La sentencia de divorcio, al dictarse bajo el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, no puede contener atribución de culpas aunque el juicio haya comenzado antes de su entrada en vigencia.

Divorsio legalPartes: S. E. S. c/ M. A. P. s/ divorcio

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: A

Fecha: 5-nov-2015

Cita: MJ-JU-M-96329-AR | MJJ96329 | MJJ96329

La sentencia de divorcio, al dictarse bajo el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, no puede contener atribución de culpas aunque el juicio haya comenzado antes de su entrada en vigencia, pues el nuevo ordenamiento no lo permite.
Sumario:

1.-Corresponde declarar firme la sentencia en cuando decretó el divorcio de las partes, no correspondiendo expedirse sobre la configuración o no de las causales subjetivas invocadas, pues las causales de injurias graves deben ser revocadas y no deben ser atendidos los agravios tendientes a incorporar el abandono voluntario y malicioso o el adulterio, atento a que la cuestión de la culpabilidad e inocencia devino abstracta en virtud de la aplicación del art. 7 y del 437 CCivCom., toda vez que la nueva normativa recepta el llamado divorcio remedio, que supone acogerlo sin la consideración de causa alguna, bastando sólo la exteriorización de voluntad, ya sea de ambos o de uno sólo.

2.-Conforme lo dispone el art. 7° del CCivCom., el nuevo cuerpo normativo se aplica, a partir de su entrada en vigencia, a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. La situación jurídica que involucra a las partes es el matrimonio, debiendo decidirse sobre su extinción, lo que debe hacerse con base en la ley vigente al momento de dictarla, es decir, el nuevo Código Civil y Comercial, pues se trata de una consecuencia que al entrar en vigencia el CCivCom, todavía no se había operado.

3.-Desde el punto de vista procesal cabe distinguir entre las normas que gobiernan la actividad del juez, de las leyes que gobiernan la actividad de las partes, encontrándose estas últimas sometidas a los mismos principios de derecho transitorio que rigen en el campo civil, por lo cual las condiciones requeridas para interponer la demanda de divorcio, como ser los presupuestos o requisitos de admisibilidad, deben ser juzgadas por la ley que estaba en vigor en el momento de entablarse la demanda.

4.-No es exigible la presentación de la propuesta de regulación de los efectos del divorcio que requiere el nuevo ordenamiento, a pesar de que constituye hoy un requisito de admisibilidad, pues tanto el actor en su libelo de inicio como la demandada en su reconvención solicitan que se decrete el divorcio vincular, y eso basta para tornar procedente el divorcio pretendido.

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los días del mes de noviembre del año dos mil quince, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala «A» de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: «S, E S c/ M, A P s/ Divorcio» , respecto de la sentencia de fs. 593/626 el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores: HUGO MOLTENI – SEBASTIÁN PICASSO – RICARDO LI ROSI –

A la cuestión propuesta el Dr. HUGO MOLTENI dijo:

1°.- La sentencia de fs. 593/626 admitió la demanda de divorcio deducida por el actor, haciendo lugar asimismo parcialmente a la reconvención formulada por la demandada. En consecuencia, decretó el divorcio por culpa de ambos, por haber incurrido en la causal de injurias graves e impuso las costas del proceso en el orden causado.-

Contra dicho decisorio se alzan las quejas de ambas partes.-

2°.-Mediante la expresión de agravios de fs. 645/626, el actor manifiesta que más alla de que el Nuevo Código Civil y Comercial haya anulado las causales subjetivas, las presentes actuaciones deben ser resueltas de manera analógica a lo establecido en el acuerdo plenario de la Cámara de Trelew, esto es, bajo los lineamientos establecidos en el Código Civil de Vélez Sarsfield, el cual resulta ser el ordenamiento bajo cuyo amparo se dicto.-

Asimismo, se queja que el «a quo» haya receptado la causal de injurias graves invocada por la demandada, que haya desestimado las causales de abandono voluntario y malicioso del hogar conyugal y de adulterio. Estas quejas fueron respondidas por la demandada a fs. 664/671, donde señaló que no comparte la aplicación del plenario mencionado por el actor en sus agravios y que el caso de autos debe resolverse por lo establecido en el art.7 del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.-

Por su parte, la demandada expresó agravios a fs. 657/671, donde se queja de la procedencia de la causal de injurias graves imputadas a su parte y del rechazo de la causal de adulterio. Estas quejas fueron contestadas por el demandante a fs. 674/677.-

A fs. 685/689 obra el dictamen del Sr. Fiscal de Cámara.-

A fs. 692, la Sala dispuso como medida para mejor proveer que las partes y el Sr. Fiscal de Cámara se expidieran teniendo en cuenta la nueva normativa sancionada recientemente.-

Tanto la demandada al formular su manifestaciones a fs. 694, como el actor al contestar el traslado de fs. 697/698, mantienen la postura adoptada en sus agravios, esto es, que se resuelva mediante las normas vigentes en el Código de Velez Sarsfield, por considerar que se ha producido una consolidación jurídica.-

Por su parte, el Sr. Fiscal de Cámara en su nuevo dictamen de fs. 701/703, solicitó que se resuelva de acuerdo a la nueva legislación vigente.-

3°.- Conforme lo dispone el art. 7° del Código Civil y Comercial (ley 26.994), que entro en vigencia desde el pasado 1° de agosto 2015, por la aplicación de la ley 27.077, este nuevo cuerpo normativo se aplica, a partir de su entrada en vigencia, a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. En nuestro caso la situación jurídica que involucra a las partes es el matrimonio, debiendo decidir en esta sentencia sobre su extinción, lo que debe hacerse con base en la ley vigente al momento de dictarla, es decir, el nuevo Código Civil y Comercial. Se trata de una consecuencia que al entrar en vigencia el CCC, todavía no se había operado.-

Al respecto, cabe destacar que una de las modificaciones sustanciales que consagra el nuevo ordenamiento, es la supresión de las causales subjetivas de divorcio.-

Se lee en sus fundamentos que «.el Anteproyecto pretende contribuir a la pacificación de las relaciones sociales en la ruptura matrimonial.La eliminación de las causales subjetivas es una manera de colaborar a superar la ruptura matrimonial de la manera menos dolorosa posible. De este modo, y de conformidad con la línea legislativa que adoptan varios países en sus reformas más recientes, se prevé un único sistema de divorcio remedio», sin atribución de culpas. Es decir que el nuevo Código se aplica inmediatamente a las consecuencias de las relaciones jurídicas existentes; el matrimonio entre las partes de este proceso es una situación jurídica existente al momento de entrada en vigencia del CCC, pero no así su extinción, que operará con el dictado de la presente sentencia bajo la vigencia del nuevo ordenamiento. De allí que la sentencia, dictada vigente el nuevo CCC, no deba contener atribución de culpas -ni análisis de los hechos (causales) en los que se la funda- pues el ordenamiento vigente no lo permite, además de quitarle toda relevancia y virtualidad de efectos. Lo mismo respecto del plazo de separación de hecho exigido por el derogado ordenamiento civil.-

Al respecto ya se pronunció destacada doctrina con fuerte predicamento en nuestro medio, al decir que: «Las sentencias que se dicten a partir de agosto de 2015 no pueden contener declaraciones de inocencia ni culpabilidad, aunque el juicio haya comenzado antes de esa fecha, desde que la culpa o la inocencia no constituyen la relación; son efectos o consecuencias y, por eso, la nueva ley es de aplicación inmediata. En definitiva, todos los divorcios contenciosos sin sentencia, iniciados antes o después de la entrada en vigencia, se resolverán como divorcios sin expresión de causa, aun cuando exista decisión de primera instancia apelada. Dicho de otro modo, el CCyC tiene aplicación a todo juicio sin sentencia firme» (KEMELMAJER DE CARLUCCI, Aída, La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2015, p.136).-

Desde el punto de vista procesal cabe distinguir entre las normas que gobiernan la actividad del juez, de las leyes que gobiernan la actividad de las partes. Cuando se trata de las leyes vinculadas con la actividad de las partes, ellas se encuentran sometidas a los mismos principios de derecho transitorio que rigen en el campo civil. De allí que las condiciones requeridas para interponer la demanda de divorcio, como ser los presupuestos o requisitos de admisibilidad, deben ser juzgadas por la ley que estaba en vigor en el momento de entablarse la demanda (conf. MOISSET DE ESPANÉS, Luis, Prescripción, 2ª ed., Advocatus, Bs. As., 2006, p. 152).-

Por ello, no es exigible en este caso la presentación de la propuesta de regulación de los efectos del divorcio que requiere el nuevo ordenanmiento, a pesar de que constituye hoy un requisito de admisibilidad de las demandas de divorcio presentadas a partir del 1 de agosto de 2015. Las que fueron presentadas con anterioridad y obtuvieron el trámite correspondiente por cumplir con los presupuestos exigidos según ley vigente a la fecha de su presentación, no pueden verse afectadas en sus efectos por una ley posterior.-

La aplicación inmediata de las leyes procesales es tolerable «siempre que no se prive de validez a los actos procesales cumplidos, ni se deje sin efecto lo actuado de conformidad con las leyes anteriores»; «por eso, no es aplicable el procedimiento fijado en la nueva ley si el expediente está pendiente de sentencia, desde que en tal caso, la retrogradación del proceso lesionaría los principios de preclusión y adquisición procesal» (KEMELMAJER DE CARLUCCI, Aída, ob. cit., ps.110 y 111).-

En otras palabras, el hecho de que el juez, vigente el nuevo CCC, deba dictar sentencia de divorcio sin expresión de causa o culpa por aplicación de las nuevas disposiciones sustantivas, no significa que por aplicación de las nuevas disposiciones procesales del CCC deba retrogradar el proceso exigiendo el cumplimiento de un nuevo presupuesto de admisibilidad de la demanda de divorcio -como lo es la propuesta regulatoria de sus efectos- que no regía cuando ella se interpuso y obtuvo trámite.

Que en cuanto a las consecuencias de la sentencia así dictada, no difieren del supuesto en el que, según el nuevo CCC, no se presenta la propuesta, porque no se dan en el caso los presupuestos fácticos para realizarla (art. Art. 439 párr. 1° al final CCC), o presentada la propuesta no existe acuerdo sobre ella entre las partes o perjudica de modo manifiesto los intereses de los integrantes del grupo familiar. En este caso, las cuestiones pendientes, si las hubiere, deberán ser resueltas por el procedimiento correspondiente.-

En el caso de autos, tanto el actor en su libelo de inicio como la demandada en su reconvención solicitan que se decrete el divorcio vincular. Y eso basta para tornar procedente el divorcio pretendido. Así se desprende claramente de los fundamentos del Anteproyecto, donde se dice que «.el matrimonio se celebra y se sostiene por la voluntad coincidente de los contrayentes y, por ende, cuando la voluntad de uno de ellos o de ambos desaparece, el matrimonio no tiene razón de ser y no puede ser continuado, habilitándose por este simple y elemental fundamento, que uno o ambos puedan solicitar su divorcio. El respeto por la libertad y autonomía de la persona humana impone la obligación de evitar forzar a un sujeto a continuar en un matrimonio que no se desea. Se elimina todo plazo de espera, ya sea que se contabilice desde la celebración de las nupcias, o de la separación de hecho para la tramitación del divorcio.Esta postura legislativa también se funda en la necesidad de evitar intromisiones estatales irrazonables en el ámbito de intimidad de los cónyuges».-

De allí que no corresponde expedirse en esta sentencia sobre la configuración o no, de las causales subjetivas invocadas por las partes. Por ende, las configuraciones de las causales de injurias graves deben ser revocadas y no deben ser atendidos los agravios tendientes a incorporar el abandono voluntario y malicioso o el adulterio, toda vez que la nueva normativa receptó el llamado divorcio remedio, que supone acogerlo sin la consideración de causa alguna, bastando sólo la exteriorización de voluntad en ese sentido, ya sea de ambos, como es el presente caso, o de uno sólo (conf. esta Sala en voto del Dr. Li Rosi en «P. M c/ I G s/divorcio» del 13-10-2015).-

En consecuencia, de ser compartido este criterio firme que se encuentre este pronunciamiento, debería encomendarse a que en primera instancia se libren los despachos tendientes a que se dé cumplimiento con lo establecido en el art. 438 y concordantes del Código Civil y Comercial de la Nación.-

7?.- En definitiva, por las consideraciones expuestas, lo dictaminado por el Sr. Fiscal de Cámara y atento a que la cuestión de la culpabilidad e inocencia devino abstracta en virtud de la aplicación del art. 7 y del 437 C.C.C. de la Nación Argentina, corresponde declarar firme la sentencia de grado en cuanto al divorcio decretado, tornándose abstracto el tratamiento de los agravios vertidos contra la sentencia apelada.-

Asimismo, debería confirmarse lo decidido en cuanto a las costas e imponer las de Alzada también en el orden causado atento las particulares circunstancias del caso (art. 68, 69 y sigtes del CPCCN).-

El Dr. Sebastián Picasso votó en el mismo sentido por razones análogas a las expresadas en su voto por el Dr. Hugo Molteni.-

El Dr. Ricardo Li Rosi no interviene por hallarse en uso de licencia (art.109 del R.J.N.).-

Con lo que terminó el acto.-

Es copia fiel de su original que obra a fs. del Libro de Acuerdos de la Sala «A» de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.-

Buenos Aires, 5 de noviembre de 2015.

Y VISTOS:

Por lo que resulta del acuerdo que informa el acta que antecede, se decreta que la cuestión de la culpabilidad e inocencia devino abstracta en virtud de la aplicación del art. 7 y del 437 Código Civil y Comercial de la Nación Argentina y se declara firme la sentencia de grado en cuanto al divorcio decretado. Asimismo, en primera instancia correspondería librar los despachos tendientes a que se dé cumplimiento con lo establecido en el art. 438 y concordantes del Código Civil y Comercial.-

Con costas de ambas instancias en el orden causado.-

Notifíquese en los términos de las Acordadas 38/13, 341/11 y concordantes, comuníquese a la Dirección de Comunicación Pública de la C.S.J.N. en la forma de práctica y devuélvase.-

HUGO MOLTENI

SEBASTIÁN PICASSO

A %d blogueros les gusta esto: