fbpx

Anuncian que no pagarán Ganancias los salarios inferiores a los 15.000 pesos

%En la segunda reunión de la mesa del diálogo social, la presidenta Cristina Kirchner anunció ayer que firmó un decreto por el cual dispuso una sensible rebaja en el impuesto a las ganancias para jubilados y trabajadores en relación de dependencia : sólo pagarán desde el 1° de septiembre los que perciban salarios brutos a partir de $ 15.000, casados y solteros por igual, y se aumentarán en un 20% las deducciones de quienes perciban entre $ 15.000 y $ 25.000.

Para financiarla, la mandataria adelantó en la Casa Rosada que se crearán dos nuevos impuestos, para lo cual enviará hoy un proyecto de ley a la Cámara de Diputados: uno a la compraventa de acciones que no cotizan en Bolsa y otro al reparto de dividendos de las empresas.

Además, la Anses aumentó en 850.000 chicos el universo que percibirá la asignación familiar por hijo y aumentó los montos. La primera reunión con empresarios y sindicalistas, donde se abordaron estos temas, había sido en Río Gallegos el miércoles último. Tras los anuncios, ayer Cristina y sus visitantes deliberaron dos horas y media más sobre competitividad, economías regionales, precios y presión tributaria.

Con estas medidas redistributivas, la mandataria buscará retomar el control de la agenda pública y revertir en las elecciones legislativas del 27 de octubre próximo la dura derrota en las primarias del 11 de agosto último. La baja de Ganancias era un reclamo de todas las centrales sindicales y de la mayoría de la oposición, y había sido uno de los reclamos centrales de los cacerolazos del último año.

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, explicó que el impacto fiscal será de 4495 millones de pesos en 2013 y que dejarán así de pagar ganancias 1.497.368 trabajadores, activos y pasivos. Es parte de la clase media que el Frente para la Victoria quiere reconquistar, explicaron ayer a LA NACION altas fuentes oficiales.

Tras una breve presentación de Cristina Kirchner ante unos 30 empresarios y sindicalistas en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, Echegaray informó que el piso salarial a partir del cual jubilados y trabajadores de la cuarta categoría pagarán Ganancias pasará a ser de 15.000 pesos desde el 1° de septiembre y regirá por igual para los solteros y casados con hijos.

Hasta hoy ese mínimo es de 8360 pesos (solteros) y 11.563 (casados). «Hemos eliminado la distinción entre casados y solteros», celebró la mandataria. «Éste es un gran beneficio para los trabajadores», dijo el titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky, al salir del encuentro.

Esta decisión se adoptará por decreto y se publicará hoy en el Boletín Oficial. Además quienes ganen entre 15.000 y 25.000 pesos podrán aumentar en un 20% las deducciones del impuesto a las ganancias, lo cual mejora en los hechos el salario de bolsillo.

Para los empleados y jubilados de la región patagónica (La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, y Carmen de Patagones, provincia de Buenos Aires), el incremento del mínimo no imponible será del 30%.

Para financiar el impacto fiscal de 4495 millones de pesos, el Gobierno enviará hoy un proyecto de ley a Diputados para crear dos nuevos impuestos que buscan recaudar 2056 millones de pesos.

Uno gravará con una alícuota del 15% a la compraventa de acciones y títulos que no cotizan en la Bolsa y se eliminará la exención que tienen los sujetos del exterior por la compraventa de acciones (recaudaría 697 millones de pesos anuales); otro tributo gravará con una tasa de 10% al reparto de dividendos de las empresas entre sus accionistas (1359 millones). Éste será el aporte del sector privado, que pidió la Presidenta en la reunión de Río Gallegos. Así se impuso el criterio del titular de Adeba, Jorge Brito, que el miércoles reclamó no afectar a todas las acciones.

En tanto, el Estado aportará 2439 millones de pesos. Según señalaron a LA NACION fuentes de la AFIP esos recursos saldrán del «esfuerzo fiscal, de la recaudación».

«Con el nuevo esquema, sólo pagarán Ganancias el 10,2% del total de los empleados y el 0,7% de los jubilados y pensionados», dijo Echegaray.

Además, la Presidenta le dio la palabra al administrador de la Anses, Diego Bossio, que anunció el aumento del tope salarial en las asignaciones familiares por hijo, con lo cual se incrementa el universo de asalariados que las percibirá.

Además de Bossio y Echegaray estuvieron Hernán Lorenzino, Débora Giorgi, Julio De Vido, Carlos Tomada, Carlos Zannini, Mercedes Marcó del Pont, Axel Kicillof, Guillermo Moreno y Beatriz Paglieri. Por los empresarios concurrieron Brito, Héctor Méndez (industria), Gustavo Weiss (construcción), Eduardo Eurnekian (comercio), Daniel Funes de Rioja (alimentos), Juan Carlos Fábrega (Abappra, bancos públicos), Enrique Cristofani (ABA, bancos privados), Osvaldo Cornide (CAME), Ider Peretti (CGE), Marcelo Fernández (Cgera) y Juan Carlos Lascurain (Adimra). Por el sindicalismo, estuvieron Yasky; el secretario general de la CGT, Antonio Caló, y otros integrantes de la mesa directiva. El clima fue cordial, se convino conformar comisiones para abordar temas de competitividad, precios, y la presión tributaria, nacional, provincial y municipal. La mandataria se comprometió a convocar para esto último a intendentes y gobernadores.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: