fbpx

Cambios en el monotributo

PesosPor Gastón F. Vidal Quera *

En línea con las modificaciones que tuvieron lugar recientemente en el impuesto a las ganancias para los empleados en relación de dependencia, ahora fue el turno de las modificaciones para el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes, comúnmente conocido como “monotributo”. En este régimen, de acuerdo a estimaciones oficiales, hay en la actualidad más de 2.250.000 personas tributando.

Con el dictado de la Resolución General 3529/2013, publicada en el Boletín Oficial el 12 de septiembre, pero por expresa disposición con vigencia a partir del 1º de septiembre, se modificaron los montos de facturación del monotributo. De acuerdo a los considerandos de la Resolución General comentada, con el fin de “establecer un punto de equilibrio en la situación fiscal de los contribuyentes adheridos al citado régimen, corresponde adecuar los montos de facturación previstos en el mismo”.

En concreto, para las actividades de venta de cosas muebles, locaciones y/o prestaciones de servicios, se modificaron los parámetros de ingresos brutos anuales y de alquileres devengados anualmente en promedio incrementándolos en un cincuenta por ciento (50%), ya que no tenían modificaciones desde el año 2009. En concreto, los parámetros quedaron de la siguiente manera:

 

Categoría Ingresos Brutos Anual Superficie afectada Energía consumida anual Monto de alquileres devengados anual
B Hasta $ 48.000 Hasta 30 m2 Hasta 3.300 KW Hasta $ 18.000
C Hasta $ 72.000 Hasta 45 m2 Hasta 5.000 KW Hasta $ 18.000
D Hasta $ 96.000 Hasta 60 m2 Hasta 6.700 KW Hasta $ 36.000
E Hasta $ 144.000 Hasta 85 m2 Hasta 10.000 KW Hasta $ 36.000
F Hasta $ 192.000 Hasta 110 m2 Hasta 13.000 KW Hasta $ 45.000
G Hasta $ 240.000 Hasta 150 m2 Hasta 16.500 KW Hasta $ 45.000
H Hasta $ 288.000 Hasta 200 m2 Hasta 20.000 KW Hasta $ 54.000
I Hasta $ 400.000 Hasta 200 m2 Hasta 20.000 KW Hasta $ 72.000

Por su parte, en las categorías más altas correspondientes exclusivamente a la venta de cosas muebles, el incremento también fue del mismo porcentaje que el desarrollado en el punto anterior, quedando de la siguiente manera:

Categoría Cantidad mínima de empleados Ingresos brutos anuales
J 1 $ 470.000
K 2 $ 540.000
L 3 $ 600.000

Se destaca que ahora se elevaron en forma considerable los montos de facturación pero al presente no ha sucedido lo mismo con la cuota mensual que debe abonarse, la que no ha sido incrementada. Por ejemplo, quien hasta agosto se encontraba en la categoría I, con una facturación anual desde $ 144.001 y hasta $ 200.000 y pagaba en forma mensual $ 1.600, ahora se reencuadrará en la categoría F o G, según el caso, y comenzará a pagar entre $ 400 y $ 550, con un ahorro mensual estimado de más de mil pesos. Otro ejemplo puede verse respecto a quien facturaba $ 6.000 mensuales: en el régimen anterior estaba en la categoría D y ahora podría recategorizarse en la C, donde se sigue pagando $ 332 mensuales en vez de $ 375.

Otro punto que debe considerarse es respecto a los sujetos excluidos por superar los montos de facturación y que ahora encuadrarían dentro de los nuevos parámetros o aquellos incluso que pasaron voluntariamente al régimen general. En tal caso, se les permite hasta el 30 de septiembre volver al régimen que abandonaron por las causas descriptas.

En conclusión, el cambio implementado tiene tres puntos destacables como son la duplicación de todos los montos de facturación, el mantenimiento de las cuotas mensuales vigentes y la posibilidad de regresar al sistema que se les plantea a quienes estén en el régimen general por la superación de los parámetros anteriores.

——————

* – Abogado, UBA. Especialista en Derecho Tributario, UBA. Docente a cargo del curso de verano, curso de invierno y curso regular de Finanzas Públicas y Derecho Tributario, UBA. Docente en la carrera de posgrado de especialización en Procedimiento Tributario y Previsional, CPBA. Adjunto de Derecho tributario, Cátedra O’Donnell, UCES. Miembro del Departamento Contencioso Administrativo Fiscal y Aduanero del Estudio Lisicki, Litvin & Asoc. Matriculado en el Colegio Público de Abogados de Capital Federal, el Colegio de Abogados de San Isidro y la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín. Miembro de la Asociación Argentina de Estudios Fiscales. Ha escrito artículos sobre temas tributarios y constitucionales para publicaciones jurídicas. Coautor de Régimen tributario argentino, LexisNexis.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: