fbpx

#Fallos CSJN: Se supera el límite legal si los días sábados la jornada se extiende por 12 horas, aún cuando no se superen las 48 horas semanales, pues existen dos límites de jornada, uno diario y otro semanal

Partes: Cardone Lorena de los Ángeles c/ Be Enterprises S.A. s/ despido

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Sala / Juzgado / Circunscripción / Nominación:

Fecha: 1 de noviembre de 2022

Colección: Fallos

Cita: MJ-JU-M-139019-AR|MJJ139019|MJJ139019

Existiendo dos límites de jornada, uno diario y otro semanal, es arbitraria la sentencia en cuanto dispuso que la jornada laboral se encontraba dentro de los límites legales por no superar las 48 horas semanales si está acreditado que el trabajador cumplió una jornada de 12 horas diarias los sábados durante toda la relación laboral.

Sumario:
1.-Es arbitraria la sentencia que dispuso que la jornada del reclamante se encontraba dentro de los límites legales por no superar las 48 horas semanales si está acreditado que el trabajador cumplió una jornada de 12 horas diarias los sábados durante toda la relación laboral, pues se apartó de la solución prevista en la norma – la Ley 11.544 y su dec. reglamentario 16.115/1933 – que dispone que de configurarse la distribución desigual de horas de trabajo, el exceso de tiempo de trabajo no puede ser superior a una hora diaria y las tareas del sábado deben terminarse a las 13 h (Del Dictamen del procurador al que la Corte remite).

2.-Es inaplicable el fallo plenario ‘D’aloi’ (CNAT número 226, del 25 de junio de 1981) al reclamo del actor por el pago de horas extras semanales si está acreditado que el trabajador cumplió una jornada de 12 horas diarias los sábados durante toda la relación laboral, pues en el plenario se analizó la forma de pago de una jornada que no superaba los límites legales y en este caso no se encuentra controvertido que la actora prestaba tareas por 12 horas, los días sábado, los cual constituye un exceso del límite diario previsto en la Ley 11.544 y su decreto reglamentario. (Del Dictamen del procurador al que la Corte remite).

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

3.- De la normativa nacional aplicable se desprende en forma clara y precisa que existen dos límites de jornada, uno diario y otro semanal, independientes y autónomos entre sí y a su vez, la norma reglamentaria prevé que en caso de distribución desigual de horas, modalidad en la que se desempeñaba la recurrente, el límite diario de jornada es de 9 horas y no se encuentra condicionado por el límite semanal; por lo que la cámara, en cuanto concluyó que la jornada de la actora se encontraba dentro de los límites legales por no superar las 48 horas semanales, se apartó de la solución prevista en la norma e incurrió en el absurdo de eliminar en forma tácita el límite diario, con las graves consecuencias que ello podría provocar en la economía y salud de los trabajadores. (Del Dictamen del procurador al que la Corte remite).

Fallo:
Procuración General de la Nación

-I-

La Sala IX de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (CNAT) modificó la sentencia de primera instancia y, en consecuencia, elevó el capital de condena por indemnizaciones y multas derivadas del despido (fs. 166 del expediente digital al que me referiré en adelante salvo aclaración en contrario).

En lo que es motivo de agravio, confirmó el rechazo del planteo por horas extraordinarias. Consideró que, si bien quedó demostrado que la actora cumplía una jornada diaria de 7 horas de lunes a viernes y 12 horas los días sábados, no devengó horas extraordinarias ya que no superaba el límite semanal de 48 horas previsto en la ley 11.544 y su decreto reglamentario. Fundó esa postura en el precedente de la propia cámara sentado en el fallo plenario 226, «D´aloi».

-II-

Contra esa decisión, la actora interpuso recurso extraordinario federal (fs. 167/178) que fue contestado (fs. 180/185) y denegado (fs. 190), lo que dio origen a la presente queja (escrito presentado el 3 de agosto de 2020 en el expediente digital de recurso de hecho).

Se agravia con base en la doctrina de la arbitrariedad pues sostiene que la sentencia en crisis no aplicó el derecho vigente a las circunstancias comprobadas de la causa y carece de la debida fundamentación exigible a las decisiones judiciales (arts. 14 bis, 17 y 18, Constitución Nacional).

Resalta que la cámara tuvo por acreditada la jornada denunciada en la demanda, de 7 horas diarias de lunes a viernes y 12 horas los sábados. Señala que, si bien esa jornada de 47 horas no supera el límite semanal, excedía los sábados el límite diario de 9 horas estipulado en la ley 11.544 y su decreto reglamentario.Sobre esa base, arguye que se encuentra acreditado en autos que la actora devengó 3 horas extraordinarias semanales, los días sábado, durante toda la relación laboral.

Destaca que la redacción de la norma es clara en cuanto establece que la jornada realizada por sobre la novena hora debe ser considerada extraordinaria. Cita jurisprudencia en apoyo de su postura.

Agrega que el fallo plenario citado por la cámara no trató la cuestión debatida en autos por lo que la sentencia en crisis carece de fundamento.

En ese sentido, afirma que en el debate plenario número 226 CNAT la discusión se centró en la forma en que debían pagarse las horas realizadas en exceso de la jornada convencional y dentro del límite legal, pero no en el límite diario de jornada.

Sobre esa base, sostiene que la interpretación realizada por el a quo de la norma de derecho común es absurda, infundada e implica la eliminación del límite diario de jornada. Arguye que ello vulnera su derecho de propiedad y las garantías constitucionales de defensa y debido proceso adjetivo.

-III-

Si bien los agravios que cuestionan el límite de jornada diaria remiten al estudio de extremos fácticos y de derecho común ajenos, como regla y por su naturaleza, al remedio del artículo 14 de la ley 48, cabe hacer excepción a ese principio cuando, como aquí ocurre, la sentencia no ha dado un tratamiento adecuado a la controversia de acuerdo con los planteos de las partes y se apartó de la solución legal prevista para el caso, con serio menoscabo de las garantías constitucionales que se esgrimen vulneradas (Fallos: 323:2864 , «Chavanne»; 325:2817 , «Carballo»; 327:5438 , «Helgero»; 330:372 , «Farini Duggan»; 343:947 , «Ocampo», entre otros; dictamen de la Procuración General del 12 de noviembre de 2019 emitido en el caso CSJ 1826/2017/RH1, «Corvalán, José Darío c/ Intercordoba SA s/ ordinario – art.212 LCT»).

En tal sentido, la Corte tiene reiterado que la primera fuente de interpretación de las leyes es su letra y que, cuando ésta no exige un esfuerzo para determinar su sentido, debe ser aplicada directamente, con prescindencia de consideraciones que excedan las circunstancias del caso contempladas por la regla ya que de otro modo podría arribarse a una interpretación que, sin declarar la inconstitucionalidad de la disposición legal, equivalga a prescindir de ella (Fallos: 320:61 , «Piñeiro»; 323:1625 , «Arcuri»; 341:1443 , «Martínez»).

En el sublite, arriba firme a la instancia que el régimen de jornada aplicable es el previsto en la Ley 20.744 de Contrato de Trabajo (LCT) y que la actora prestaba tareas durante 7 horas diarias de lunes a viernes y 12 horas los días sábado.

El artículo 196 de la LCT establece que «la extensión de la jornada de trabajo es uniforme para toda la Nación y regirá por la ley 11.544, con exclusión de toda disposición provincial en contrario, salvo en los aspectos que en el presente título se modifiquen o aclaren».

Por su parte, el artículo 1 de la ley 11.544 estipula que «La duración del trabajo no podrá exceder de ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas, aunque no persigan fines de lucro». A su vez, el artículo 1, inciso b, del decreto 16.115/1933, reglamentario de esa norma, prevé como modalidad «La distribución desigual de horas, entre los días laborables de las cuarenta y ocho horas de trabajo de la semana, cuando la duración del trabajo de uno o varios días sea inferior a ocho horas». De configurarse esa modalidad, la reglamentación consagra que el exceso de tiempo no podrá ser superior a una hora diaria y las tareas del sábado deberán terminarse a las trece horas.

De la normativa nacional aplicable se desprende en forma clara y precisa queexisten dos límites de jornada, uno diario y otro semanal, independientes y autónomos entre sí. A su vez, la norma reglamentaria prevé que en caso de distribución desigual de horas, modalidad en la que se desempeñaba la recurrente, el límite diario de jornada es de 9 horas y no se encuentra condicionado por el límite semanal.

En ese marco, estimo que la interpretación de la cámara, en cuanto concluyó que la jornada de la actora se encontraba dentro de los límites legales por no superar las 48 horas semanales, se apartó de la solución prevista en la norma e incurrió en el absurdo de eliminar en forma tácita el límite diario, con las graves consecuencias que ello podría provocar en la economía y salud de los trabajadores. Ello así pues, como señalé, no se encuentra cuestionado en la instancia que la recurrente cumplió una jornada de 12 horas los días sábados durante toda la relación laboral, en claro exceso del límite de jornada diario.

Para más, corresponde señalar que el fallo en pleno de la CNAT número 226, del 25 de junio de 1981, analizó si correspondía abonar como extraordinarias las horas realizadas en exceso de la jornada convenida por las partes pero dentro del límite legal. Allí, el Procurador General del Trabajo y la mayoría de los camaristas resaltaron que la ley 11.544, al fijar un límite máximo a la jornada de trabajo, tuvo principalmente en miras la integridad física o psíquica del trabajador dependiente y el equilibrio entre la oferta y demanda de trabajo. A su vez, estimaron que la finalidad del legislador al fijar un recargo para las labores realizadas más allá del tope legal, ha sido la de no fomentar o incluso desalentar la realización de jornadas más allá de ciertos parámetros, superados los cuales la tarea repercute no sólo sobre la salud física del trabajador sino también sobre su vida de relación.Señalaron que el orden público laboral lo constituyen los límites de jornada consagrados en la norma, sin distinción entre el diario y el semanal. Concluyeron, por mayoría, que el trabajo realizado por sobre la jornada pactada entre empleador y trabajador, pero que no excede los límites legales, debe pagarse sin el recargo previsto en el artículo 201 de la LCT.

Sobre esa base, considero que la cuestión debatida en el plenario no tiene vinculación ni otorga una solución al caso de autos. En efecto, allí se analizó la forma de pago de una jornada que no superaba los límites legales y aquí no se encuentra controvertido que la actora prestaba tareas por 12 horas, los días sábado, los cual constituye un exceso del límite diario previsto en la ley 11.544 y su decreto reglamentario. En consecuencia, el argumento del a quo que afirmó que la cuestión debatida en autos encontraba respuesta en ese precedente resulta infundado.

Por todo ello, corresponde descalificar la decisión recurrida con base en la doctrina sobre arbitrariedad de sentencias por apartarse de la solución legal y, en consecuencia, no constituir una derivación razonada del derecho vigente con arreglo a las circunstancias probadas de la causa, quedando demostrada la relación directa entre lo debatido y las garantías constitucionales de defensa en juicio y propiedad que se esgrimen vulneradas (Fallos: 323:3664 , «Portela»; 325:2817, cit.; 342:1426 , «Payalap», entre otros).

-IV-

Por ello, opino que corresponde admitir la queja, declarar procedente el recurso extraordinario, dejar sin efecto la sentencia apelada y devolver los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo a lo expuesto.

Buenos Aires, 26 de agosto de 2021.

ABRAMOVICH COSARIN

Victor Ernesto

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Buenos Aires, 1 de Noviembre de 2022

Vistos los autos: «Recurso de hecho deducido por la actora en la causa Cardone, Lorena de los Ángeles c/ Be Enterprises S.A. s/ despido», para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

Que las cuestiones traídas a conocimiento de esta Corte encuentran adecuada respuesta en el dictamen del señor Procurador Fiscal, a cuyos fundamentos y conclusiones corresponde remitir, en lo pertinente, por razones de brevedad.

Por ello, de conformidad con lo dictaminado, se hace lugar a la queja, se declara procedente el recurso extraordinario y se deja sin efecto la sentencia recurrida, con costas. Remítase la queja con el expedi ente principal a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo al presente. Notifíquese y, oportunamente, devuélvase.

Firmado Digitalmente por ROSATTI Horacio Daniel

Firmado Digitalmente por ROSENKRANTZ Carlos Fernando

Firmado Digitalmente por MAQUEDA Juan Carlos

Firmado Digitalmente por LORENZETTI Ricardo Luis

A %d blogueros les gusta esto: