El oficialismo busca reflotar el proyecto de reforma de la ley de Entidades Financieras.

cc3a1mara-de-senadores1El oficialismo ya tiene en Diputados una versión remozada del texto que Carlos Heller elaboró en 2010. Suma regulaciones sobre el crédito.

Una de las novedades económicas que podría presentar hoy la presidenta Cristina Kirchner en el discurso de apertura de sesiones del Congreso es la intención oficial de dar de baja definitivamente a la Ley de Entidades Financieras, puesta en vigencia durante la dictadura militar.

El Gobierno trabaja para presentar a partir marzo un proyecto que buscará reformar la ley 21.526, promulgada en 1977. Fuentes legislativas del oficialismo indicaron a este diario que “si bien la Carta Orgánica del BCRA ha mejorada el funcionamiento del sistema y la reforma del mercado de capitales lo mejorará más, tal vez se necesite derogar la vieja ley por un tema ideológico”.

El proyecto que presentaría el Poder Ejecutivo sería una versión remozada del elaborado en agosto pasado por el diputado del Frente Nuevo Encuentro y titular de la Comisión de Finanzas, Carlos Heller. El principal objetivo de la denominada “Ley de Servicios Financieros para el Desarrollo Económico y Social” es derogar la norma que se puso en marcha en 1977, con el impulso del entonces ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz.

Este nuevo proyecto toma en consideración los avances producidos con la reciente reforma de la Carta Orgánica del Banco Central. “La reforma establece lo que el Banco Central podrá hacer, pero con la Ley de Entidades Financieras se define con mucha precisión lo que los banqueros deberán hacer”, había manifestado Heller cuando presentó su proyecto.

La iniciativa considera además que casi un 50% de la cartera de préstamos de los bancos deberá estar compuesta por créditos a micro, pequeñas y medianas empresas y líneas hipotecarias.

Una de las novedades de esta versión remozada del proyecto discutido en el 2010 es que deja de lado la idea de considerar al mercado financiero como un servicio público, refiriéndose a él como una actividad de ‘interés público‘ de acuerdo a lo consensuado con las distintas asociaciones de bancos como ABA, Adeba y Abappra.

“Un servicio público según El Cronista, lo presta el Estado, aunque pueda concesionarlo a privados, en cambio el servicio de interés público se define entre privados, pero es regulado por el Estado”, aportan desde los bancos.

La Ley de Entidades Financieras 21.526 tuvo desde 1977 a la fecha 37 modificaciones pero nunca pudo ser reemplazada en forma completa y eso es lo que el Gobierno buscará. “Fueron 19 leyes y 18 decretos que se dictaron para modificarla pero todavía tiene resabios del neoliberalismo de Martínez de Hoz”, comentan fuentes parlamentarias del kirchnerismo.

El proyecto establece, además que como mínimo 48% del promedio anual de las financiaciones totales al sector privado de cada entidad financiera deberá destinarse a préstamos a micro, pequeñas y medianas empresas.

Para el cumplimiento de este porcentaje también se computarán “préstamos hipotecarios que las entidades otorguen para la construcción, compra y refacción de viviendas únicas familiares”. También se estudia destinar una parte de los depósitos del sistema financiero para créditos hipotecarios a 20 años.

Tasas reguladas

La propuesta prevé además la regulación de las tasas de interés que se cobran sobre los saldos de las tarjetas de crédito, la cual estipula una media ponderada del 20% anual, y la inclusión de servicios esenciales para los usuarios, con el objetivo de promover el acceso a medios de pago y transaccionales y ahorro.

En ese sentido, se destaca la iniciativa de crear un fondo de garantía que sería utilizado para estimular a los bancos a instalar sus sucursales también en el interior del país. También se evalúa incluir en el texto la posibilidad de eliminar en el futuro algunos resabios de la Ley de Convertibilidad, como la autorización para constituir depósitos en dólares, pero su implementación es difícil y delicada.

A los temas económicos que presentará hoy la Presidenta en el Congreso se le agregaría un nuevo decreto para utilizar parte de las reservas internacionales del BCRA para pagar deuda pública y privada como ocurre desde el 2010 hasta el presente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: