fbpx

Avanza el proyecto para gravar la renta financiera

diputados18En la primera sesión después de la derrota en las elecciones primarias, el oficialismo en la Cámara de Diputados intentará aprobar hoy un proyecto de ley que propone gravar una parte de la renta financiera para compensar la disminución del impuesto a las ganancias, dispuesto por la presidenta Cristina Kirchner, la semana pasada.

La iniciativa recibió ayer dictamen favorable de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que tuvo como invitado al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. Tras escuchar los argumentos del funcionario, el oficialismo reunió 25 firmas en favor del proyecto, pero no logró sumar a la oposición, que emitió dos dictámenes de minoría, en los que se impulsan propuestas alternativas.

El proyecto del Gobierno propone eliminar las exenciones a la compra-venta de acciones de las empresas que no cotizan en Bolsa, lo que equivale a un impuesto del 15 por ciento a esas operaciones, y a la distribución de dividendos de las compañías, con la imposición de una tasa del 10 por ciento. Por esas dos vías, el Poder Ejecutivo prevé recaudar unos $ 2100 millones, menos de la mitad de los $ 4500 millones que dejará percibir por la elevación del mínimo no imponible a $ 15.000.

«La medida que tomamos lleva a que sólo paguen el 10,2 por ciento de los trabajadores, unas 995.000 personas, mientras que 1.400.000 dejaron de pagar el impuesto», sostuvo Echegaray, quien expuso durante veinte minutos y luego respondió preguntas de la oposición a lo largo de otros cuarenta minutos.

Para acompañar la visita del funcionario, en la reunión estuvieron el presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, y la jefa del bloque oficialista, Juliana Di Tullio, además del titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Roberto Feletti. De aprobarse hoy en el recinto, la iniciativa pasará al Senado.

Propuestas de la oposición

Con excepción de Claudio Lozano (Unidad Popular), el resto de los diputados de la oposición firmó un dictamen de acuerdo, en el que se propone fijar el mínimo no imponible en una cifra equivalente a cuatro salarios mínimos (hoy, $ 15.900) y se insiste con la actualización automática de ese piso, de acuerdo con el índice de salarios privados que mide el Indec.

El texto firmado por la UCR, el FAP, la Coalición Cívica, Pro, el Frente Peronista y los diputados que responden a Sergio Massa establece además que quedan exentas todas las jubilaciones, incluso las que superan los $ 15.000.

«Si la decisión del Gobierno fuese terminar con esta injusticia, firmaría nuestro despacho», sostuvo Eduardo Amadeo (Frente Peronista), que agregó que el proyecto del Gobierno era producto de «la presión de las urnas».

Alfonso Prat-Gay, redactor del dictamen alternativo, criticó la creación de un nuevo impuesto. «No les hace falta recaudar $ 2000 millones más porque con este impuesto recaudaron $ 16.000 millones que no estaban presupuestados. Durante ocho meses se recaudó un impuesto que no se debería haber cobrado», argumentó.

El dictamen de Lozano coincide en crear una cláusula de actualización del piso del impuesto, pero grava también la renta financiera en general, además de que permite descargar en el cálculo el pago de alquileres. «El Gobierno grava una partecita de la renta financiera y la oposición, nada», dijo el legislador al mostrar sus diferencias.

En una exposición en la que se mostró amable y dispuesto a responder las críticas de los legisladores de la oposición, Echegaray descartó introducir una cláusula de actualización periódica.

«Atar [el impuesto] a determinados índices no es la solución más certera», sostuvo el jefe de la AFIP. Pero dejó entrever que el Gobierno podría dictar otra medida para favorecer a los trabajadores autónomos y a los monotributistas.

«Sepan que es un tema que está en la agenda del Poder Ejecutivo Nacional», dijo Echegaray, sin dar más detalles.

En lo que pareció una crítica a Massa, intendente de Tigre y candidato del Frente Renovador, el titular de la AFIP cuestionó los proyectos que proponen cobrar un impuesto a los plazos fijos. «Se descartó de plano gravar el ahorro de los argentinos. No hay que olvidarse de lo que pasó cuando los argentinos sacaron sus ahorros de los bancos», dijo, y enseguida cuestionó las propuestas para gravar la compraventa de acciones de las empresas que cotizan en Bolsa. «Le quitábamos al ahorrista una forma de canalizar sus inversiones», argumentó..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: