El suicidio del cadete que cursaba en el Liceo, evidencia la falta de diligencia de las autoridades a fin de garantizar la seguridad.

Partes: N. R. I. y otro c/ Estado Nacional Ministerio de Defensa s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal   Sala/Juzgado: I

Fecha: 28-jun-2012

Cita: MJ-JU-M-73835-AR | MJJ73835 | MJJ73835

Indemnización a favor de los padres del cadete que se suicidara mientras se encontraba cursando su tercer año de estudio en el Liceo Militar, pues no se ha comprobado que las autoridades hubieran adoptado diligencia alguna a fin de garantizar la seguridad y bienestar del jóven durante su internación.

Sumario:

1.-Se confirma la sentencia de primera instancia en cuanto admitió la acción resarcitoria promovida por los padres del cadete que, mientras se encontraba cursando en el Liceo Militar, se suicidó, pues no existen elementos que indiquen que, frente a las circunstancias de conflicto conocidas, las autoridades hubieran adoptado medida o diligencia alguna a fin de garantizar la seguridad y bienestar del joven durante su internación, con lo cual se encuentra verificada la responsabilidad objetiva por falta o defecto en la prestación del servicio, debiendo a su vez elevar la suma establecida para resarcir la eventualidad de la ayuda futura a los padres, en tanto la misma resulta exigua.

2.-Corresponde desestimar la defensa de prescripción en tanto la obligación de seguridad, fundamento de la pretensión, se sustenta en el vínculo contractual entre el alumno, los progenitores y el instituto, por lo que el plazo decenal para ejercer la acción no había fenecido al tiempo de la promoción de la demanda.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 28 días del mes de junio de 2012, reunidos en Acuerdo los jueces de la Sala I de esta Cámara para dictar sentencia en los autos mencionados, y de conformidad con el orden del sorteo efectuado, el Juez Francisco de las Carreras, dijo:

 

1.- La sentencia de primera instancia, a fs. 190/195, con fundamento en el incumplimiento del deber de seguridad del establecimiento educativo, admitió la acción resarcitoria promovida por R. I. N. y H. M. R. por los daños y perjuicios por la muerte del hijo de ambos, Carlos Manuel Rivas, de 15 años, el 24 de septiembre de 1991, en el Liceo Militar Manuel Belgrano, donde cursaba el tercer año.

 

En fallo divido, a fs. 233/245, la Sala II de este tribunal dejó sin efecto este pronunciamiento, argumentando que el suicidio del cadete resultó un hecho imprevisible para las autoridades.

 

La Corte Suprema en su intervención descalificó esa sentencia sobre la base de considerar que se había incurrido en defectos de fundamentación, en tanto se sustentó sólo en presunciones sobre la conducta del menor, y haber omitido ponderar la conducta que correspondía adoptar a la demandada como encargada de velar el fiel cumplimiento de los derechos constitucionales que amparan la vida y la salud de los niños, quienes «… no fueron diligentes en tomar las medidas adecuadas para garantizar su seguridad y bienestar físico y emocional…» (fs. 361/362, Considerando 4º, in fine).

 

2.- En primer lugar se impone desestimar la defensa de prescripción en tanto la obligación de seguridad, fundamento de la pretensión, se sustenta en el vínculo contractual entre el alumno, los progenitores y el instituto (art. 499 , 1137 , 1197 y 1198 del C.C.), por lo que el plazo decenal para ejercer la acción no había fenecido al tiempo de la promoción de la demanda (art.4023 del C.C.).

 

3.- Entrando al fondo del asunto, cabe advertir que con los antecedentes expuestos se debe concluir que en la inteligencia de la Corte Suprema la correcta valuación de la prueba hubiera conducido a hacer lugar a la demanda, puesto que no existen elementos que indiquen que, frente a las circunstancias de conflicto conocidas, las autoridades hubieran adoptado medida o diligencia alguna a fin de garantizar la seguridad y bienestar del joven Rivas durante su internación en el Liceo Militar, con lo cual se encuentra verificada la responsabilidad objetiva por falta o defecto en la prestación del servicio (art. 1112 del Código Civil y Fallos: 306:2030 y 331:1690 , entre otros).

 

4.- En cuanto a los agravios comunes por el monto del resarcimiento material, tengo para mi que no se encuentra demostrada la existencia de un vínculo directo entre las pérdidas patrimoniales que aduce el Sr. Rivas y el doloroso episodio de marras, de tal modo de hacer caer dentro de la responsabilidad endilgada los alcances de su reparación.

 

Aun así advierto que la suma establecida por la sentencia de primera instancia para resarcir la eventualidad de la ayuda futura a los padres resulta exigua en atención a las condiciones subjetivas del menor y de los demandantes, por lo que propicio su elevación a la suma actual de $ 70.000 para cada uno.

 

5.- Respecto del agravio vinculado con el daño moral tengo para mi que, también, la indemnización es algo parca atendiendo especialmente a las circunstancias trágicas del hecho, pero toda vez que ha sido apelada solamente por la demandada, por alta y con casi nula fundamentación (fs. 214/216), propicio no innovar en este rubro (art 271 del CPCC).

 

Voto pues por confirmar la sentencia en cuanto al fondo y modificarla parcialmente respecto del resarcimiento material, con costas (art. 68 del código procesal).

 

Los jueces María Susana Najurieta y Martín Diego Farrell adhieren al voto que antecede.

 

En mérito de lo deliberado, y de las conclusiones del Acuerdo precedente, el Tribunal RESUELVE: confirmar la sentencia en cuanto al fondo y modificarla parcialmente respecto del resarcimiento material, con costas.

 

Pasen los autos a resolver la materia de honorarios.

 

Regístrese y notifíquese.

 

Francisco de las Carreras.

 

María Susana Najurieta.

 

Martín Diego Farrell.

  1. Buenas noches! No hay más información sobre el caso?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: