Modelo de Formulación de Acuerdo – Pago por Subrogación.

Tiene lugar cuando un tercero ajeno a la relación obligacional cumple la prestación comprometida por el deudor y desinteresa al acreedor sustituyéndolo en el ejercicio de sus derechos.

Como consecuencia, el tercero que ejecuta la prestación asume la posición jurídica del acreedor, por disposición de la ley o por convención.

No causa perjuicios ni resulta desventajoso al interés de los sujetos involucrados ni de terceros.

Contrariamente, reporta beneficios al acreedor originario, al acreedor subrogante y, eventualmente, al propio deudor.

Por otro lado, el tercero que cumple la prestación satisface el interés que lo motiva a interceder de ese modo, como podría ser el de evitar un posible empobrecimiento indirecto en su patrimonio.

Y alcanza la misma posición del acreedor subrogado, lo cual lo legitima para recuperar la erogación efectuada.

Finalmente, al deudor no debería reportarle ningún beneficio ni perjuicio, pues su deuda subsiste en forma plena.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Requisitos

Los requisitos del pago por subrogación no son otros que los propios de los actos jurídicos y los que refieren al pago en sí mismo (arg. art. 866 CCyC y concs.).

Entonces, no es ocioso decir que el pago debe ser hecho por un tercero capaz de contratar y que debe atender los principios de integridad e identidad respecto de lo debido.

Ello, sin perjuicio de lo establecido por el art. 920 CCyC, que contempla el supuesto de pago por subrogación parcial.

Es importante aclarar que la intención con que el solvens debe ejecutar el acto debe identificarse con la voluntad de cancelar una deuda ajena.

Si el tercero no es consciente de ello y realiza el pago al acreedor creyéndose ser deudor, el acto se encuentra viciado por error, dando lugar a una nulidad relativa (arts. 386, 388, 409 CCyC y concs.).

Tipos de pago por subrogación

El pago por subrogación puede ser legal o convencional.

En el primero de los supuestos, la transmisión del crédito al tercero opera, como su nombre lo indica, al cumplirse los presupuestos previstos por la ley.

Así, la nota distintiva es que la subrogación puede tener lugar, cuando es procedente, por la decisión exclusiva del tercero subrogante.

En cambio, la subrogación convencional se produce por acuerdo celebrado por el tercero, ya sea con el acreedor subrogado o con el deudor de la obligación.

La diferencia entre una y otra clase de pago por subrogación reside únicamente en cuanto a los requisitos que se exigen para que surtan efectos, mas estos serán idénticos en ambos casos.

¿Aún no estás suscripto a Microjuris? Ingresá aquí.

Fuente: Código Civil y Comercial de la Nación comentado / Gustavo Caramelo ; Sebastián Picasso ; Marisa Herrera – 1a ed. – Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Infojus, Sistema Argentino de Información Jurídica, 2015.

A continuación, Microjuris ofrece un Modelo de Formulación de Acuerdo – Pago por Subrogación.

Modelo

Nota: Se hace constar que los presentes modelos conforman solamente una guía para el desempeño profesional. El suscriptor será responsable del uso del mismo, debiéndose complementar con el debido asesoramiento legal. Microjuris.com declina cualquier tipo de responsabilidad que se le pueda imputar, incluso por errores u omisiones en que involuntariamente se hubiera incurrido, así como por la indebida utilización del presente modelo