La denuncia contra Moreno, a cargo de Oyarbide

La denuncia de una despachante de aduanas contra el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, por «abuso de autoridad, violencia y amenazas» recayó en el juzgado federal de Norberto Oyarbide, informaron hoy fuentes judiciales.

 De esta manera, Oyarbide suma un nuevo caso sensible para el Gobierno, ya que tiene entre sus manos las causas del presunto desvío de fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, de la «mafia de los medicamentos» y del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime.

 También investiga al titular de la CGT, Hugo Moyano, por posibles anomalías en su obra social, e instruye el expediente por las escuchas telefónicas en el que está procesado el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

 En el pasado reciente Oyarbide tuvo otras causas que tocaron a la Casa Rosada, como la de presunto enriquecimiento ilícito de Néstor y Cristina Kirchner, en la que sobreseyó al matrimonio presidencial.

 Los voceros judiciales dijeron que en la causa por la denuncia de la despachante Paula De Conto -que lleva el número 10.142/12- interviene el fiscal federal Patricio Evers.

 La mujer denunció a Moreno por presuntos maltrato y amenazas en una reunión en el despacho del funcionario con representantes de una empresa brasileña.

 De Conto dijo que recibió un llamado intimidante de Moreno y luego fue a la Secretaría de Comercio con otras dos mujeres empresarias, ocasión en la que, insistió, fue maltratada y amenazada.

 Relató además que hizo la denuncia inicial en la Fiscalía 4 que conduce Carlos Stornelli.

 La mujer reveló que en el llamado Moreno le «gritaba» y le comentó que «me llamaba porque yo trabajaba para una empresa fantasma. Es una empresa brasileña, muy grande en Brasil, que acá está instalada hace once años o doce. Yo soy despachante de Aduana de esa empresa».

 «Me gritaba que yo trabajaba para una empresa fantasma, que él no lo iba a tolerar. Que por eso yo no iba a poder trabajar más. Le dije que era una empresa inscripta en la Inspección General de Justicia, en la AFIP. Si fuera fantasma, una empresa no se va a inscribir como sociedad. Está inscripta en la AFIP como importador de teléfonos de línea», añadió.

 Y señaló que después fueron a las oficinas de Moreno, donde también, según su versión, fueron maltratadas las tres mujeres.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: