fbpx

El sector fabril retrocedió 5 por ciento en mayo. Autos y Brasil

percent-signLa actividad industrial retrocedió 5 por ciento en mayo respecto del mismo mes del 2013, mientras que en lo que va del año acumuló una disminución de 3,8 por ciento interanual, según lo informó ayer el Indec. Los segmentos manufactureros que dependen de la demanda de Brasil computaron las mayores caídas, producto del estancamiento de esa economía. A su vez, las ramas que fabrican para la plaza local también registraron una desaceleración, debido al menor crecimiento económico a partir de las tensiones cambiarias de los primeros meses del año. El control a la importaciones para administrar el nivel de reservas internacionales del Central fue un tercer elemento que frenó el sector.

La industria automotriz registró un retroceso del 35,3 por ciento en mayo respecto del mismo mes del año pasado, al tiempo que en los primeros cinco meses cayó 20,8 por ciento interanual. El flojo desempeño de las ventas de autos al mercado brasileño explicó la desaceleración. El mes pasado los despachos al mundo sumaron 30.130 unidades, con una caída del 39,2 por ciento, mientras que en lo que va del año ascendieron a 136.957 unidades, con una baja del 24,2 por ciento. El principal socio comercial de Argentina atraviesa un fuerte estancamiento de la demanda agregada, con una estimación de leve crecimiento de 2 por ciento para 2014.

La situación del complejo automotor arrastró a ramas encadenados con la producción de las terminales locales. Por caso, el bloque neumáticos anotó una merma del 0,7 por ciento en mayo respecto del mismo mes del 2013, mientras que acumuló en lo que va del año un retroceso de 6,5 por ciento interanual. A su vez, la metalmecánica computó una disminución del 9,1 por ciento el mes pasado y del 7,3 por ciento entre enero y mayo, al tiempo que el rubro del plástico bajó 3,4 por ciento en mayo y 6,5 por ciento en los primeros cinco meses del 2014.

Además de las exportaciones a Brasil, otro elemento que impactó en la industria fue la desaceleración del crecimiento interno a partir de las tensiones cambiarias y el alza de los precios en los primeros meses del año. Las ramas manufactureras que abastecen la demanda local registraron fuertes dificultades para ampliar su volumen de negocios. La producción de cemento disminuyó 12,6 por ciento en mayo respecto del mismo mes de 2013, mientras que acumuló en lo que va del año una baja del 3,9 por ciento. El dato adquiere relevancia si se tiene en cuenta que la construcción pasó de crecer 4,6 a caer 2,6 por ciento entre 2013 y 2014. Por su parte, el bloque del papel y el cartón anotó el mes pasado una baja del 2,7 por ciento, al tiempo que la industria del tabaco bajó 4,2 por ciento.

En cuanto a sectores que registraron alzas en mayo, se destacó la industria de sustancias y productos químicos, con un aumento del 9,7 por ciento respecto del mismo mes del año pasado. En el desagregado de este bloque, se computó que gases industriales avanzó 11,3 por ciento; agroquímicos, 11,8 por ciento; materias primas para plásticos y caucho sintético, 9,6 por ciento; productos farmacéuticos, 13,9, y detergente, jabones y productos personales, 1,4 por ciento. A su vez, la industria de alimentos creció 2,8 por ciento, lo cual se explicó por un alza de 15,4 por ciento en carnes rojas; del 12 por ciento en molienda de cereales y oleaginosas, y del 6,6 por ciento en yerba mate y té.

El escenario de incertidumbre cambiaria, caída de reservas del Central, incremento injustificado de precios de los comerciantes y devaluación del 16 por ciento en enero potenció la falta de dinamismo de la industria manufacturera en la primera mitad de este año. El sector ya había caído 0,2 por ciento en 2013, al tiempo que anotó una merma del 1,2 por ciento durante 2012. Desde Economía consideraron que la disminución de las tasas de interés, el efecto de las paritarias, el incremento en la transferencia de recursos sociales (AUH, Progresar y otras asignaciones), la masividad del plan de la Anses para la construcción de viviendas, el anuncio del programa de crédito blando para la compra de autos de gama media y baja, el alza de la jubilación y la universalización de las prestaciones previsionales, entre otras, permitirán impulsar la actividad industrial en la segunda mitad del 2014.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: