fbpx

Autorizan a la ex Botnia a producir por tres años más

MujiEl gobierno de José Mujica avaló la implementación de controles ambientales de UPM (ex Botnia) y le otorgó a la pastera una nueva autorización hasta 2016, según lo comunicó el ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente del gobierno uruguayo, Francisco Beltrame.

Mientras tanto, por río y por tierra se realizó ayer una nueva acción de protesta contra la fábrica de pasta de celulosa y contra el gobierno uruguayo tras conocerse la nueva autorización por tres años más del funcionamiento de la planta.

Según informó en su edición de ayer el diario La República, el viernes, el ministro Beltrame firmó una nueva Autorización Ambiental de Operaciones para la planta de UPM, ya que la actual vence hoy.

Cada tres, años, este tipo de aval ambiental caduca y hay que realizar los análisis para su renovación. Beltrame anunció que la empresa viene cumpliendo con los requisitos de mejora de impacto ambiental exigidos por el gobierno para la autorización del incremento de producción en 100.000 toneladas anuales adicionales a las que ya realizaba.

El gobierno de Uruguay condicionó el aumento de la producción de la planta procesadora de pasta de celulosa al cumplimiento de una serie de obras que están relacionadas con el vertido de fósforo al río Uruguay, así como de la disminución de la temperatura de los efluentes provenientes de la planta.

Esas exigencias, que fueron aceptadas por UPM, tienen un cronograma para su ejecución.

Además, se incluyeron en aquella polémica resolución de Mujica, firmada por el ministerio ambiental, otras condicionantes vinculadas al funcionamiento de la planta y al cuidado en el manejo de sus desechos.

El ministro de Ambiente, que es mano derecha del presidente Mujica, dijo que la empresa finlandesa ya está implementando algunas de las medidas ambientales exigidas por Uruguay. Entre las primeras acciones estuvo la del control diario de la carga de fósforo en el proceso de producción.

Movilización

En Entre Ríos, en tanto, una treintena de embarcaciones y centenares de autos se movilizaron contra la fábrica de capitales finlandeses. Se trató de otra acción de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, que convocó bajo la consigna «por la salud del río y en contra de Botnia».

Hubo críticas a UPM y al gobierno de Mujica, pero también a la administración de Cristina Kirchner. En una proclama, que fue leída desde una embarcación, se pidió a ambos gobiernos «que escuchen la voz de sus pueblos y les reconozcan el derecho humano de vivir en un ambiente sano».

«Llevamos ya más de diez años en la lucha contra este monstruo contaminante y hoy volvemos a expresarnos aquí para reafirmar nuestra inclaudicable decisión de oponernos por todos los medios posibles a su permanencia en este lugar», dijeron los asambleístas.

Los ambientalistas denunciaron que «los datos que se han difundido sobre el grado de contaminación que Botnia-UPM produce en la zona no hacen más que confirmar lo que siempre hemos sostenido: nuestra lucha seguirá hasta que este monstruo contaminante se vaya de la cuenca del río Uruguay», dijeron..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: