fbpx

El Gobierno no logró disipar las dudas de los legisladores opositores

kicilifTras escuchar a Axel Kicillof, a Carlos Zannini y a Jorge Capitanich, ayer en el Salón de Honor de la Cámara de Diputados, los jefes de bloque de la oposición se retiraron con la inquietante sensación de que la Argentina se balancea trémula sobre una cuerda, sin red de protección.

Senadores y diputados opositores se reunieron ayer con el ministro de Economía, el secretario de Legal y Técnica y el jefe de Gabinete para sonsacarles alguna precisión sobre qué estrategia aplicará la Argentina para no caer en default, luego de que la Corte Suprema de los Estados Unidos favoreció el lunes pasado a los holdouts que litigan contra nuestro país. No se llevaron demasiadas novedades y sí muchas dudas. Por ello, al finalizar la reunión, la mayoría de los bloques reclamó al Gobierno «prudencia» y «profesionalismo» en las negociaciones que se llevarán adelante en Nueva York entre los abogados que defienden al país, los representantes de los fondos buitre y el juez Thomas Griesa.

«Sólo vamos a acompañar aquellas decisiones que sean prudentes», sostuvo el senador Ernesto Sanz (UCR), mientras que en similar sintonía el diputado de Pro Federico Pinedo agregó: «En estos temas hay que dejar los intereses de partido para defender un interés nacional de largo plazo. Pero hacen falta mucha más prudencia y profesionalismo que discursos para la tribuna».

«El Gobierno tiene vocación por victimizarse, pero hasta ahora demostró impericia y falta de profesionalismo», sostuvo Darío Giustozzi, del Frente Renovador, quien insistió en crear una comisión bicameral parlamentaria que asesore al Gobierno en esta delicada situación. No tuvo eco.

Zannini evitó precisar qué estrategia negociadora llevarán a Nueva York. Los legisladores, no obstante, se llevaron una presunción: «Todo parece indicar que el Gobierno pretende estirar en el tiempo las negociaciones para que, al final, los fondos buitre acepten alguna quita», deslizó uno de ellos, con tono escéptico.

Los funcionarios insistieron ante los legisladores en que su prioridad será pagar en tiempo y forma al 93% de los bonistas que aceptaron los canjes de 2005 y 2010. Son 900 millones de dólares que vencen a fin de mes. Kicillof repitió que se trabaja en la idea de cambiar la jurisdicción de pago, actualmente en Nueva York, por la de Buenos Aires. «No vamos a necesitar una nueva ley; ya contamos con todas las herramientas», respondió, ante las preguntas de los radicales Mario Negri y Gerardo Morales.

En la oposición persisten las dudas. El cambio de jurisdicción implicaría ingresar formalmente en un default técnico, amén de desobedecer el fallo de Griesa. «Éste es un fallo incumplible, ilegal», despotricó Zannini, quien admitió que la situación en la que se halla la Argentina es consecuencia de su «lucha» para «poner en caja a los capitales especulativos del mundo». «Quieren escarmentar al único país que logró reestructurar su deuda sin plata fresca y sin el FMI», disparó.

Pero el ambiente no estaba para discursos ideológicos. Kicillof quiso avanzar en una larga perorata sobre historia económica y el origen de la deuda argentina, pero Mario Das Neves (Frente Renovador) y Martín Lousteau (Suma+) lo frenaron en seco, ofuscados. «Vayamos al grano», se sumó el diputado Alberto Asseff, (Frente Renovador).

«¡Por favor, dígannos a qué vienen! -espetó el senador Adolfo Rodríguez Saá (Compromiso Federal)-. Ustedes se presentan como héroes que bajan de Sierra Maestra para establecer un nuevo orden político mundial, pero no reconocen sus fracasos: el no haber investigado la legitimidad de la deuda y haber cedido la jurisdicción a la legislación de Nueva York.»

En el mismo sentido se expresó el senador Fernando Solanas (Proyecto Sur-UNEN): «El Gobierno pretende que los legisladores lo acompañen solidariamente al funeral del desendeudamiento, que no ha sido otra cosa que una serie de errores y fracasos», sentenció.

El diputado Claudio Lozano no le fue en zaga. «Unidad Popular ratifica que no avalará ninguna negociación que implique pagar o recurrir a mayor deuda. Hay que auditar la deuda pública y denunciar aquellos bonos emitidos bajo legislación y tribunales extranjeros», sostuvo.

Una bicameral para la deuda

Sergio Massa presentó ayer un proyecto de ley para crear una comisión bicameral de seguimiento del pago de la deuda, que, entre otras cosas, prevé que legisladores opositores tengan acceso a los registros de las obligaciones; la propuesta es crear una comisión de 12 diputados y 12 senadores, más un equipo de economistas.

Fuente : La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: