fbpx

El gobierno anunció que los medicamentos subirán solo un 4 por ciento en promedio con respecto a diciembre,

remediosEl ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció ayer un acuerdo de precios para el sector de medicamentos. El complejo se comprometió a retrotraer el valor de los productos farmacéuticos al 31 de diciembre, un nivel sobre el que podrán aplicar aumentos promedio del 4 por ciento. El titular de Hacienda explicó que los precios de vidriera de distintas clases de medicamentos registraron un incremento exagerado el mes pasado, por las tensiones del mercado cambiario. El objetivo de esta medida es revertir estas remarcaciones desmedidas, las cuales no se asociaron con el impacto de la devaluación sobre los costos reales de la industria. La nueva lista de precios estará vigente el 1º de marzo.

“Los remedios son un producto importante en la canasta de consumo de la población. El compromiso del Estado para mantener la estabilidad de precios en estos bienes esenciales apunta a defender la calidad de vida y el poder de compra de los hogares”, explicó Kicillof. El funcionario hizo el anuncio acompañado del secretario de Comercio, Augusto Costa, al tiempo que participaron del encuentro los referentes de las principales cámaras empresarias de la actividad: Cilfa (laboratorios nacionales), Caeme (extranjeros) y Coopera (pequeñas y medianas compañías). Argentina es uno de los cuatro países del mundo donde los laboratorios locales alcanzaron mayor participación en el mercado interno que las firmas multinacionales. La lista se completa con India, Alemania y Estados Unidos.

El ministro de Economía explicó que la suba autorizada para la canasta de medicamentos que se comercializan en el país será del cuatro por ciento respecto de los niveles de diciembre del año pasado. Este incremento, acordado con todos los eslabones de la cadena productiva (farmacias, droguerías, laboratorios, entre otros), es un ajuste que le permite al sector producir sin absorber pérdidas por el cambio en el precio de algunos componentes importados. Esto implica que la rama se moverá con ganancias normales, ajustando algunos costos por la devaluación, pero no tendrá los beneficios extraordinarios que generaron los aumentos desmedidos de las últimas semanas. Esas subas al consumidor no tuvieron un correlato en la estructura de costos de la industria.

La lista de precios acordados con el Gobierno estará vigente en farmacias a partir de la primera semana de marzo, mientras que los próximos días se destinarán para realizar los cambios operativos que requiere actualizar el valor de los remedios en 12.000 puntos de ventas. Para el resto del año, el ministro indicó que se elaboró una mesa de trabajo para evaluar la situación de costos de la actividad. En esta comisión participarán la Secretaría de Comercio, los principales actores de la cadena farmacéutica y otros organismos públicos. “La idea es estudiar medidas y circunstancias que afectan a cada uno de los sectores. También revisar la estructura de costos para asegurar condiciones de sustentabilidad de la industria”, subrayó Kicillof.

Uno de los elementos que ya se analizó con detalle fue el efecto de la devaluación sobre los costos de la industria. La corrección del tipo de cambio del 20 por ciento en enero tuvo un impacto moderado para esta actividad, porque gran parte de los desembolsos son en moneda local. Por caso, los gastos de promoción, comercialización y salario de visitadores representan 50 por ciento de los costos totales del negocio. A su vez, otro elemento clave para analizar serán los márgenes del sector. Cuando se revisa la formación de precios de toda la cadena, se observa que los remedios terminan remarcados en un 75 por ciento en las farmacias.

El acuerdo de precios con el rubro de los medicamentos es una nueva iniciativa del Gobierno para controlar aumentos en cadenas sensibles, debido al impacto en el bolsillo de la población. El programa de Precios Cuidados para imponer valores de referencia en productos de primera necesidad, el anuncio de la canasta escolar y el convenio con corralones para frenar las subas de materiales de la construcción fueron otras estrategias centrales para contener el proceso inflacionario. También se implementó un convenio con las principales petroleras del país a principio de este mes, para regular el aumento de los combustibles hasta un 6 por ciento. En Economía explican que el objetivo de estas medidas es desarmar las expectativas inflacionarias, moderar la puja distributiva a partir de contener las remarcaciones no justificadas de los empresarios y proteger el poder de compra de los salarios.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: