Compras en el exterior y adelanto de impuesto. Recientes resoluciones generales de AFIP

Autor: Vidal Quera, Gastón F.

Fecha: 14-sep-2012

Cita: MJ-DOC-5976-AR | MJD5976

Sumario:

I. El ‘adelanto’ de impuesto establecido por las resoluciones generales AFIP 3378/12 y 3379/12. II. Algunos interrogantes respecto al ‘adelanto’ de impuesto.

 

 

Doctrina:

Por Gastón F. Vidal Quera (*)

Desde hace un tiempo, en forma objetiva, se puede sostener que se han acentuado los controles sobre la adquisición de moneda extranjera tanto por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) como por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Adicionalmente se vislumbra también un intento de la AFIP por alcanzar con impuestos, aplicando mayor energía en la capacidad fiscalizadora, respecto de operaciones realizadas en el exterior por residentes argentinos.

 

En el presente, se efectuarán ciertas consideraciones respecto a recientes resoluciones generales de la AFIP vinculadas con el adelanto de impuesto para las operaciones de adquisición de bienes y/o prestaciones y locaciones de servicios efectuadas en el exterior, y que sean canceladas con tarjetas de crédito, compra o débito por parte de sujetos residentes para la legislación fiscal argentina.

 

I. EL ‘ADELANTO’ DE IMPUESTO ESTABLECIDO POR LAS RESOLUCIONES GENERALES AFIP 3378/12 Y 3379/12

 

El 31 de agosto de 2012 se publicó en el Boletín Oficial la Resolución General AFIP 3378/12 , que estableció una percepción que deben aplicar las entidades administradoras de tarjetas de crédito y/o compra sobre las adquisiciones de bienes, prestaciones y locaciones de servicios realizadas por residentes argentinos a los fines tributarios.

 

De acuerdo al primer considerando de la Resolución General, se explicita el motivo de tal régimen de percepción en el entendimiento de que «las operaciones de adquisición de bienes y/o prestaciones y locaciones de servicios efectuadas en el exterior por sujetos residentes en el país, constituyen un indicador efectivo de capacidad contributiva».

 

Cabe recordar que la denominada capacidad contributiva «denota una aptitud de las personas para pagar los tributos, es decir, posesión de riqueza en medida suficiente para hacer frente a la obligación fiscal […] No existe capacidad de concurrir a los gastos públicos si solo se tiene lo necesario para las exigencias individuales mínimas, ni cuando no se satisfaga el imperativo constitucional de posibilitar una vida digna» (1).

 

La resolución general comentada sedictó en uso de facultades previstas en el art. 22 de la Ley 11.683 (Procedimiento Tributario), en el art. 39 de la Ley de Impuesto a las Ganancias y en uso de facultades reglamentarias previstas en el art. 7 del Decreto 618/97 (2). Las denominadas facultades reglamentarias tienen como expreso límite el de no desconocer el espíritu de la ley (art. 99 inc. 2 de la Constitución Nacional).

 

En líneas generales, se crea un régimen de percepción aplicable tanto para el impuesto a las ganancias como sobre el impuesto sobre los bienes personales. El agente de percepción ha sido definido como «aquel que, por su profesión, oficio, actividad o función, está en situación tal que le permite recibir del contribuyente un monto tributario que posteriormente debe depositar a la orden del Fisco […] comúnmente, el agente de percepción le proporciona al contribuyente un servicio o le transfiere o suministra un bien (v. gr., un espectáculo cinematográfico, gas, energía eléctrica, etc.), recibiendo del contribuyente un monto dinerario al cual adiciona el importe tributario que luego debe ingresar al Fisco» (3). En el caso, deben actuar como agentes de percepción las entidades que efectúan los cobros de las liquidaciones a los usuarios de sistemas de tarjeta de crédito y/o de compra (Ley 25.065 ). La percepción, que tiene una alícuota del quince por ciento (15%), se aplicará sobre las operaciones de adquisición de bienes y/o prestaciones de servicios y locaciones de servicios efectuadas en el exterior por sujetos residentes en el país, que utilicen tarjetas de crédito y/o compra administradas en el país.

 

Son sujetos pasibles de sufrir las percepciones los sujetos residentes en el país (personas físicas o jurídicas, sucesiones indivisas y demás responsables) que resulten titulares de las tarjetas de crédito y/o de compra.La percepción deberá practicarse en la fecha de cobro del resumen y/o liquidación de la que se trate, resultando el importe de la percepción discriminada en el documento, como comprobante justificativo de la percepción sufrida.

 

Se contempla expresamente que la percepción será un pago a cuenta de los tributos que se detallan a continuación:

 

a) Sujetos adheridos al Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (monotributo): del impuesto sobre los bienes personales.

 

b) Demás sujetos: del impuesto a las ganancias.

 

Respecto al carácter de la percepción, se dispone que las mismas tengan el carácter de impuesto ingresado y serán computables en la declaración jurada del impuesto a las ganancias o, en su caso, del impuesto sobre los bienes personales, correspondientes al período fiscal en el cual les fueron practicadas.

 

Finalmente se contempla que cuando las percepciones generen saldo a favor, el mismo tendrá el carácter de ingreso directo y podrá ser aplicado para la cancelación de otras obligaciones impositivas conforme lo que dispone la Resolución General 1658/04 y modificatorias (4) o la que la sustituya en el futuro.

 

Por su parte, el 3 de septiembre de 2012, se publicó en el Boletín Oficial, la Resolución General AFIP 3379/12 mediante la cual se introducen modificaciones a la norma comentada, en particular, al incorporar en el régimen de percepción a las operaciones que sean canceladas mediante la utilización de las denominadas tarjetas de débito. La percepción deberá practicarse a la fecha de débito en la cuenta bancaria asociada a la misma y resultará comprobante justificativo suficiente de las percepciones sufridas el extracto o resumen bancario de la cuenta afectada al sistema de tarjeta de débito cuando detalle, en forma discriminada e individualizada por operación, las sumas percibidas.Otro punto relevante es que se incluyen en el régimen de percepción a las compras de bienes y/o prestaciones y locaciones de servicios efectuadas por residentes en el país a través de portales o sitios virtuales y/o cualquier otra modalidad por la cual las operaciones se perfeccionen mediante la utilización de Internet en moneda extranjera.

 

II. ALGUNOS INTERROGANTES RESPECTO AL ‘ADELANTO’ DE IMPUESTO

 

La percepción al actuar como pago a cuenta plantea algunos interrogantes, los que se esbozarán sin pretender agotar el tema.

 

En el caso de los monotributistas, se aplica como pago del impuesto sobre los bienes personales. Cabe recordar que el citado impuesto se aplica, en el caso de personas físicas domiciliadas en el país, sobre los bienes situados en el país y en el exterior cuyo valor en conjunto sea igual o superior a la suma de pesos trescientos cinco mil ($ 305.000) (5). Por un lado, no se aclara qué pasa en los casos en que sea un sujeto que no sea contribuyente del impuesto sobre los bienes personales, ¿se verá obligado a iniciar una acción de repetición para evitar tales percepciones? La medida tiende a inducir a la inscripción y el pago en el impuesto sobre los bienes personales, pero un consumo en el exterior (por caso, una compra de un libro o de ropa) no necesariamente pueden llevar a la convicción de ser contribuyente del tal impuesto.

 

En el caso de los empleados en relación de dependencia y autónomos, se deberían precisar algunas otras cuestiones.

 

Por un lado, en el caso de los empleados en relación de dependencia, la Resolución General 2437/08 y modificatorias, que enumera las deducciones que pueden ser computadas, no contempla la situación fáctica recientemente planteada.Por ende, serán un pago a cuenta que recién podrían computarse en el período fiscal 2013, pese a que mediante informaciones periodísticas el titular de la AFIP ha dicho que las percepciones se informarán mensualmente en línea, para que los empleadores las puedan tener en cuenta en el mes en que deben formular la percepción.

 

En el caso de los monotributistas, que abonan un importe fijo mensual según los parámetros de la categoría a la que pertenecen, no se ha indicado cómo podrá computarse la percepción del impuesto que les sea realizada por los consumos que realicen con tarjetas de crédito en el exterior. Adicionalmente los sujetos no inscriptos ni en el impuesto a las ganancias ni en el impuesto sobre los bienes personales, al sufrir tal percepción, se verán obligados a analizar si procede tal inscripción, o a realizar algún trámite frente a AFIP para que les sean devueltas o, en su caso, lograr que no les realicen tales percepciones. Sobre este punto, el 3 de septiembre de 2012 se publicó en el Boletín Oficial una fe de erratas por medio de la cual se dispuso: «Art. 9 – Los sujetos pasibles que no sean contribuyentes del impuesto a las ganancias o, en su caso, del impuesto sobre los bienes personales, podrán concurrir a las dependencias de la Dirección General Impositiva a los efectos de solicitar asistencia. Asimismo, la Mesa de Ayuda (mayuda@afip.gob.ar) y el “call center” (0800-999-2347) de este Organismo prestarán similar asistencia y soporte técnico».

 

En el caso de sujetos exentos de ambos tributos, aún no se ha resuelto normativamente la manera en que podrán quedar exceptuados de tal percepción o, en su caso, que se le proceda a devolver la misma.Adicionalmente en el caso de que se generen saldos a favor por las percepciones practicadas, si bien se contempla la posibilidad de que el sujeto las aplique para cancelar otras obligaciones impositivas futuras en los términos de la Resolución General 1658 , si no existieran tales saldos a compensar, no le quedaría otro camino al contribuyente que iniciar una demanda de repetición en los términos del art. 81 de la Ley 11.683.

 

En resumen, quedan varios interrogantes respecto a la aplicación de este nuevo régimen de percepción, que deberán ser resueltos normativamente por la AFIP dando certeza y seguridad jurídica en la relación Fisco-contribuyente.

 

———-

 

(1) “Derecho Constitucional Tributario”, Editorial LexisNexis, Rodolfo R. Spisso, 2007, pág. 352.

 

(2) «El Administrador Federal estará facultado para impartir normas generales obligatorias para los responsables y terceros, en las materias en que las leyes autorizan a la Administración Federal de Ingresos Públicos a reglamentar la situación de aquellos frente a la Administración. Las citadas normas entrarán en vigor desde la fecha de su publicación en el Boletín Oficial, salvo que ellas determinen una fecha posterior, y regirán mientras no sean modificadas por el propio Administrador Federal o por el Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos. En especial, podrá dictar normas obligatorias en relación a los siguientes puntos: […] 6. Creación, actuación y supresión de agentes de retención, percepción e información».

 

(3) “Curso de finanzas y derecho tributario”, Villegas, Héctor, 2005, pp. 338/339.

 

(4) Procedimiento. Solicitud de Compensación de Saldos de Impuesto.

 

(5) Arts. 17 y 21 inc. i de la Ley 23.966 (t. o. en 1997 y modifs.).

 

(*) Abogado, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, UBA. Carrera de Especialización en Derecho Tributario, Facultad de Derecho, UBA. Docente a cargo del curso de verano, curso de invierno y curso regular de Finanzas Públicas y Derecho Tributario, Facultad de Derecho, UBA. Docente en la carrera de posgrado de especialización en Procedimiento Tributario y Previsional, CPBA. Adjunto de Derecho tributario, Cátedra O’Donnell, UCES. Miembro del Departamento Contencioso Administrativo Fiscal y Aduanero del Estudio Lisicki, Litvin y Asociados. Matriculado en el Colegio Público de Abogados de Capital Federal, el Colegio de Abogados de San Isidro y la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín. Miembro de la Asociación Argentina de Estudios Fiscales. Ha escrito artículos sobre temas tributarios y constitucionales para publicaciones jurídicas. Coautor de Régimen tributario argentino, LexisNexis.

  1. En el caso de un contribuyente jubilado, que solamente aporta impuesto a las ganancias y ahorro durante cinco años en pesos una suma que le permita cumplir con un anhelo (visitar la region de españa donde nacio). que debo hacer para poder adquirir los los euros y como me retribuirán el impuesto dado que mi aporte por ganancias no es considerable. sanchez fernandez juan 20934373104

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s