El amor en los tiempos de cólera.

La Justicia sentenció la improcedencia de una demanda por daño moral entablada por un cónyuge, ya que si bien demostró entre sus argumentos el adulterio y abandono voluntario y malicioso de su pareja, todo sucedió luego de la separación de hecho.

«Si bien el fallo plenario dictado por esta Cámara Civil el 20 de septiembre de 1994 en autos «G., G. G. c/ B. de G., S.A.», sentó la doctrina que, en nuestro derecho positivo, es susceptible la reparación del daño moral ocasionado por el cónyuge culpable, como consecuencia de los hechos constitutivos de las causales de divorcio, su procedencia no es automática, sino que conforme se lo señaló en el voto de la mayoría, debe quedar supeditado a las peculiaridades de cada caso.»

Así estimaron los jueces de la Sala A de la Cámara Civil que debían tratar el caso que se presentó en los autos «I., R. I. c/R., C. M. s/Daño Moral». Es que el cónyuge inocente reclamaba una reparación por daño moral contra su ex pareja por adulterio y abandono voluntario y malicioso.

 


Solicite una clave de cortesía haciendo click Aquí,  para poder acceder al texto completo del fallo: I. R. I. c/ R. C. M. s/ daño moral


FUENTE: diariojudicial.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: