fbpx

Aprobaron la ley porteña en defensa de la prensa

PrensaEl tablero pareció trabarse y los segundos de espera se hicieron interminables. «¡El proyecto está aprobado!», afirmó con voz ronca el vicepresidente del cuerpo, Cristian Ritondo (Pro), mientras levantaba el pulgar derecho hacia su bloque, que se levantó en masa para aplaudir y festejar la buena noticia.

Después de un largo y tortuoso trámite, la Legislatura porteña aprobó con 35 votos positivos (cuatro más de los necesarios), 15 negativos y siete abstenciones la ley de defensa de la libertad de expresión en la ciudad de Buenos Aires.

Para lograrlo, el macrismo debió desechar la aprobación legislativa del decreto de necesidad y urgencia (DNU) enviado por Macri a la Legislatura hace dos semanas . Y consensuar posiciones con el proyecto de ley de Julio Raffo (Proyecto Sur) y Fernando Sánchez (CC-ARI), similar al decreto de Macri.

La iniciativa, criticada por el kirchnerismo, también fue votada por la UCR, Unión por Todos, de Patricia Bullrich, y el denarvaísta Daniel Amoroso.

En su primer artículo garantiza «el derecho de todas las personas de buscar, expresar, recibir y difundir libremente, por cualquier medio de su elección, informaciones, opiniones, ideas y manifestaciones culturales de toda índole, sin ninguna restricción directa o indirecta».

En su artículo 14, calcado del DNU que seguirá vigente hasta mediados del mes próximo, el proyecto prohíbe «la imposición de aranceles, impuestos, regulación o cargas extraordinarias para la producción e importación de papel para medios gráficos». Si éste se refería, sin nombrarla, a la intención del oficialismo de expropiar Papel Prensa, el artículo 21 se vislumbra como defensa ante los rumores sobre una eventual expropiación del Grupo Clarín a través de la Comisión Nacional de Valores. «Ninguna autoridad podría intervenir en manera alguna ni designar interventores ni administradores» en los medios con domicilio en Capital, dice el proyecto en ese artículo.

Descolocado y en minoría, el kirchnerismo asumió una cerrada crítica del proyecto. «Esto es un alzamiento contra la Constitución y la Justicia, un mamarracho institucional», se enfervorizó Aníbal Ibarra (Frente Progresista). «Estamos plasmando un proyecto a la medida del diario Clarín», agregó la kirchnerista Claudia Neira.

Las respuestas de quienes apoyaron el proyecto motivaron el enojo de los jóvenes de La Cámpora que coparon las gradas. «No hay más libertad de prensa ahora que en los años noventa», gritó Juan Pablo Arenaza (Bases para la Unión), mientras se ganaba la silbatina. Tenía en sus manos un reportaje a Cristina Kirchner, que en 1996 reconocía haber votado a Carlos Menem.

«Ustedes iban a intervenir el Grupo Clarín. No me banco la soberbia y la mentira, quiero ver a (Jorge) Lanata y a 6,7,8», gritó Ritondo.

El apoyo de los partidarios de Fernando Solanas y Elisa Carrió fue muy criticado por el kirchnerismo. «No tengo ningún tipo de vergüenza de venir a acompañar esta ley porque sinceramente creo que la libertad de expresión y la libertad de prensa están en juego», se defendió Maximiliano Ferraro (CC-ARI).

Durante la tarde, el macrismo recibió otra buena noticia desde la Legislatura: también con el rechazo del kirchnerismo, se aprobó la designación de Mónica Weinberg como miembro del Tribunal Superior de Justicia porteña, cubriendo un cargo vacante desde 2009..

Fuente: La Nación

Ver texto completo haciendo clic aqui

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: