¿Que es la injuria y que efectos opera en el trabajador y en el empleador?

La injuria es todo acto u omisión de una de las partes del contrato que afecta o lesiona intereses legítimos de la otra para fundamentar la ruptura de la relación que reviste especial gravedad de una situación determinada.

En la práctica laboral, es común que todo trabajador o empleador se sienta injuriado por el mero incumplimiento de sus obligaciones u omite hacerlo, originando perjuicios de importancia a una de las partes llevando a la ruptura de la relación laboral y haciendo imposible su prosecución.

En toda injuria se supone una conducta o comportamiento ilícito y objetivamente grave haciendo imposible que el sujeto injuriado pueda continuar con el vínculo laboral que mantenían ambas partes en el contrato (trabajador y empleador).

La injuria en materia laboral siempre esta vinculado con el poder disciplinario que ejerce el empleador y si bien posee el mismo facultades para sancionar puede corregir las conductas cometidas por el trabajador durante la relación laboral: ej: en el caso de un trabajador que ha sido infiel en la ejecución de sus funciones dentro de una empresa utilizando sin autorización el correo electrónico del establecimiento para fines personales sin autorización de su empleador.

En el ejemplo citado, la sanción es meramente punitiva y provoca el despido con causa o justificado por parte del empleador.

En el caso del trabajador injuriado, el típico caso es si sufrió un accidente en el lugar de su trabajo, ha recibido una licencia médica prolongada y luego de su alta, deciden negarle tareas o bien no le permiten la entrada a su lugar de trabajo, ello constituye una conducta o comportamiento que lesiona la buena fe del trabajador.

Debe tenerse en cuenta que la valoración de la injuria en materia laboral debe ser merituada por los jueces de manera prudcencial teniendo en cuenta las modalidades de la relación laboral. Algunas de estas reglas son las siguientes:

a-La injuria puede ser de orden económico o moral.

b-La injuria no requiere dolo ya que no interesa la intención del sujeto, sino que se pruebe el incumplimiento que lesiona el interés legítimo de la otra parte.

c-La injuria debe ser invocada por el afectado ya que tendrá la facultad de denunciarlo a raíz de la ruptura del vínculo laboral entre las partes.

d-La sanción debe ser proporcionada a la falta cometida por una de las partes.

e-La injuria debe ser valorizada en función del principio de la buena fe ya que el hecho de despedir o darse por despedido se transforma en abusivo.

f-El despido debe ser declarado posteriormente a la injuria, siendo el lapso de tiempo entre ambos debe ser suficientemente breve para excluir la hipótesis que la falta ha sido consentida.

Consulta a cargo de la Dra. Andrea F. Mc. Donald

Contacto: andrea_mac67@hotmail.com

  1. Guillermo Oros Cabrera 2 junio 2018 en 1:42 PM

    El criterio de despedir posterior a la declaración de injuria no es el correcto ya que se sanciona la actitud del trabajador en sede laboral, la injuria tramitada en sede distinta constituye un hecho paralelo que no puede confundirse con la sanción laboral, pensar que primero debo resolver la injuria y luego la conducta de trabajador, mella el principio de independencia de las disciplinas del derecho, limitando la actividad de la patronal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s