fbpx

Antes de llegar al Congreso, la iniciativa ya divide al radicalismo

cobosEl anteproyecto de reforma del Código Penal todavía no llegó al Congreso, ni siquiera se hizo público, pero ya motivó posiciones encontradas en el radicalismo; algunas, muy terminantes.

«Hay que rechazarlo», afirmó el diputado y ex vicepresidente Julio Cobos. En línea con la crítica que instaló Sergio Massa en los últimos días, Cobos dio a conocer un comunicado en el que sostuvo que la reforma «parece ser hecha a medida de los delincuentes» y advirtió:

«Las penas no sólo tienen por finalidad la resocialización del condenado, sino que también deben garantizar la seguridad de la población, algo que el anteproyecto pareciera haber olvidado». Firmó esta declaración junto con Luis Petri, Patricia Giménez y Enrique Vaquié, también diputados radicales por Mendoza.

El diputado Miguel Bazze, vicepresidente del bloque, se sumó al afirmar que «los radicales no vamos a acompañar ninguna iniciativa que no tenga como objetivo excluyente recuperar la seguridad de la ciudadanía».

Uno de los redactores de este anteproyecto es el radical Ricardo Gil Lavedra, que ayer criticó el «oportunismo demagógico» de Massa. No habló de Cobos, pero afirmó: «Hay inseguridad, hay una campaña electoral en ciernes, y todos quieren sacar provecho político montándose en el miedo de la gente».

Gil Lavedra sostuvo que son más las penas que aumentan que las que disminuyen en el anteproyecto, pero dijo que eso no es lo importante. «La oportunidad de utilizar frases efectistas de modo oportunista hace pensar que ya comenzó la campaña electoral. En estas condiciones es imposible hacer un debate en serio. La reforma es necesaria, pero en estas condiciones no», declaró.

Gil Lavedra fue convocado en 2012 por la presidenta Cristina Kirchner para integrar una comisión con el juez de la Corte Raúl Zaffaroni, el ex ministro León Arslanian (representante del PJ), el diputado Federico Pinedo (Pro) y la ex diputada María Elena Barbagelata (socialismo). Zaffaroni sostuvo que era necesario un grupo redactor con mayoría opositora para que el Código tuviera un consenso. Pero dentro de la UCR, no hay consenso.

«Gil Lavedra es un notable jurista que fue invitado como tal por el Gobierno, pero eso no obliga al radicalismo, que es algo más importante y trascendente que cada uno de nosotros», dijo a LA NACION el presidente del partido, Ernesto Sanz.

«Está muy bien que participen del proyecto juristas de distintas visiones, pero yo, como presidente del radicalismo, me voy a ocupar de encauzar el debate por donde tiene que ir, que no es el anteproyecto del Código Penal, sino cómo se combate el crimen organizado», dijo. Según Sanz, el Gobierno y Massa prefieren «entretener con el Código», para no hacerse cargo de «su responsabilidad en el modelo fracasado del kirchnerismo en materia de inseguridad»..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: