fbpx

Malestar por el alineamiento de Milani con el proyecto político del Gobierno

milaniSorpresa y malestar generó en el ámbito militar el encendido discurso del jefe del Ejército, general César Milani , que al asumir anteayer su cargo, ante la Presidenta, expresó su decisión de que las Fuerzas Armadas «acompañen con renovadas ansias el proyecto nacional».

«Estamos yendo hacia el chavismo», reflexionó una fuente castrense, al advertir sobre la excesiva identificación del nuevo jefe militar con el gobierno kirchnerista , al comprometer la participación de las Fuerzas Armadas en el proyecto político del Gobierno.

«Es una barbaridad pedirles a los oficiales que acompañen un gobierno que no les da presupuesto, que les paga el 40% de los salarios en negro, que los retira mal y los perjudica, que no les da recursos para adiestramiento, capacitación y equipamiento», resumió el diputado nacional Julio Martínez (UCR), que integra la Comisión de Defensa de la Cámara baja, en diálogo con LA NACION

«Milani quiere transformar una institución al servicio de la defensa de un país en una institución al servicio del Gobierno», observó el ex ministro de Defensa Horacio Jaunarena, al advertir también sobre el riesgo de una politización en las filas militares .

Consultado por LA NACION sobre si puede trazarse un paralelo con las Fuerzas Armadas de Venezuela, identificadas con el chavismo, Jaunarena marcó similitudes y diferencias. «Se parecen en la alta cantidad de oficiales de alto rango, muy por encima de las dimensiones de la tropa. Ambas fuerzas tienen una enorme cabeza y un cuerpo escuálido», precisó.

«Pero se diferencian -continuó- en la magnitud de la inversión presupuestaria. Venezuela destina muchos recursos a la compra de armas y al equipamiento. La Argentina sólo asigna al área de Defensa el 0,7% del PBI . El único país de la región que invierte menos es Surinam».

«Todo el acto en el Colegio Militar -donde el jefe del Ejército tomó posesión del cargo, junto con sus pares de la Armada y de la Fuerza Aérea- fue organizado para el lucimiento de Milani. Fue el único de los tres que habló», observó una fuente castrense, al insistir en que no quedaron dudas de quién es el nuevo hombre fuerte de las Fuerzas Armadas.»

«La gente quedó muy dolida y preocupada. La Presidenta habló del nuevo rol social de las Fuerzas Armadas y no mencionó el retraso salarial y los problemas de equipamiento», explicó un oficial. Sin querer menospreciar el valor de las tareas sociales, la fuente dijo interpretar una sensación generalizada en las unidades militares y dijo: «Los militares no estamos para ir a pintar colegios. Las Fuerzas Armadas son para otra cosa».

El malestar entre los subordinados se suma al pedido de informes presentado por los diputados Gerardo Milman (GEN) y Victoria Donda (Libres del Sur) para que el Poder Ejecutivo explique por qué designó jefe del Ejército a Milani, a quien se le imputa su participación en el Operativo Independencia, en Tucumán, en 1976.

Además de acceder a la jefatura del Ejército, Milani retiene la dirección de Inteligencia y se le atribuye «ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales». A raíz de una denuncia del ex ministro de Defensa Arturo Puricelli, la Justicia investiga si hubo irregularidades en el Ejército en la compra de alimentos en el Mercado Central, en un área que dependía del entonces subjefe del Ejército.

Un ascenso en ciernes

Ajeno a estas imputaciones, el Gobierno avanza con herramientas para darle más poder a Milani.

En el Senado tomó estado parlamentario anteayer un proyecto que giró el Poder Ejecutivo para aprobar los ascensos de los nuevos jefes militares al grado inmediatamente superior. Milani, que es general de división, pasaría a ser teniente general, lo que reactivaría el rechazo que planteó la oposición al discutirse su anterior ascenso, a fines de 2010.

El presidente de la Comisión de Acuerdos, Marcelo Guinle (FPV), dijo a LA NACION que remitió un pedido al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) para que elabore un informe sobre los ascensos propuestos. El titular del bloque del FPV, Miguel Pichetto, señaló que la intención es tratar el proyecto en el recinto en la última semana de julio.

Al oponerse al ascenso que Milani obtuvo en aquella polémica sesión, el senador Gerardo Morales (UCR) pidió explicaciones por la actuación del nuevo jefe del Ejército en Tucumán y en La Rioja en 1976

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: