fbpx

Sin la oposición presente, el kirchnerismo logró sancionar el voto a los 16 años

La Cámara de Diputados sancionó la reforma electoral que habilita el voto optativo a los jóvenes de 16 y 17 años.

El kirchnerismo apenas pudo mantener el quórum para sancionar la ley con 131 votos a favor, y solo dos en contra.

Los legisladores opositores decidieron retirarse del recinto luego de que, en medio del clima de tensión, el diputado oficialista Andrés Larroque hablara de «narcosocialismo», en referencia a los policías de la provincia de Santa Fe (gobernada por el socialismo), acusados de tener vínculos con el narcotráfico.

Con la nueva norma, que podrá aplicarse para los comicios legislativos del año próximo, quedará establecido en el primer artículo del Código Electoral que son electores nacionales «los argentinos nativos y por opción desde los 16 años y los argentinos naturalizados desde los 18 años».

Según estimaciones de la Cámara Nacional Electoral, serán incorporados al padrón casi un millón y medio de votantes.

La discusión, que tuvo un final inesperado, giró en torno a la disyuntiva de la obligatoriedad o la voluntad: mientras que el oficialismo defendió el voto optativo, muchos opositores se escudaron tras la Constitución Nacional, que establece el voto «universal, secreto y obligatorio», indicó Parlamentario.com.

El radicalismo había dado muestras de algunas diferencias en el seno del partido y, bajo el acuerdo de la libertad de acción, preveía votos tanto a favor como en contra. El bloque conducido por Ricardo Gil Lavedra pretendía extender el voto a los extranjeros nacionalizados a los 16 -no sólo a los argentinos nativos-, además de hacerlo obligatorio.

En tanto, el FAP optaba por abstenerse, con la excepción del bloque Unidad Popular, al mando de Claudio Lozano, que había presentado en 2009 un proyecto similar y apoyaba la iniciativa oficial. Pero tanto el juecismo como Libres del Sur, el socialismo y el Gen se encolumnaron tras la obligatoriedad del voto, agregó el mencionado portal.

El interbloque de centroizquierda había bajado al recinto con su propio dictamen, que proponía un cupo joven del 20% para las listas electorales, hasta los 35 años de edad.

Los rechazos más rotundos vinieron del Pro y el Frente Peronista. Por el peronismo disidente, la puntana Ivana Bianchi sostuvo que «votar a favor no es creer en los jóvenes, es utilizarlos como herramienta política». Los diputados macristas fueron los más reticentes a apoyar la iniciativa oficial. Pablo Tonelli insistió en la «inconstitucionalidad» de la propuesta.

La nueva ley

La flamante ley modificará más de seis leyes además del Código Electoral Nacional, con el fin de adaptar todo el sistema para permitir la inclusión de los nuevos electores.

Para estar en línea con el artículo 37 de la Constitución Nacional, el proyecto establece que el voto será obligatorio. Pero en la práctica será optativo, de manera tácita, ya que exime a los jóvenes de las sanciones previstas para quienes no concurran a votar. Así sucede con los mayores de 70 años.

En paralelo, la Ley de Ciudadanía establecerá que «los argentinos que hubiesen cumplido los 16 años gozan de todos los derechos políticos conforme a la Constitución y a las leyes de la República». Además, el trámite del DNI deberá adelantarse a los 14 años.

Se trata de la segunda reforma electoral del año: la primera, que tuvo lugar en mayo, eliminó el DNI en formato libreta e implementó en su lugar el formato de tarjeta, además de fijar sanciones para los no votantes.

Pero la ley sancionada este miércoles se inscribe en una tendencia mundial. En Latinoamérica, el voto joven ya rige en Brasil, Ecuador y Cuba. En Europa los casos son Austria y algunos distritos alemanes, noruegos y británicos, entre otros. Según fuentes oficiales, en Uruguay, Chile y en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) el debate ya está instalado.

 

Fuente: http://legales.iprofesional.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: