fbpx

Para no ser pobre, una familia tipo necesita $ 6.322 por mes

Para el INDEC una familia tipo puede alimentarse, vestirse, pagar los gastos de vivienda, de educación, de transporte y de salud con $ 1.528 mensuales.

En cambio, si el valor de la canasta básica alimentaria cuadruplica a la del INDEC, como asegura la carrera de nutrición de la UBA y UNLP, se desprende que el costo de la canasta familiar, que marca el umbral de pobreza, debería ascender a $ 6.322 mensuales.

Se estima que una familia tipo destina el 45% de sus ingresos a comprar los alimentos básicos. Y el resto a cubrir los demás gastos.

Con estas cifras universitarias se alteran drásticamente las mediciones de indigencia, que se basan en el valor de la canasta alimentaria. Y los de pobreza, que toman en cuenta el valor total de la canasta básica.

Así, en lugar del 1,7% de la población en situación de indigencia (680.000 personas), como asegura el INDEC para la segunda mitad de 2011, tendrían más validez las mediciones alternativas que ubican la indigencia en el 6% de la población (2.400.000 personas).

Lo mismo pasa con la pobreza. Para el INDEC, el 6,5% de la población es pobre (2.600.000 personas) Y con las mediciones alternativas ronda el 20% (8.000.000 personas). Una diferencia de en más o en menos de 5,4 millones de pobres.

Pero estos números impactan también de lleno en la discusión salarial. Muchos sindicatos, como es el caso de aceiteros, asegura en base a estudios de la Universidad Nacional de Rosario que, a comienzos de año, el costo familiar era de $ 6.315 mensuales. Y sobre esa base hizo el reclamo salarial y obtuvo ese valor en la paritaria. En cambio, buena parte de los gremios tienen sueldos básicos que rondan entre los $ 4.000 y $ 5.000 mensuales.

Ahora, estos estudios de Universidades Nacionales también impactan en la discusión del nuevo salario mínimo, vital y móvil que debería regir a partir de septiembre. Hoy el salario mínimo es de $ 2.300 brutos que, con los descuentos y sumados el salario familiar (2 hijos), arrojaría unos $ 2.450.

Así las cosas, el actual salario mínimo no cubre siquiera los $ 2.861 de la canasta alimentaria universitaria. Y por ley el salario mínimo “debe asegurarle al trabajador la satisfacción de sus necesidades básicas, esto es alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y cobertura previsional”.

En otras palabras, el salario mínimo debe cubrir el costo total y hoy no alcanza a cubrir siquiera el gasto en alimentos.

Fuente: http://www.ieco.clarin.com

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: