fbpx

Macri anunció que desde enero se hará cargo del subte

Desde el primer minuto de 2013, todo lo que pase en una estación de subte será responsabilidad de Mauricio Macri. El jefe de Gobierno se había resistido un año al traspaso que impulsó Cristina Kirchner pero, según anunció ayer en una inesperada conferencia de prensa, tuvo que rever su postura porque una auditoría le advirtió que con el actual servicioestá en riesgo la seguridad de los pasajeros.

Para algunos funcionarios de la administración PRO, la decisión se convierte es una posibilidad para demostrar gestión y una señal a la sociedad en medio del descontentosocial, pos cacerolazo. Para otros, es un riesgo: en un mes y medio , la Nación dejará de subsidiar la tarifa y difícilmente acepte cumplir su promesa de obras, como hasta ahora reclamó la Ciudad. Macri, que ya llevó el boleto de $ 1,10 a $ 2,50, deberá decidir si vuelve a aumentarlo o si mantiene la política de subsidios. En su entorno, anoche, j uraban que no habrá incremento próximamente.

“Hemos llegado a la conclusión con mi equipo de que si no nos hacemos cargo del subte, aunque sea en estas condiciones, lo que vendrá a futuro va a ser peor”, anunció Macri, rodeado de ministros y legisladores en el salón Blanco del Gobierno porteño. Tras los aplausos, dijo que la semana que viene enviaría a la Legislatura un proyecto para concretar la inciativa, aunque resaltó que el PRO no tiene mayoría y que van a necesitar el respaldo de la oposición.

Cuando llegaron las preguntas, Macri pareció salirse un poco del libreto que hasta unos minutos antes de enfrentar las cámaras había acordado con sus principales asesores.

“No nos quedaba otra que hacernos cargo” , soltó. Una manera sutil, o simplemente un lapsus, de confesar que hubiera preferido evitar el compromiso, al menos en estas condiciones. Es que, en medio de la pulseada política con la Casa Rosada, hay tres puntos no resueltos:tarifa, obras e inversiones.

Macri, quien asumió que la cuestión de la tarifa es “muy compleja”, fue duro con el kirchnerismo. “El subte funciona mal y está cada vez peor por la mala política del Gobierno nacional. Lejos de la tremenda tragedia de Once, de haber escuchado una autocrítica de la Presidenta, de reconocer que no se había invertido, continuamos con más de lo mismo y hay una paritaria que nadie atiende. No tienen intención de negociar.

Lo que viene va a ser peor” , se despachó.

Luego del acuerdo que hubo entre macristas y kirchneristas por aprobar juntos un paquete de leyes y de la facilitación del quórum del PRO en el Congreso para tratar el voto de los mayores de 16 años, cerca del conductor del PRO había cierta tendencia a negar que hubiera existido alguna negociación con la Nación con el subte y repetían que “esto no es un traspaso, porque no nos dan los recursos”. En ese sentido, hacían hincapié en algo que Macri también había remarcado: la Ciudad recurrirá a la Justicia para reclamar por los subsidios y por las inversiones.

Sólo en subsidios, la Rosada viene aportando $ 30 millones mensuales. Los más optimistas decían que, en un presupuesto de 39.969 mil millones, en las cuentas de la Ciudad no debería haber desequilibrio.

“Nosotros vamos a seguir pidiendo que el Estado nacional pague lo que corresponde. La Constitución establece que tienen que darnos los recursos por las obras que ellos prometieron y que no cumplieron”, sostuvo el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larrreta.

El anuncio se produjo de modo sorpresivo, aunque quienes siguen las encuestas en Bolívar 1 venían tomando nota de cierto cambio de humor para con su jefe. Los legisladores que presenciaron la puesta en escena se enteraron una hora antes. E n ese sentido, anoche crecía la bronca con el legislador Martín Ocampo, a quien sus compañeros acusaban de venir trabajando en silencio en el borrador.

Hasta la semana pasada, en el ámbito legislativo, el macrismo buscó un puente para que el traspaso fuera ordenado. Los diputados Cristian Ritondo y Fernando De Andreis conversaron del tema con el viceministro de Economía, Axel Kicillof y el titular de la ANSeS, Diego Bossio. Los macristas les dijeron que su jefe estaba en condiciones de hacerse cargo del subte pero que necesitaban que la Nación le firmara los avales para tomar créditos en el exterior. Kicillof y Bossio no dieron una respuesta contundente. O quizá sí, depende de cómo se mire: “Le vamos a preguntar a la jefa”.

Fuente: http://www.clarin.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: