fbpx

Histórico: perpetua para tres ex marinos por la Masacre de Trelew

Tres ex marinos fueron condenados a cadena perpetua pena que deberán cumplir en una cárcel común y dos fueron absueltos tras conocerse el fallo del Trbunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia sobre la denominada Masacre de Trelew ocurrida el 22 de agosto de 1972. El tribunal ratificó que se trató de un delito de lesa humanidad.

El fallo se leyó hoy pasadas las 13 en el Centro Cultural José Hernández colmado de dirigentes y militantes de organizaciones políticas y de Derechos Humanos. También estuvieron presentes familiares de las víctimas.

Luis Sosa, Carlos Marandino y Emilio De Real fueron condenados a cadena perpetua al encontrarlos el tribunal culpables de homicidio con alevosía de 16 personas y tentativa de homicidio con alevosía en otros tres casos. La condena deberán cumplirla en una cárcel federal una vez que quede firme. El tribunal absolvió a Jorge Bautista del delito de encubrimiento y a Rubén Paccagnini como coautor. Bautista fue quien realizó los sumaros tras la masacre y Paccagnini era jefe de la Base Zar en el momento de los hechos. La justicia decidió también insistir en la extradición del ex teniente Roberto Bravo, actualmente en Estados Unidos y seguirá detenidamente la evolución de Horacio Mayorga quien no fue juzgado en esta etapa por razones de salud.

La masacre de Trelew ocurrió a madrugada del 22 de agosto de 1972 en los calabozos de la Base Zar cuando 19 militantes de organizaciones armadas fueron fusilados por personal de la marina. Sólo 3 sobrevivieron. Una semana antes se habían fugado de la Unidad Seis de Rawson pero fueron recapturados en el aeropuerto de Trelew y trasladados a la base. El gobierno del entonces presidente de facto Alejandro Lanusse dijo que se trató de otro intento de fuga. Pero los testimonios de los tres sobrevivientes y de otros testigos revelaron que se trató de un fusilamiento dentro de las celdas.

La causa fue archivada por la justicia militar. Pero a pedido de familiares de las víctimas la investigación se reabrió en 2006 y estuvo a cargo del juez federal de Rawson Hugo Sastre.

El Centro Cultural estuvo repleto a la hora de leerse el fallo. Y antes que comience la lectura hubo una discusión entre familiares de las víctimas y funcionarios del gobierno provincial entre los que se encontraba el gobernador Martín Buzzi. Fue porque los funcionarios ocuparon toda la primera fila. Alicia Bonet, esposa de uno de los fusilados, reclamó airadamente. «Esperamos 40 años este momento, merecemos estar en este lugar». Finalmente sólo Buzzi quedó en su lugar y el resto de los funcionarios debió acomodarse en las filas posteriores.

Fuente: http://www.clarin.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: