el tercer piso de la Cámara de Diputados.

El único diputado opositor que anticipó su voto positivo al proyecto de pago local de la deuda fue el radical Eduardo Santín, cercano a Leopoldo Moreau.

Elisa Carrió anunció que optará por la abstención, para, según dijo, escapar a la dicotomía «patria o buitres» propuesta por el Gobierno. Lo mismo podría hacer Victoria Donda, de Libres del Sur. Tampoco acompañarán con su voto los diputados de Unidad Popular, el bloque de Claudio Lozano, que ya anticiparon que se abstendrán.

La situación de los renovadores

Un caso singular es el del Frente Renovador, de Sergio Massa. El jefe de bloque, Darío Giustozzi, anunció que su bancada no acompañaría el proyecto oficialista de deuda, pese a que los cambios introducidos por el Gobierno acercan bastante la propuesta a la iniciativa presentada por los renovadores.

Tal como planteó el massismo, el Frente para la Victoria habilitó a Francia como jurisdicción alternativa y dispuso la creación de una comisión bicameral de investigación de los pagos de la deuda.

Pero Giustozzi argumentó que ellos habían presentado una «propuesta integral» y que sólo podía votarse en forma completa, algo así como las votaciones a «libro cerrado» que supo imponer el kirchnerismo.

Con la tranquilidad de tener la mayoría asegurada, en el oficialismo apuestan a dejar en evidencia las posibles contradicciones opositoras. Creen que cada sector deberá rendir cuentas en el futuro por las posturas que tome en las discusiones que se darán dentro del Congreso

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: