fbpx

El presupuesto 2014 contempla una expansión del PIB del 6.2 por ciento, un dólar promedio de 6.33 y una inflación del 9.9

%“La Argentina se ha desendeudado con políticas autónomas y soberanas. Hemos tenido el mayor ciclo de crecimiento de la historia del país, con inclusión social.” El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, presentó ayer en la Cámara de Diputados el proyecto de ley de Presupuesto 2014, que contempla un crecimiento del 6,2 por ciento, un dólar promedio de 6,33 pesos y un incremento del índice de precios al consumidor de 9,9 por ciento (diciembre-diciembre).

El ministro realizó una presentación formal junto a su equipo económico y por la tarde los secretarios de Política Económica, Axel Kicillof; de Finanzas, Adrián Cosentino, y de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, expusieron ante el plenario de las comisiones de Presupuesto y Finanzas. El objetivo del oficialismo es obtener dictamen la próxima semana y el 25 de este mes darle media sanción en la Cámara baja. El equipo económico defendió el proceso de industrialización retomado en 2003, el desendeudamiento y el uso del gasto público como instrumento contracíclico. También se defendió la política de subsidios.

Sobre el tema energético, Kicillof sostuvo que todavía existen sectores de altos ingresos que reciben transferencias directas, situación que “habría que mejorar”. También resaltó la recuperación de YPF. La oposición no tuvo paciencia para escuchar las exposiciones de los funcionarios y se retiró del plenario de comisiones antes del cierre. Sin embargo, varios mandaron gacetillas de prensa con críticas sobre aspectos que no llegaron a escuchar.

“El gasto público tiene que tener un efecto expansivo y ser una herramienta de política anticíclica. Por lo tanto, los presupuestos no pueden someterse al ajuste”, manifestó Kicillof. El gasto público para 2014 está proyectado con un incremento del 19,2 por ciento. La oposición suele repetir que a la Argentina no llegan inversiones privadas. Sin embargo, en el promedio de los últimos diez años, la inversión privada representó 21 puntos porcentuales del PBI. “En la década del ’90, con el auge del neoliberalismo y la liberalización de la economía, la inversión privada representaba 18 puntos del producto”, explicó Kicillof.

Cada vez que el viceministro pronunciaba la palabra “neoliberalismo”, el ahora massista Eduardo Amadeo murmuraba algún insulto. “Tengo un ataque de vergüenza ajena por escuchar tantas pelotudeces”, vociferó Amadeo previo a su retirada de la reunión, mucho antes de su finalización.

Otro que se fue antes fue Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica). Sin embargo, se las arregló para enviar una gacetilla de prensa cuestionando la extensa exposición del funcionario y su negativa a responder preguntas. Sin embargo, Kicillof sí respondió preguntas, una vez que terminaron de exponer todos los secretarios. Para el momento de las consultas, sólo quedaban en la sala cinco opositores. El macrista Jorge Triaca afirmó, vía gacetilla, que el viceministro de Economía tampoco había respondido sobre el “cepo cambiario”. El macrista también elaboró la gacetilla antes del comienzo de la ronda de preguntas.

“En los últimos diez años hemos tenido un incremento del 58,4 por ciento en la demanda energética, que estuvo acompañada por un incremento del 64 por ciento en la generación. El 77 por ciento de toda esta inversión provino del Estado nacional. Tanto Brasil, Perú, Chile como Uruguay tienen un déficit comercial energético. A partir de la recuperación de YPF ya comenzamos a revertir la caída en la producción de los hidrocarburos y el año que viene comenzaremos a crecer en la producción de gas”, explicó Kicillof.

Otro de los ejes de las exposiciones fue el desendeudamiento. Claudio Lozano (Unidad Popular), uno de los cinco legisladores que se quedaron para el momento de las consultas, reconoció la reducción de la deuda en moneda extranjera pero cuestionó el incremento de la deuda intra sector público. “El total de la deuda (pública y privada) es igual a la de 1997”, manifestó Lozano.

“Yo recuerdo que para esa fecha, cuando usted era mi jefe, hicimos un trabajo donde sosteníamos que el peso de la deuda sobre el PBI era del 62 por ciento. Hoy es del 45 por ciento”, agregó Roberto Feletti, titular de la Comisión de Presupuesto. En 2002, el peso de la deuda representaba el 160 por ciento del PBI.

En relación con este tema, el proyecto de ley del Presupuesto 2014 volverá a crear el Fondo de Desendeudamiento que estará integrado con 9855 millones de dólares que se utilizarán a medida que el Tesoro necesite cancelar vencimientos. Según Cosentino, del total de vencimientos para el próximo año deberán pagarse a tenedores privados 4651 millones de pesos y otros 5200 millones de dólares.

Por otro lado, el artículo 73 del proyecto establece la creación del Fondo Nacional de Desarrollo de Proyectos Estratégicos, con el objetivo de fomentar a través de empresas públicas u organismos nacionales, provinciales y municipales, la exportación de servicios y equipamiento de fabricación nacional que sean declarados como “proyectos estratégicos”. Si bien no se especificaron los recursos que podrían integrarse, los mismos deberían instrumentarse a través del BICE y el Banco Nación, previa intervención de la Secretaría de Política Económica.

En cuanto a los recursos que se distribuyen de manera directa a las provincias, el total de las jurisdicciones recibirán 72.000 millones de pesos en concepto del Fondo Federal Solidario –que surge del 30 por ciento de las retenciones aplicadas a las exportaciones de soja– y el programa de desendeudamiento de las provincias. Según el equipo económico, el precio promedio de la soja tomado para calcular los recursos del FFS será de 486 dólares la tonelada. En cuanto a la coparticipación federal, las provincias recibirán 221.257 millones de pesos, un incremento del 25 por ciento en comparación con lo presupuestado para este año.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: