La esposa de Zamora, Claudia Ledesma Abdala, fue elegida como nueva gobernadora de Santiago del Estero

Claudia Ledesma AbdalaClaudia Ledesma Abdala, la esposa del gobernador Gerardo Zamora, se impuso ampliamente en las elecciones de Santiago del Estero y lo sucederá al frente de la gobernación provincial. Con la boleta del Frente Cívico por Santiago, la candidata obtuvo el 64,33 por ciento de los votos, 49 puntos por encima de la principal fuerza de oposición. La coalición oficialista de radicales K y peronistas fue respaldada así para un nuevo mandato en la provincia.

El Frente Progresista Cívico y Social, que quedó en un lejano segundo lugar, llevó de candidato a Emilio Rached (ex vicegobernador de Zamora pero alineado con Julio Cobos tras la crisis del campo de 2008) y arañó el 14,6 por ciento. El tercer lugar fue para el Partido Movimiento Viable, con un 11,14 por ciento. El Frente para la Victoria, que llevó como candidato al diputado justicialista César Eusebio Iturre, hijo del fallecido gobernador del mismo nombre, obtuvo el 4,54 y quedó cuarto.

Apenas cerrada la elección, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, viajaron a la capital de la provincia para expresar el respaldo del gobierno nacional al Frente Cívico. Los dos funcionarios se sumaron en el comando de campaña del FPS a la conferencia de prensa en la que, a las ocho y media de la noche, Ledesma Abdala, acompañada por Zamora, se proclamó ganadora y ratificó su alineamiento con la Casa Rosada. En ese momento todavía no se conocían datos oficiales del escrutinio, pero los números de los fiscales de mesa ya mostraban que había una amplísima ventaja e incluso algunos de los competidores ya habían salido a reconocer el triunfo de la candidata oficialista.

“Los santiagueños somos agradecidos, y no tenga dudas –dijo Ledesma Abdala dirigiéndose a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner– de que esta gestión la va a seguir acompañando incondicionalmente”, aseguró en sus primeras palabras como gobernadora electa. Ledesma Abdala agradeció además a Capitanich y Parrilli su presencia, y sostuvo que la elección que dará un nuevo mandato al FPS “es el resultado de la unidad política del pueblo de Santiago del Estero, unidad que vamos a seguir defendiendo”.

Capitanich anunció luego que la Presidenta recibirá hoy a la ganadora y su vice, José “Pichón” Neder (actual ministro de Gobierno de la provincia) para felicitarlos por el triunfo. También fue invitado al encuentro Zamora, que a partir del 10 de diciembre podría pasar a integrar el gabinete provincial.

La posibilidad fue sugerida por él mismo al hablar con los medios en el festejo de la elección. “Aún no tengo nada definido, no lo he decidido ni pensado, aunque tengo varias alternativas, como la de ocupar un ministerio, una asesoría o la senaduría, que estas dos últimas no resultan incompatibles”, anticipó el gobernador saliente.

Las elecciones iban a realizarse inicialmente el 27 de octubre junto con las legislativas nacionales, pero fueron postergadas para este domingo luego de que –ante un planteo judicial de la UCR– la Corte Suprema inhabilitara a Zamora para candidatearse por tercera vez consecutiva. Así, el Frente Cívico por Santiago (FPS) resolvió postular a la esposa del gobernador.

Abogada y escribana, Ledesma Abdala tiene 40 años y tres hijos con Zamora. Fue la primera defensora del Pueblo de La Banda, su ciudad de nacimiento, y actualmente es titular del Registro Nº 3 de la Propiedad Automotor de la capital de la provincia.

También ella fue consultada durante la jornada electoral sobre el futuro de Zamora. “Obviamente, mi marido estará a mi lado acompañándome”, declaró ante los movileros que la esperaron en el lugar donde votó. El gobernador, de todas maneras, tiene la posibilidad de asumir como senador nacional, ya que en las legislativas se postuló como suplente de la lista que encabezó su delfín, Daniel Brue. La semana pasada, Brue no asumió en el Senado, dejándole la banca disponible.

Desde la capital de Santiago, Capitanich dio una lectura de los comicios, que fueron los últimos de este año. El jefe de Gabinete señaló que los votantes respaldaron “la reparación histórica que han tenido las provincias del norte”. En este sentido, habló del voto como la expresión de “la inclusión social y las ansias de progreso de nuestro pueblo” y aseguró que el gobierno nacional asumirá “la responsabilidad de seguir trabajando por lo que nos falta”.

En la elección participaron nueve fórmulas de candidatos a gobernador y vice de la provincia. En las elecciones del 27 de octubre pasado, el Frente Cívico por Santiago (FCS) ya se había impuesto con el 77 por ciento de los votos, por lo que se daba por descontado que volvería a ganar la gobernación. Lo que quedaba por verse eran los porcentajes que obtendría cada fuerza y el nivel de adhesión que conseguiría Ledesma Abdala, cuya candidatura fue denunciada por la oposición como un mecanismo de Zamora para mantenerse en el poder comparable a los que utilizó el juarismo.

Se fue la tercera

La de ayer fue la tercera elección desde que, en el 2004, la intervención federal ordenada por el entonces presidente Néstor Kirchner terminó con casi medio siglo en el poder de la familia Juárez. En aquel momento gobernaba la provincia Mercedes “Nina” Aragonés, esposa del caudillo local. El detonante de la intervención fue el doble crimen de la Dársena, que derivó en la detención del ex jefe de Inteligencia, Musa Azar, y tres policías santiagueños.

Tras la intervención, en el 2005 se convocó a elecciones. Zamora era intendente de la capital provincial; como candidato del Frente Cívico por Santiago ganó con 46 por ciento, contra un 39 del Partido Justicialista, convirtiéndose en el primer gobernador radical desde 1963.

Figura del radicalismo K, Zamora se mantuvo aliado al kirchnerismo y en el 2008 ganó su segundo mandato con una victoria que sumó el 85 por ciento de los votos. Aunque su intención era presentarse para un tercer mandato, la Corte Suprema lo inhabilitó, al entender que la Constitución provincial no permitía una re-reelección.

El Frente Cívico por Santiago comenzará de esta manera su tercer mandato en la provincia con un respaldo electoral contundente. Los 50 puntos de ventaja sobre la principal fuerza de oposición son equiparables al respaldo obtenido en octubre, cuando ganó las tres bancas en disputa en Diputados y las dos a senadores por la mayoría. Aunque durante la jornada hubo versiones de que había habido una baja en la participación de los votantes, el presidente del Tribunal Electoral, Eduardo Lludgar, estimó que votó “entre el 75 y el 77 por ciento del padrón electoral, lo que habla de una masiva afluencia de votantes a pesar el intenso calor”, que llegó a los 40 grados.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: