fbpx

Griesa convocó a los fondos buitre y a los bancos para una audiencia el próximo martes

Thomas-GriesaLas puertas del tribunal del juez Thomas Griesa volverán a abrirse para discutir la pelea de la Argentina con los llamados fondos buitre luego del receso del verano boreal. Y lo harán antes de lo previsto.

Griesa convocó ayer a una nueva audiencia el próximo martes por la mañana, para discutir los pedidos de clarificación que llegaron hasta su escritorio por parte de bancos de inversión, bonistas y casas de clearing, en busca de garantías de que los pagos de la deuda argentina que pasan por sus manos no están sujetos a su mandato judicial, que le prohibió al país cancelar vencimientos de la deuda a menos que les pague también a los holdouts.

La Argentina no fue convocada al encuentro. El juez llamó a la audiencia a representantes de bonistas europeos reunidos en el grupo Euro Bondholders, a las agencias de clearing Euroclear y Clearstream, al Bank of New York Mellon (BONY), agente de pago del país en Estados Unidos; al banco de inversión JP Morgan, y al principal litigante, el fondo NML Capital, del magnate de Wall Street Paul Singer.

Todas las empresas llamadas a concurrir al tribunal de Griesa presentaron pedidos, cartas o memorandos en las últimas semanas para solicitarle al juez que clarifique si los pagos de la deuda argentina que procesan, que tienen como destino a bonistas europeos y japoneses, están sujetos o no a su orden judicial, que llevó al Gobierno a abrir un canal de negociaciones -infructuoso, hasta el momento- con los fondos buitre.

Si la Argentina solicitará concurrir a la audiencia o no era, hasta anoche, una incógnita.

La convocatoria de Griesa fue sorpresiva: según una carta del BONY, presentada ante su tribunal, se preveía que esta semana y la siguiente sólo habría más presentaciones judiciales o respuestas a las presentaciones que ya se hicieron. Esa misma carta sugería que se realizará una audiencia para decidir el futuro de los pagos de la deuda lo más pronto que se pudiera luego del 25 de julio. Griesa, de hecho, tenía previsto retomar sus actividades ese día. Así, se esperaba que la audiencia ocurriría el 28 o el 29.

Pero el juez decidió adelantar los tiempos. El encuentro podría despejar parte de la incertidumbre que rodea a la deuda argentina. El próximo martes se decidiría qué debe hacer el BONY con los US$ 539 millones que el Gobierno depositó en la cuenta que la entidad tiene en el Banco Central -se espera que Griesa ordene que se dejen donde están, aunque no es seguro-, y si el resto de las entidades financieras pueden proceder con los pagos sin temer embargos de los litigantes, algo que les permitiría, además, eludir potenciales juicios de bonistas o de la Argentina.

La convocatoria de Griesa llega en momentos en que las negociaciones entre el Gobierno, NML y el mediador nombrado por el juez, Daniel Pollack, parecen estancadas luego de dos encuentros en los que no se zanjaron las diferencias.

Mientras, la retórica del Gobierno y de NML no ha cambiado: la Casa Rosada insiste en que vuelva a implementarse la medida cautelar que dejó en suspenso el mandato judicial de Griesa, llamada stay en la jerga judicial, mientras que NML insiste en que la Argentina no ha mostrado intenciones serias de negociar.

Desde Brasil, adonde viajó para participar de un encuentro del grupo de países llamados Brics, la presidenta Cristina Kirchner dijo ayer que el país no va a caer en default, 14 días antes de la fecha límite que tiene para concretar un pago de la deuda, congelado en Buenos Aires debido a la orden judicial de Griesa. Pero insistió en que el mandato del juez neoyorquino no puede cumplirse.

Los rumores de un default «técnico» -o «táctico», como también se lo ha llamado- persisten. Ayer, la American Task Force Argentina (ATFA) dijo en un aviso publicado en los principales diarios del país que el Gobierno parece preferir volver a caer en una cesación de pagos a negociar con holdouts..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: