fbpx

La estafa se diferencia del hurto por la entrega voluntaria que se hace en virtud del error incurrido por el ardid desplegado por el autor.

dolar-pesoPartes: C. G. G. A. y otros s/ incompetencia

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional

Sala/Juzgado: VI

Fecha: 23-nov-2012

Cita: MJ-JU-M-77820-AR | MJJ77820 | MJJ77820

Se homologó la declinatoria de competencia en el marco de una causa ventilada por el apoderamiento de una suma de dinero en el que el autor se habría aprovechado del descuido de una cajera en tanto no medio ningún ardid ni engaño a los que hace referencia el art. 172 del CPen.

Sumario:

1.-Debe confirmarse la declinatoria de competencia dictada a favor de la justicia correccional pues la figura de estafa se diferencia de la de hurto por la entrega voluntaria que hace el sujeto pasivo en virtud del error en el que incurre por el ardid desplegado por el autor y lo cierto es que el encartado sustrajo el dinero que ya había entregado a la cajera, aprovechando su distracción, sin que mediara algún tipo de ardid o engaño a los que hace referencia el art. 172 del CPen. (en el caso, se dirimió un conflicto negativo de competencia en base a la calificación legal).

2.-Cuando se da dinero en pago a una cajera, este ingresa en la esfera de custodia de la empleada, y al resultar desapoderada en su descuido, no media ninguna forma comisiva típica de las figuras de fraude (en el caso, se dirimió un conflicto negativo de competencia).

3.-La esencia de la estafa es el engaño y la perfidia; sus medios dar a la mentira la apariencia de verdad; su fin la defraudación por el abuso de confianza. El estafador no priva de la posesión del objeto a su dueño apoderándose de él por medio de un acto material, como el autor del hurto (en el caso, se dirimió un conflicto negativo de competencia).

Fallo:

En la ciudad de Buenos Aires, a los 23 días del mes de noviembre de 2012, se reúnen los integrantes de esta Sala VI y la Secretaria autorizante, para tratar el recurso de apelación interpuesto por el agente fiscal (ver fs. 6/7), contra el auto de fs. 5 que no hizo lugar a su planteo de incompetencia.-

AUTOS:

En la audiencia el recurrente ratificó sus agravios y, efectuada la deliberación pertinente, quedamos en condiciones de expedirnos.- Y VISTOS; Y CONSIDERANDO:

I.- El 1 de noviembre de 2011 a las 23.00 horas, en el local «……» de la calle ……. de esta cuidad, G. A. C. G. efectuó una compra de $23 y entregó en pago a la cajera L. R. un billete de $100 y otros $3. Aprovechando que la nombrada estaba distraída se apoderó de la suma que había dejado y luego recibió el vuelto de $80. En ese momento R. se percató del faltante de dinero, pero al requerírselo el imputado le refirió que ya se lo había dado y se retiró del comercio.- Minutos más tarde fue detenido y se le incautaron $180.-

II.- Compartimos la solución adoptada por el juez de la instancia anterior pues, a nuestro criterio, la conducta investigada encuadraría prima facie en el delito previsto en el artículo 162 del Código Penal.-

Es que la figura de estafa se diferencia de la de hurto por la entrega voluntaria que hace el sujeto pasivo en virtud del error en el que incurre por el ardid desplegado por el autor. En este caso, C. G. sustrajo el dinero que ya había entregado a la damnificada, sin que mediara algún tipo de ardid o engaño a los que hace referencia el art. 172 del Código Penal (ver en este mismo sentido, Sala VI causa nro. 41.771 «NN s/ competencia» rta.29/06/10).-

Dado el dinero en pago, el mismo ingresa en la esfera de custodia de la empleada, la que es desapoderada en su descuido y no mediando alguna forma comitiva típica de las figuras de fraude.-

La doctrina sostuvo que «Ilustrativa por su vehemencia es la caracterización que formula Groizard quien dice que la estafa es el proteo de los delitos y adopta todas las formas susceptibles de ser inventadas por el ingenio humano que conduzcan a obtener un beneficio propio a costa de un perjuicio ajeno. Su esencia es el engaño y la perfidia; sus medios dar a la mentira la apariencia de verdad; su fin la defraudación por el abuso de confianza. El estafador… no priva de la posesión del objeto a su dueño apoderándose de él por medio de un acto material, como el autor del hurto…» (Abraldes Sandro F. en su artículo «La estafa mediante medios mecanizados» publicado en LL. 1997, c 1444, donde citó a Moreno Rodolfo (h), «El Código Penal y sus antecedentes», t. V, p. 175, Editor H. A. Tommasi, Buenos Aires, 1923).- III.- En consecuencia, el Tribunal RESUELVE:

Confirmar el auto de fs. 5, en todo cuanto fuera materia de recurso.- Notifíquese al Sr. Fiscal General con carácter urgente a diligenciar en el día de su recepción en la oficina de notificaciones. Oportunamente devuélvase al juzgado de origen, donde deberán practicarse las restantes notificaciones.

Sirva lo proveído de muy atenta nota.-

Julio Marcelo Lucini.

Mario Filozof Ricardo.

Matías Pinto.

Ante mí:

María Dolores Gallo.

Prosecretaria de Cámara

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: