La Cámara convalidó el testimonio de Laura Muñoz

Amado BoudouSegún fuentes judiciales citadas por DyN, los camaristas Eduardo Freiler y Jorge Ballestero ratificaron la validez del testimonio de la exesposa de Vandenbroele (quien lo acusó de ser testaferro de Boudou), del allanamiento al departamento del vicepresidente en Puerto Madero y de la actuación de Carlos Rívolo, el primer fiscal de la causa. En tanto, el camarista Eduardo Farah votó por la nulidad del testimonio de Laura Muñoz y las diligencias de Rívolo, mientras que, como sus pares, avaló el allanamiento.

Así, el juez federal Ariel Lijo -quien en junio ya había rechazado los pedidos de nulidades- y el fiscal Jorge Di Lello continuarán con la causa contra Boudou por presunto tráfico de influencias para que Vandenbroele se quedara con Ciccone.

En la causa se investiga si Boudou, cuando era ministro de Economía en 2010, utilizó sus influencias para que Vandenbroele, a través de «The Old Fund», levantara la quiebra de la exCiccone para quedarse con la compañía. Núñez Carmona, amigo de la infancia y socio en otras empresas de Boudou, es a su vez amigo de Vandenbroele y, a través de ese vínculo, habría participado de las negociaciones para la adquisición de la firma.

La causa se inició con tres denuncias penales de particulares pero en sus comienzos contó con la declaración de Muñoz, quien denunció que Vandenbroele era el «testaferro de Boudou». Su exmarido, Boudou y Núñez Carmona pidieron la nulidad del testimonio y del allanamiento de la casa de la mujer en Mendoza aduciendo que el Código Procesal Penal impide declarar contra un cónyuge, excepto que haya un perjuicio en su contra.

Los camaristas Freiler y Ballestero ratificaron ese principio de la ley pero explicaron que Muñoz «nada pudo aportar acerca de los hechos de la causa, con lo cual ninguna evidencia, ni en contra ni a favor de Vandenbroele, puede considerarse contenida en sus declaraciones». Explicaron que la mujer declaró «no, yo de eso no sé nada» cuando se le preguntó por la exCiccone, y que solo refirió que su ex pareja había tirado unos papeles a la basura y que de manera «imprecisa» afirmó que «Alejandro (Vandenbroele) se encargaba de los negocios de Boudou».

Por su parte, el juez Farah avaló la ley que prohíbe la imputación entre cónyuges y sostuvo que la Sala había aplicado ese criterio en otros fallos para preservar los vínculos familiares y «evitar que estos enfrentamientos conyugales conviertan, innecesariamente, el accionar de la justicia en arma de rencillas domésticas». Los tres magistrados sí coincidieron en rechazar la nulidad al allanamiento que el fiscal Rívolo realizó en abril pasado al departamento del piso 25 de Juana Manso 740, Torre II, del complejo «River View», propiedad de Boudou, donde se encontraron constancias que las expensas y las facturas de Cablevisión las pagaba Vandenbroele, por lo que se sospechó que vivió allí y así se probaría el vínculo con el vicepresidente.

El abogado de Boudou, Diego Pirota, sostuvo que como vicepresidente, su cliente tiene fueros que le dan inmunidad en su domicilio y que para allanar la vivienda se requiere la autorización del Senado, del cual el exministro es presidente. Los camaristas explicaron que «ninguna persona protegida por la ley invocada por la defensa se vio afectada por el allanamiento dispuesto», ya que Boudou no vivía allí, por lo que «ni constituía su domicilio particular, ni tampoco le servía de oficina». «Por ello, en nada interesa quién es el dueño registral de la propiedad. El imperio de la norma no está allí, sino respecto de su efectivo tenedor», concluyeron.

También en voto dividido la Sala avaló la intervención del exfiscal de la causa, Rívolo, con las adhesiones de Freiler y Ballestero, mientras que Farah se inclinó por la postura de la defensas de anular parte de sus actuaciones.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: