Citan testigos para establecer quién es el dueño de Ciccone:

El juez federal Ariel Lijo llamó a dos “prestanombres”, a un empresario y a un contador.

El juez federal Ariel Lijo citó como testigos para después de la feria judicial de invierno a cuatro personas clave para intentar desentrañar el entramado oculto de la ex Ciccone Calcográfica, dijeron fuentes judiciales. Es en el marco de la causa en la que se investiga al vicepresidente Amado Boudou y allegados a él por la presunta comisión de delitos.

Uno de los testigos es el jubilado que aparece como apoderado del fondo de inversión holandés Tierras International Investments, dueño de The Old Fund, la empresa que sacó a Ciccone de la quiebra y a la que ahora controla bajo la denominación social de Compañía de Valores Sudamericana (CVS).

El jubilado se llama Carlos “Piluso” Schneider , tiene 75 años, vive en Longchamps y dijo a la prensa que “prestó” su nombre a cambio de 200 pesos.

Otro de los testigos convocados por Lijo es -en una situación similar a la de Schneider-, el tucumano Alejandro Antonio Martí, cuyo domicilio aparece en la constitución en la Argentina de la firma Agroibérica de Inversiones. Eso fue en 2008, un año después que la firma se constituyera originalmente en Madrid, la misma ciudad en la que trabajó el presunto “testaferro” de Boudou, el abogado Alejandro Vandenbroele, presidente de The Old Fund y de CVS. Martí tiene 65 años y su esposa, María Laura, cuando fue consultada por la prensa, negó cualquier vinculación suya con la firma.

Agroibérica fue creada por Vandenbroele y otro abogado, Fabián Carosso Donatiello, quien aún reside y trabaja en Madrid pese a que figura como inquilino de un departamento de Boudou en Puerto Madero allanado por la Justicia. Allí se encontraron pruebas que vinculan a Vandenbroele –quien habría vivido en esa propiedad- con el vicepresidente, quien niega conocerlo.

El tercer testigo que será escuchado en tres semanas es el empresario Eduardo Alberto Razzetti, primer presidente y director titular de The Old Fund, de 2008 a 2009, cuando cedió ese lugar a Vandenbroele, según consta en el Boletín Oficial. Razzetti también figura en la denuncia contra Boudou por enriquecimiento ilícito, a la que se anexó la primigenia por el caso Ciccone, por presunto tráfico de influencias y lavado de dinero.

El cuarto y último testigo citado por el juez es el contador Martín Stolkiner, del estudio que tiene a su cargo la sindicatura del concurso de acreedores de la ex Ciccone, todavía abierto en la Justicia y con mucho movimiento en los últimos meses. La sindicatura había pedido acceder a los libros societarios de los nuevos dueños de Ciccone. Por orden del juez Javier Cosentino, la requisitoria se redujo. Y al contestar CVS se supo que The Old Fund, cuyos reales dueños no se conocen, puso casi 50 millones de pesos en Ciccone.

Estos testigos pasarán por el juzgado en la primera semana de actividad que tendrán los tribunales tras la feria judicial de invierno, que comienza el próximo lunes y se extiende dos semanas.

Fuente:  http://www.clarin.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s