fbpx

Los consorcios porteños se ponen a punto para la digitalización de las expensas

El Gobierno de Mauricio Macri estableció «un modelo único de liquidación y recibo de pago» que apunta al «envío de todos los comprobantes respaldatorios por mail»

En una medida que apunta a aumentar el control pero que también incrementará el costo a soportar por consorcios y propietarios, el Gobierno porteño decidió implementar la liquidación digital de expensas.

Puntualmente, la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana estableció «un modelo único de liquidación de expensas y recibo de pago» que apunta al «envío de las liquidaciones y de todos los comprobantes respaldatorios por mail».

También se obliga a unificar y estandarizar los pagos relativos a expensas, proveedores o servicios. Para ello, los pagos, deberán realizarse «exclusivamente de manera bancarizada» eliminándose, de este modo, el pago en efectivo.

Si bien desde el Gobierno porteño argumentan que la nueva medida apunta a mejorar el control y a potenciar el cruce de datos, desde la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal (AIPH) advirtieron que la nuevas pautas impactará de lleno en el monto de las expensas mensuales a cancelar.

«La reglamentación obliga a efectuar la liquidación bajo un modelo único, a enviar las expensas por mail, a escanear y publicar en Internet los comprobantes, a eliminar el efectivo como medio de pago válido para cobrarlas y para pagar gastos», detallaron desde la AIPH.

«Este supuesto salto al futuro representará un costo adicional de $10 por unidad funcional aproximadamente. Es decir, unos $240 millones anuales menos para los ciudadanos de Buenos Aires», señalaron desde la Asociación.

Cruce de datos

La digitalización de las expensas también le permitirá al Gobierno local potenciar la lucha contra la evasión. Al igual que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el fisco porteño profundizó el seguimiento de los contribuyentes «evasores» a través del cruce de datos respecto de los gastos en agua, gas, luz y telefonía.

Se trata del régimen de información que pone la mira en los consumos públicos de las empresas porteñas. Al igual que sucede con el instrumento online nacional, la nueva obligación apunta a descubrir a las compañías que tienen cifras elevadas en servicios públicos y evaden el pago de los impuestos municipales.

«No resulta raro encontrar personas jurídicas con facturas en servicios públicos que exceden $1.000 mensuales y que no se encuentran inscriptas en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos», señaló a este medio una alta fuente de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP).

«La idea es ajustar el seguimiento y potenciar la detección de posibles evasores en los distintos tributos municipales», aseguró.

Fuente: http://www.iprofesional.com/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: