El Gobierno se reunió con Irán y hay malestar en la comunidad judía

Tal como había adelantado la Presidenta, finalmente el Gobierno se reunió con Irán en Nueva York, en el marco de la 67 sesión de la Asamblea de la ONU para tratar la causa que investiga el atentado a la sede de la AMIA en 1994. La propuesta de acercamiento de Teherán provocó una fuerte reacción de la comunidad judía.

El encuentro lo encabezaron el canciller argentino y su par iraní, Ali Akbar Salehi. Según la información oficial de Cancillería, acordaron -tal como había propuesto Teherán- continuar las negociaciones a través de los representantes legales de ambos ministerios en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, en octubre, «con el propósito de explorar un mecanismo legal que no esté en contradicción con los sistemas legales de Argentina e Irán», y también decidieron que este proceso «no se interrumpirá hasta encontrar una solución mutuamente acordada para todos los asuntos, entre ambos gobiernos, sobre el Caso AMIA».

El de esta tarde en Nueva York fue el encuentro de mayor nivel entre Argentina e Irán desde que la justicia argentina acusó a funcionarios del régimen de los ayatolas de ser autores intelectuales del atentado a la AMIA, que ocasionó 85 muertos.

Con distintos matices, la comunidad judía reaccionó ante la propuesta de diálogo presentada por Irán respecto a la investigación del atentado a la AMIA, ocurrido en 1994 y que tiene a siete funcionarios de ese país con pedido de captura internacional.

«No podemos creer que sea confiable esta propuesta de acercamiento. Irán es un país teocrático y negacionista», aseguró el titular de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Guillermo Borger, en declaraciones radiales.
Borger, al respecto, consideró «incoherente» que Irán quiera conversar con la Argentina mientras, en simultáneo, se niega a entregar a los siete funcionarios acusados por la Justicia como responsables del atentado. «Si ellos están seguros de su inocencia, ¿qué mejor que presentarse ante nuestra justicia?, se preguntó Borger. Irán niega haber participado del ataque.

Por su parte, Aldo Donzis, titular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), volvió a mostrarse «escéptico» acerca de un diálogo con Irán. «Cualquier encuentro debe ser para establecer las condiciones para avanzar en el proceso judicial», señaló.

Entre las funcionarios apuntados por la Justicia argentina se encuentran el actual ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi, acusado de ser uno de los autores intelectuales del ataque, y el ex presidente Alí Rafsanjani. La justicia pidió asimismo la detención de quien fuera jefe de seguridad exterior del grupo terrorista islámico Hezbollah en 1994, el libanés Imad Fayez Mough.

Fuente:  http://www.clarin.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: