Señoría, dibuje una familia

La posición parece irreductible, el resultado es abrumadoramente parcial. La encuesta que realizó Diario Judicial acerca de la posibilidad de que los jueces reciban exámenes periódicos que evalúen su salud mental y psicológica mostró cifras concretas: el 86.7% de los lectores opinó que esas evaluaciones debían ser realizadas, a la vez que el restante 13.3% opinó que no era una medida factible de ser llevada a cabo.

En este sentido, cabe recordar que la discusión volvió a suscitarse recientemente en torno a un proyecto del consejero de la Magistratura, Hernán Ordiales. En la iniciativa propone crear un cuerpo auxiliar para realizar los exámenes psicotécnicos en los concursos judiciales. La medida surgió a raíz de la “falta de seriedad” que poseen los actuales controles realizados en este sentido por el área de Medicina Preventiva y Laboral.

Pero este proyecto no propone exámenes periódicos como sí lo había hecho el del ex diputado Alejandro Rossi (FpV), hermano de Agustín, quien había llevado a Comisión una idea que buscaba establecer un examen de conocimientos cada cuatro años.

Al respecto, quien entonces era presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, Ricardo Recondo, opinó que el ex legislador desconocía la Constitución Nacional, donde se especifica que los magistrados pueden permanecer en su cargo mientras dure su buena conducta.

Asimismo, destacó que esta medida responde a un sistema utilizado a nivel mundial que tiene que ver con una herramienta para poder afrontar la presión de los gobiernos. Es decir, una posición vitalicia hace que se pueda mantener la independencia judicial.

Pero retomando la iniciativa de Ordiales, cabe recordar una de sus apreciaciones en torno a esta cuestión. Un ejemplo de los diagnósticos y su valor con el caso concreto de un postulante: “Su discurso está marcado por la omnipotencia”, habían determinado los profesionales. Por eso, el consejero aseveró que “los estudios no han servido para nada, en los últimos diez años no han servido”, por lo que, “son poco satisfactorios”.

Su propuesta fue “formar un cuerpo propio de superintendencia para pedirles qué perfil de juez queremos”, es decir, “un cuerpo médico que dependa del Consejo de la Magistratura”.

Asimismo, Diario Judicial dialogó con magistrados al respecto de estas cuestiones y sobre la pregunta que provocó una gran parcialidad sobre la posibilidad de que los magistrados tengan exámenes de salud mental periódicos.

Rafael Gutiérrez, presidente de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia del país (JUFEJUS), dijo no estar de acuerdo con este posicionamiento. “Si hay alguna duda acerca de si un juez está en sus cabales o no para desarrollar su función en la magistratura existen mecanismos institucionales para determinar estas cuestiones, y considero que deben ser respetados tal y como están establecidos”.

Gutiérrez agregó que “se pueden llevar a cabo diferentes acciones, un jury por incapacidad o lo que fuere, pero de otra forma, un examen periódico de salud mental se presta a un manoseo. No hay que seguir buscando canales para llevar a cabo acciones de este tipo, si la conducta de un juez es atípica, manifiestamente patológica, existen formas de removerlo de su posición. Esto sería agregar más trámites sin sentido”.

Por su parte, el titular de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN), Luis Cabral, consignó que “tal como está establecido en la actualidad el examen psicológico previo a la asunción de funciones es una medida más que correcta. Realizar otro durante el ejercicio me parece una actitud sumamente inconveniente en tanto y en cuanto no haya una motivación aparte de la periodicidad”.

También puntualizó que “sí puede disponerse a raíz de presentaciones de alguien en particular, o por sumarios, pero como práctica general no me parece algo que debería ser instaurado o traído a colación en la actualidad. Creo que de esta forma se estarían denegando las condiciones de funcionamiento de los jueces a profesionales de otro orden”.

En el mismo orden de ideas, Federico Domínguez, presidente de la Cámara de Casación de La Plata afirmó que no estaba de acuerdo con una idea de ese tipo y, además, realizó una consulta a algunos de sus colegas europeos y de latinoamérica con respecto a si la situación se daba en alguno de estos territorios. La respuesta fue negativa.

«En Francia, que es el país que más restricciones tiene para con la labor de la Magistratura, no se usa ningún tipo de examen de este tipo, solo el previo a la asunción de las funciones, como el que utilizamos en nuestro país. Los poderes judiciales de la continente europeo tampoco, así como no sucede en Estados Unidos o Perú, donde realicé las consultas.»

 

Fuente: http://www.diariojudicial.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: