Hay consumación del delito de transporte de estupefaciente con la sola acción de traslado del mismo

Sustancias-estupefacientes-incautadasPartes: Q. M. A. s/ inf. art. 5° inc. C de la Ley 23737 y 55 del CPen.

Tribunal: Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Rosario

Fecha: 31-oct-2013

Cita: MJ-JU-M-84491-AR | MJJ84491 | MJJ84491

No resulta necesario para la consumación del delito de transporte de estupefaciente que el estupefaciente haya llegado efectivamente al lugar de destino dado que la acción comienza con el traslado del mismo.

Sumario:

1.-Corresponde declarar responsable de los delitos de transporte de estupefacientes y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización en concurso real a la imputada a quién se le han secuestrado estupefacientes en una Terminal de ómnibus y en su domicilio y los mismo se encontraban fraccionados para su comercialización.

2.-Corresponde realizar un juicio abreviado cuando no existe necesidad de un mejor conocimiento de los hechos objeto del proceso dado que las probanzas que se acopiaron son suficientes para llevar directa y abreviadamente el proceso hacia el dictado de la sentencia definitiva.

3.-La finalidad del juicio abreviado no solo radica en los beneficios que obtiene la Administración de Justicia sino que atiende también a los intereses y defensa del imputado.

4.-Se señalan como beneficios del juicio abreviado para el imputado, entre otros, el de recibir una pena inferior a la que probablemente le correspondería en un juicio común por el mismo delito, el ahorro de los esfuerzos y los gastos necesarios para enfrentar la realización del juicio cuando no es probable que obtenga una absolución, la reducción de la exposición pública del caso y el aceleramiento de los tiempos del proceso.

5.-Si la acción para que se configure el delito de transporte de estupefacientes comienza con el traslado del estupefaciente, en cualquier momento del viaje en que el hecho se analice se ha de estar en presencia del transporte consumado, puesto que ese desplazamiento de un lugar a otro, ya ha facilitado con su acercamiento el encuentro entre el proveedor y el futuro consumidor de droga, vulnerando así el bien jurídico salud pública.

Fallo:

Santa Fe, 31 de octubre de 2013

AUTOS Y VISTOS:

Estos caratulados «QUIROZ, María Antonia s/Inf. Art. 5° Inc. C de la Ley 23.737 y 55 del Código Penal», Expte. N° FRO 86000304/2012/TO1 de entrada ante este Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe; incoada contra MARÍA ANTONIA QUIRÓZ, argentina, D.N.I. N°: 18.388.428, soltera, instruida, mayor de edad, artesana y pensionada de la ley 5110, nacida en la ciudad de Goya, provincia de Corrientes, el 19 de octubre de 1967, hija de Juan Benito Quiróz (f) y de Jacinta Haydee Vallejos (f), domiciliada en Manzana N° 6, casa N° 31, del Barrio Virgen de Luján de la ciudad de Reconquista, cumpliendo allí arresto domiciliario; y en los que intervienen la Sra. Fiscal General Subrogante, Dra. Natalia Elisabet Palacín y la Sra. Defensora Pública Oficial Ad-Hoc, Dra. Mariana Rivero y Hornos; de los que,

RESULTA:

Que se inician las presentes en fecha 5 de mayo de 2012 en virtud de una comunicación emanada de la Brigada Operativa Departamental IX dependiente de la policía de la provincia de Santa Fe, por la cual se puso en conocimiento del Sr. Juez Federal de Reconquista el inicio de actuaciones investigativas en torno a la presunta comercialización de estupefacientes que se estaría llevando a cabo en el domicilio sito en Manzana 6, Casa 31 del Barrio Virgen del Lujan, de la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe, donde viviría María Antonia Quiroz.

Como consecuencia de las tareas investigativas el personal policial logró obtener fotografías y filmaciones del lugar, y la concurrencia de personas al mismo (fs.1/5).

En el ínterin personal de la Brigada Operativa Departamental IX, dependiente de la Dirección General de Prevención y Control de las Adicciones de la policía de la provincia de Santa Fe, en forma conjunta con personal de la Sección Inteligencia Zona Norte de la misma Dirección, el día 1° de junio de 2012, aproximadamente a las 12.30 hs., en circunstancias en que dichas fuerzas se encontraban cumpliendo tareas de prevención conforme a la orden operacional n° 113/12, en inmediaciones de la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Reconquista – calles Patricio Diez (N), Mitre (S), Bolívar (O) y Olessio (E)- arribó un ómnibus de la empresa «Norte Bis», interno «959» proveniente de la ciudad de Corrientes (capital), del cual descendió una mujer con una mochila rosa y un bolso, quien luego de atisbar en distintas direcciones, se dirigió a un hombre en una moto Yamaha Crypton negra que, al percatarse de la presencia policial, hizo una seña con las manos para alertar a la mujer y se retiró del lugar.

Por su parte, la mujer aceleró su marcha para evadir el accionar policial, siendo finalmente aprehendida e identificada como María Antonia Quiroz.

En presencia de los testigos Leticia y Cecilia Giles convocados al efecto, el personal policial inspeccionó la mochila con la

inscripción «Retro» que portaba Quiroz, secuestrando en su interior tres (3) trozos compactos de marihuana embalados en cinta marrón, uno dentro de una bolsa nylon blanca con la inscripción «Súper Reconquista», otro en una bolsa de nylon rosa con la identificación «Olivia Moda» y el tercero en una bolsa blanca con la leyenda «El Puma».

Continuando con la requisa del bolso de mano que portaba Quiroz, se le incautó un pasaje de la empresa «El Norte Bis» del 01-06-2012 correspondiente al recorrido Corrientes-Reconquista, a nombre de Quiroz, Diez Pesos ($10.-), un boleto de colectivo urbano y un aparato de telefonía celular marca «Motorola».

Como consecuencia del procedimiento, resultó detenida María Antonia Quiroz.

A fs.7/9 se agregaron las pruebas de campo practicadas sobreel material estupefaciente secuestrado.

A raíz de las tareas de inteligencia llevadas a cabo hasta el momento y el procedimiento en el que resultó detenida María Antonia

Quiroz, la preventora solicitó, y el Sr. Juez Federal libró orden de allanamiento del domicilio de la nombrada sito en Manzana 6, Casa 31, del Barrio Virgen del Lujan de la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe (fs. 13/17).

El día 1° de junio de 2012, provisto de la orden respectiva, personal de la Brigada Operativa Departamental IX, dependiente de la Dirección General de Prevención y Control de las Adicciones de la policía de la provincia de Santa Fe, en forma conjunta con agentes de la Sección Inteligencia Zona Norte y del Comando Radioeléctrico dependiente de la Agrupación Cuerpos de la Unidad Regional IX y las testigos civiles Viviana y Patricia García, convocadas al efecto, se constituyeron en el domicilio sito en Manzana 6, casa 30 del Barrio Virgen del Luján, de la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe (fs. 48/50).

Comenzando con la requisa del dormitorio, el personal policial secuestró en una mesa de luz, un rallador metálico con vestigios de marihuana; debajo de una ventana, un vaso plástico con trozos y recortes de nylon varios; entre el colchón y la parrilla de la cama, una bolsa de nylon blanca con quince (15) envoltorios de marihuana, un (1) trozo compacto y picadura de la misma sustancia vegetal.

Continuando con la inspección de otro ambiente se secuestró, debajo de una cama, un pasaje de ómnibus correspondiente al tramo Corrientes- Reconquista del 29-01-12 a nombre de Quiroz.

El personal policial confeccionó el correspondiente sumario prevencional, en el que se agregaron los ensayos orientativos practicados sobre el material estupefaciente secuestrado, se labraron las actas de ratificación de derechos, constatación de datos de identidad, notificación de formación de causa, juzgado interviniente y la planilla prontuarial de María Antonia Quiroz (fs.25/58).

II) En fecha 4 de junio de 2012 se le recibió declaración indagatoria a la detenida María Antonia Quiroz, quien luego de entrevistarse con su defensa se abstuvo de declarar (fs. 63/64).

A fs. 85/88 se agregó el informe de antecedentes proporcionado por el Registro Nacional de Reincidencia y a fs. 89 actuaciones complementarias con vista fotográfica de los efectos secuestrados en el procedimiento realizado en la Estación Terminal de Ómnibus de Reconquista.

III) Por resolución n° 209 del 15 de junio de 2012 el Sr. Juez Instructor resolvió la situación procesal de María Antonia Quiroz, dictando auto de procesamiento en su contra por hallarla responsable de los delitos previstos y penados por el art. 5to. Inc. c) de la ley 23737 en las modalidades de Transporte de Estupefacientes y Tenencia de Estupefacientes con Fines de Comercialización en concurso real, convirtiendo en prisión preventiva la detención que venía sufriendo y ordenado la traba de embargo sobre sus bienes (fs. 92/97 vta.).

IV) En la continuidad del trámite, se recibieron las declaraciones del personal policial que intervino en los procedimientos: Luciano Federico Martínez (fs.106 y vta.), Sergio Gustavo Senn (fs. 107 y vta.) y de los testigos civiles Leticia Antonela Giles (fs. 121 y vta.), Cecilia Pamela Giles (fs. 122 y vta.), Bibiana Beatriz García (fs. 165 y vta.) y Patricia Carina García (fs. 166 y vta.).

A fs. 127 se agregó el informe socio ambiental practicado en el domicilio sito en Manzana 6, casa 31 del Barrio Virgen del Luján de la ciudad de Reconquista, a fs. 135/140 el Informe Técnico realizado sobre el aparato de telefonía celular secuestrado a Quiroz y a fs. 143/151 el Informe Técnico n° 071/12.

V) Conferida la vista prescripta por el art. 346 del Código de Rito el Sr. Fiscal Federal de Reconquista, Dr. Roberto Javier Salum, requirió la elevación a juicio de la presente causa, por el mismo delito por el que María Antonia Quiroz fuera procesada (fs.173/177 vta.).

VI) No habiéndose formulado oposición al requerimiento fiscal, el Sr. Juez Instructor ordenó la clausura de dicha etapa y elevación de la presente causa a juicio.

VII) Las actuaciones se recibieron en esta sede el día 6 de noviembre de 2012 (fs. 188), verificándose el cumplimiento de las prescripciones de la instrucción, sin advertirse la existencia de causales de nulidad.

En la continuidad del trámite, se agregó el examen mental obligatorio realizado a la encausada (fs. 239 y vta.) y ofrecieron pruebas el Fiscal General y el Defensor Público Oficial Ad-Hoc, las que fueron admitidas mediante proveído de fecha 11 de abril del corriente (fs. 244).

A fs. 261 el Tribunal fijo fecha para que tenga lugar la audiencia de debate, para el día 17 de octubre de 2013.

VIII) En este estado, el Sr. Fiscal General solicitó se imprima a la causa el trámite del juicio abreviado, previsto en el art. 431 bis del C.P.P.N., acompañando la conformidad de la imputada, asistida por su defensa (fs. 265/266 vta.).

El día 17 de octubre del corriente año se llevó a cabo la audiencia de conocimiento de visu, con la asistencia de la Sra. Fiscal General Subrogante, Dra. Natalia Elisabet Palacín, la imputada, y la Sra. Defensora Pública Oficial Ad-Hoc, Dra. Mariana Rivero y Hornos.

En razón de lo expuesto, la causa se encuentra en condiciones de ser definitivamente resuelta; y,

CONSIDERANDO:

Primero: Por decreto del día 2 de octubre del corriente año (fs. 261), el Tribunal fijó la fecha para que tenga lugar la audiencia de debate en la presente causa (17 de octubre de 2013); antes de la realización de la misma, el Fiscal General solicitó -mediante escrito de fs. 266 y vta.- que se imprima al proceso el trámite del juicio abreviado (art. 431 bis, punto 1, 2do.párrafo, C.P.P.N.), acompañando acta labrada en la Fiscalía Federal de la ciudad de Reconquista, en la que consta la conformidad de la procesada asistida por su defensa técnica (fs. 265).

En el punto 1, 2do. párrafo (in fine) de la norma citada, se ha fijado como límite temporal máximo para celebrar el acuerdo entre las partes, el momento del dictado del decreto de designación de audiencia de debate, de modo que en el caso, a primera vista, el pedido aparecería extemporáneo. Sin embargo, como el decreto de la Presidencia de este Tribunal de fs. 267 dio curso favorable al trámite y el Tribunal se constituyó para llevar a cabo la audiencia de visu, resulta apropiado -de modo liminar- dejar sentado cuál ha sido el criterio interpretativo del Tribunal al respecto.

No se advierte que el límite temporal aludido tenga otra razón que la de evitar el desgaste jurisdiccional a producirse una vez que se ha establecido una fecha concreta para la realización del debate; con ella la Secretaría comenzará su preparación mediante citaciones a imputados, peritos, testigos, y tantas otras tareas afines, que efectivamente se ahorrarían con un acuerdo anterior.

Como el canon no está conminado con sanción procesal expresa, es posible verificar en cada caso la cuantía del desgaste producido y cotejar si el perjuicio producido a la Administración de Justicia

por no haber presentado antes el acuerdo, es de tal magnitud que permita razonablemente desplazar o suprimir el derecho del justiciable a seleccionar la vía procesal que considera más conveniente.

Este último punto no debe obviarse en el análisis completo de la cuestión, pues la finalidad del juicio abreviado no solo radica en los beneficios que obtiene la Administración de Justicia sino que atiende también a los intereses y defensa del imputado. Al respecto, Cafferata Nores («Cuestiones actuales sobre el proceso penal», Editores del Puerto, 2da. ed., pág.151), señala como beneficio para el imputado, entre otros, el de recibir una pena inferior a la que probablemente le correspondería en un juicio común por el mismo delito, el ahorro de los esfuerzos y los gastos necesarios para enfrentar la realización del juicio cuando no es probable que obtenga una absolución, la reducción de la exposición pública del caso y el aceleramiento de los tiempos del proceso.

Siendo así, en el caso concreto no se observa que el Tribunal haya movilizado sus engranajes previos de un modo tal, que no permita suspender la audiencia fijada y encausar el trámite bajo el juicio abreviado.

Por ello, y en el entendimiento de que no existe necesidad de un mejor conocimiento de los hechos objeto del presente proceso (art. 431 bis, punto 3, C.P.P.N.), las probanzas que se acopiaron hasta este momento, son suficientes para llevar directa y abreviadamente el proceso hacia el dictado de la sentencia definitiva.

Segundo:Que se encuentra probado en autos que el día 1° de junio de 2012, aproximadamente a las 12.30 hs., en un procedimiento llevado a cabo por personal de la Brigada Operativa Departamental IX, dependiente de la Dirección General de Prevención y Control de las Adicciones en forma conjunta con personal de la Sección Inteligencia Zona Norte, en la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Reconquista, procedió a incautar a María Antonia Quiroz, tres (3) trozos compactos de marihuana, con un peso total de 1786,51 gramos, en circunstancias en que ésta arribaba al lugar en un vehículo de la empresa de transporte público de pasajeros «Norte Bis» proveniente de la ciudad de Corrientes (capital).

Además, se ha comprobado que en la misma fecha, personal de la Brigada Operativa Departamental IX, dependiente de la Dirección General de Prevención y Control de las Adicciones en forma conjunta con personal de la Sección Inteligencia Zona Norte, y del Comando Radioeléctrico, procedió al allanamiento del domicilio de María Antonia Quiroz, sito en Manzana 6, casa 31 del Barrio Virgen del Luján de la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe.

En cumplimiento de la orden impartida por el Juez Federal de Reconquista, el personal policial incautó desde distintos sectores de la vivienda quince (15) envoltorios, un (1) trozo compacto y picadura de marihuana; un rallador metálico con vestigios de la misma sustancia vegetal, y recortes varios de nylon.

El plexo probatorio que conduce a tal aseveración se encuentra conformado por el acta de procedimiento de fs. 23/24 y el acta de allanamiento de fs. 48/50, que documentan las circunstancias en que fueron hallados los estupefacientes y en las cuales se asentaron la realización de las pruebas de campo y pesaje del material secuestrado; las pruebas de campo realizadas sobre los secuestros producidos en el procedimiento de la Terminal de Ómnibus de Reconquista (fs. 7/9 y 25/27) y las correspondientes a los secuestros efectivizados en el allanamiento del domicilio de Quiroz (fs. 53/56) y el Informe Técnico nro.071/12 (fs. 143/152); los testimonios prestados por personal policial interviniente en los procedimientos: Oficial Principal Martínez (fs. 106 y vta.) y Oficial Principal Senn (fs. 107 y vta.) y los testigos civiles Leticia y cecilia Giles (fs. 121 y vta., 122 y vta.) Bibiana y Patricia García (fs. 165 y vta., 166 y vta.), quienes en sus respectivas declaraciones reprodujeron las secuencias de los operativos, corroborando lo actuado por escrito.

A ello se agregan las sustancias secuestradas, que se encuentran reservadas en Secretaría, y que en su materialidad el Tribunal ha tenido a la vista.

Tercero: Se ha acreditado también -acorde a lo preceptuado por el art. 77 del Código Penal- el carácter de estupefaciente del material incautado en los procedimientos, mediante las pruebas de campo realizadas sobre los secuestros producidos en el procedimiento de la Terminal de Ómnibus de Prevención y Control de las Adicciones. Dichos informes, concluyen que la sustancia secuestrada en el procedimiento realizado en la Terminal de Ómnibus y en el domicilio sito en Manzana 6, casa 30 del Barrio

Virgen del Luján de la ciudad de Reconquista se tratan de cannabis sativa -marihuana- con un peso total de 1886,2 gramos (1786,51 gramos incautados en el

procedimiento de la Terminal de Ómnibus y 99,96 gramos secuestrados en el allanamiento).

De tal forma, ha quedado probada la naturaleza y cantidad del estupefaciente secuestrado.

Cuarto: Comprobada la existencia de la conducta ilícita investigada y de la sustancia prohibida, corresponde analizar la responsabilidad que le cabe a la encausada por el delito que se le reprocha.

En este sentido, se ha demostrado que María Antonia Quiroz es responsable de los hechos ilícitos en cuestión, lo que ha quedado suficientemente acreditado con los elementos probatorios antes enunciados, los que establecen una indubitable relación material entre la nombrada y las sustancias incautadas.

En efecto, tal relación posesoria surge del contenido del acta de procedimiento de fs. 23/24 y del acta de allanamiento de fs.48/50, y de los testimonios recibidos, de los que se desprende que desde interior de una de mochila que portaba Quiroz en la Terminal de Ómnibus de Reconquista se secuestraron tres trozos compactos de marihuana, como así también que de su domicilio, sito en Manzana 6, casa 30 del Barrio Virgen del Lujan de la misma ciudad, se incautaron quince envoltorios, un trozo compacto y picadura de la misma sustancia vegetal.

La circunstancia en que tal cantidad de droga se encontraba, confiere a la encartada un efectivo poder de hecho y disposición en relación a los estupefacientes, y permite acreditar el vínculo sujeto-objeto entre la sustancia y su detentora.

Todo lo anterior conforma un panorama convictivo que otorga credibilidad a la admisión de responsabilidad penal efectuada por la encausada ante el Sr. Fiscal General.

La admisión de los hechos efectuada por la imputada, ratificada expresamente en la audiencia de conocimiento personal celebrada en la causa y avalada por la prueba recabada en autos, resulta verosímil y eficiente como para tener por acreditado el ilícito y la responsabilidad de la encausada por el mismo.

Quinto:

En lo que hace a la calificación legal de los hechos atribuidos a María Antonia Quiroz, coincidimos con la propiciada por el señor Fiscal General es decir, las figuras previstas en el artículo 5° inc. «c» de la ley n° 23.737 en sus modalidades «tenencia de «transporte de de estupefacientes» estupefacientes con fines y de comercialización» en concurso real (art. 55 del Código Penal).

I. – En repetidas oportunidades este Tribunal ha sostenido que «transportar» es trasladar el estupefaciente de un lugar a otro («Amador», 05/05/95; «Hatchikian», 09/10/95; «Olaguibe», 23/03/00, «Mendoza», 30/06/00, entre tantas). La idea nace de una interpretación gramatical del vocablo «transportar», cuya definición, según el Diccionario de la Real Academia Española (Madrid, Edición 1993), no es otra que:»Llevar cosas o personas de un lugar a otro».

Si la acción comienza con el traslado del estupefaciente, en cualquier momento del viaje en que el hecho se analice se ha de estar en presencia del transporte consumado, puesto que ese desplazamiento de un lugar a otro, ya ha facilitado con su acercamiento el encuentro entre el proveedor y el futuro consumidor de droga, vulnerando así el bien jurídico salud pública. De allí que no resulta necesario para su consumación que el estupefaciente haya llegado efectivamente al lugar de destino.

En el presente caso, María Antonia Quiroz llegó a la Estación Terminal de Ómnibus de Reconquista, en el vehículo de la empresa de transporte público de pasajeros «Norte Bis» proveniente de la ciudad de Corrientes (capital), acarreando tres trozos compactos de marihuana. Y, al ser aprehendida inmediatamente después de descender de dicho vehículo, la figura en estudio -transporte de estupefacientes- ya se encontraba perfeccionada.

II. – Por otra parte, en lo que refiere a los estupefacientes incautados en el allanamiento del domicilio de Quiroz, la figura seleccionada -tenencia de estupefacientes con fines de comercialización-, requiere para su configuración no sólo la relación posesoria entre la imputada y la droga, sino también la presencia de una «ultraintención», es decir, que se tenga el estupefaciente para su comercialización futura. Esta característica del dolo del autor debe probarse, al igual que cualquier hecho de la causa.

En el caso concreto, dicho requisito ha quedado acreditado con los elementos indiciarios reunidos.

En primer lugar, constituyen elementos de prueba en esa dirección los datos recolectados en la investigación que precedió al allanamiento, circunstancia en la que pudo verificarse la asidua concurrencia de personas al domicilio de Quiroz, por breves instantes, permitiendo a la preventora tomar sendas fotografías de las escenas que lo atestiguan (fs. 2/5).

En el mismo sentido, la manera en que la droga se hallaba fraccionada -quince (15) envoltorios, un (1) trozo compacto y picadura de marihuana- permiten afirmar que el material ilícito se encontraba acondicionado para su inmediata venta.Cantidad ésta de envoltorios que, a su vez, excede lo que podría considerarse para un uso personal, por más previsión que se tenga.

Además, la ultraintención de comercializar encuentra respaldo probatorio en el hallazgo, junto al material estupefaciente, de un rallador metálico con vestigios de marihuana y un vaso de plástico con recortes varios de nylon, elementos indudablemente destinados al fraccionamiento y acondicionamiento de la droga para su venta al menudeo.

De tal manera, la valoración general de la prueba indiciaria existente nos lleva al convencimiento -en base a las reglas de la sana crítica racional- que el propósito ulterior de la imputada, al resguardar el estupefaciente en el

inmueble allanado, era el de una futura comercialización.

Debe recordarse que el tipo penal seleccionado no exige que la agente lleve a cabo actos concretos de comercio sino sólo que su conducta esté dirigida a un fin de comercialización, lo que en el

caso se ha probado.

Como consecuencia de lo expuesto, cabe concluir que María Antonia Quiroz debe responder como responsable del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización en concurso real (art. 55 del Código Penal) con transporte de estupefacientes, figuras prevista por el artículo 5° inciso c) de la Ley 23.737, tal como ha sido propuesto en el acuerdo pertinente por las partes.

Sexto: Resta establecer la medida de la sanción a la que se ha hecho pasible la encartada, a la luz de las pautas individualizadoras de los artículos 40 y 41 del Código Penal. Es así que funcionará como atenuante que la misma no registra antecedentes condenatorios conforme surge del informe del Registro Nacional de Reincidencia agregado a fs. 227/228.

Por ello se estima justo fijar la sanción a aplicarle en la presente en el monto propuesto por el Fiscal General en su petitorio, vale decir, la pena de cuatro años de prisión, y multa de cuatrocientos pesos ($ 400).

Séptimo:De acuerdo a lo previsto en el artículo 530 del C.P.P.N., se le impondrá a la condenada el pago de las costas procesales, se

practicará por Secretaría el cómputo legal, y se procederá a la destrucción del estupefaciente secuestrado conforme a lo establecido en el art. 30 de la ley 23.737, en acto público cuya fecha de realización será oportunamente establecida.

Octavo: Asimismo, se ordenará la devolución de los elementos personales, el aparato de telefonía celular y del dinero secuestrado, que asciende a la suma de Diez Pesos ($10.-), el que mientras tanto quedará retenido en garantía, conforme a lo dispuesto por el art. 523, 3er. párrafo del C.P.P.N.

Por todo ello, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe,

RESUELVE:

I.- CONDENAR a MARÍA ANTONIA QUIROZ, cuyos demás datos de identidad obran precedentemente, como autora responsable de los delitos de TRANSPORTE DE ESTUPEFACIENTES y TENENCIA DE ESTUPEFACIENTES CON FINES DE COMERCIALIZACIÓN en concurso real (art. 5°, inc. «c», ley 23737 y 55 del Código Penal) a sufrir la pena de CUATRO AÑOS DE PRISION, y a abonar en concepto de multa la suma de Cuatrocientos Pesos ($ 400), monto conforme Ley N° 23.975, dentro del término previsto en el art. 501 del C.P.P.N., bajo apercibimientos de ley (art. 21 Código Penal), con más las accesorias del art. 12 del C.P.

II. – IMPONER las costas del juicio a la condenada y, en consecuencia, al pago de la tasa de justicia que asciende a la suma de pesos sesenta y nueve con setenta centavos ($ 69,70), intimándola a hacerlo efectivo en el término de cinco (5) días bajo apercibimiento de multa del cincuenta por ciento (50%) del referido valor, si no se efectivizare en dicho término.

III. – ORDENAR que por Secretaría se practique el cómputo legal, con notificación a las partes (art. 493 del C.P.P.N.).

IV. – PROCEDER oportunamente a la devolución de los elementos personales, un aparato de telefonía celular y del dinero secuestrado, que asciende a la suma de Diez Pesos ($10.-) el que mientras tanto quedará retenido en garantía conforme a lo dispuesto por el art. 523, 3er. pfo. del C.P.P.N.

V. -DISPONER se proceda a la destrucción del estupefaciente secuestrado (art. 30, Ley N° 23.737) en acto público cuya fecha de realización será oportunamente establecida.

Agréguese el original al expediente, protocolícese la copia por Secretaría, hágase saber a las partes y a la Dirección de Comunicación Pública de la Corte Suprema de Justicia de la Nación conforme Acordada n° 15/13, y oportunamente archívese.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: