El trabajo de chofer prestado bajo la modalidad ‘de rebote’ – llega a destino y vuelve- se considera prestado en horas de descanso.

Partes: Milan Juan Facundo c/ Transportes Automotor Plaza S.A. s/ despido

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: VII

Fecha: 27-ago-2012

Cita: MJ-JU-M-74930-AR | MJJ74930 | MJJ74930

El reclamo fundado en el trabajo prestado en horas de descanso debe admitirse puesto que la tarea prestada por el actor se realizaba con la modalidad “de rebote”, y por tal motivo, no se respetaba el Descanso establecido en el CCT aplicable.

Sumario:

1.-Corresponde admitir el reclamo fundado en el trabajo prestado en horas de descanso puesto que de la testimonial surge acreditado que el trabajo prestado por el actor se llevaba a cabo con la modalidad de rebote , es decir que en la mayoría de los viajes no tenían el descanso acordado por convenio tanto para el lugar de residencia como para los de arribo de los viajes pautados.

2.-Toda vez que el descanso entre viajes está contemplado en el convenio colectivo, -en el capítulo sobre Jornada de Trabajo, subpunto m), Descanso entre Jornada y Jornada-, y puesto que la existencia y aplicación al caso de la norma autónoma fue expresamente reconocida por la demandada en su responde, sin que de esa presentación se desprenda ningún argumento sólido para controvertir el reclamo de la demanda, incluida la liquidación practicada al efecto por el accionante, corresponde admitir las diferencias salariales reclamadas.

Fallo:

En la Ciudad de Buenos Aires, a los 27 días del mes de agosto de 2.012, para dictar sentencia en estos autos caratulados: “MILAN JUAN FACUNDO C/TRANSPORTES AUTOMOTOR PLAZA S.A. S/DESPIDO”, se procede a votar en el siguiente orden:

LA DOCTORA BEATRIZ I. FONTANA DIJO:

La sentencia de primera instancia, que hizo lugar a la demanda, ha sido recurrida por ambas partes a tenor de las presentaciones de fs. 384/386 y fs. 387/393.

La demandada afirma que la sentencia le causa agravio porque rechazó la defensa de prescripción opuesta por su parte, pero en este aspecto el recurso incurre claramente en deserción en tanto no se hace cargo ni refuta debidamente los fundamentos en los que basó la sentenciante la conclusión que se intenta impugnar (conf.art. 116  L.O.).

Por ello propongo en este punto confirmar lo decidido en primera instancia.

Luego la demandada apela la condena por trabajo prestado en horas extraordinarias, y la que dispone el pago de la indemnización prevista en el art. 15  Ley 24.013, pero tampoco en este caso considero que pueda prosperar la queja, dado que tampoco lleva a cabo una crítica razonada y concreta de los fundamentos de la sentencia en ambos aspectos señalados.

En ese sentido, con relación a la prestación de servicios en horas extraordinarias las manifestaciones del recurso no exceden meras afirmaciones dogmáticas que revelan discrepancia sin anclarla en aspectos concretos de las pruebas producidas en autos.

Con relación a la indemnización prevista en el art. 15 Ley 24.013, debo señalar que el argumento vertido por la recurrente no fue sometido a consideración de la sentenciante en el responde, oportunidad en la que, sin perjuicio de la fundamentación de la actora basada en la intimación cursada por el delegado de personal, la accionada omitió contestar la pretensión y no desarrolló argumento alguno al respecto. En consecuencia, atento lo dispuesto por el art. 277  CPCCN, no corresponde su tratamiento en esta instancia.La parte actora se agravia porque se rechazó su reclamo fundado en el trabajo prestado en horas de descanso. Afirma que la decisión de la sentenciante desconoce lo dispuesto en el convenio colectivo que resulta de aplicación al caso, y al que remite con transcripción de las cláusulas correspondientes.

Analizadas las constancias de autos, adelanto que en mi opinión le asiste parcialmente razón.

En ese sentido, debo señalar que de la testimonial valorada por la sentenciante surge acreditado que el trabajo prestado por el actor se llevaba a cabo con la modalidad “de rebote”, es decir que en la mayoría de los viajes no tenían el descanso acordado por convenio tanto para el lugar de residencia como para los de arribo de los viajes pautados.

Tal como señala el recurrente, esto está contemplado en el convenio colectivo, en el capítulo sobre Jornada de Trabajo, subpunto m), Descanso entre Jornada y Jornada.

Ahora bien, tal como se desprende de la norma autónoma mencionada, las horas que fueran trabajadas restadas al descanso entre jornadas, se pagarán al 100% fuera del ciclo.

La existencia y aplicación al caso de la norma autónoma mencionada fue expresamente reconocida por la demandada en su responde, sin que de esa presentación se desprenda ningún argumento sólido para controvertir el reclamo de la demanda, incluída la liquidación practicada al efecto por el accionante.

Siendo ello así, y teniendo en cuenta el detalle de fs. 22 y vta. correspondiente al periodo no prescripto, en el que ya fueron reconocidas las que fueron abonadas, en tanto la demandada no acompañó documentación que pruebe el pago del saldo reclamado, considero que corresponde hacer lugar al recurso y derivar a condena la suma de $ 244.544,44 por tal concepto, sobre el cuál deberán también adicionarse los intereses fijados en grado.

En consecuencia, de prosperar mi voto el monto nominal de condena deberá elevarse a la suma de $ 375.268,16, además de la sanción conminatoria fijada con base en el art.132 bis  LCT.

La conclusión a la que arribo sella la suerte del reclamo de la demandada respecto de la imposición de costas, en tanto lo cierto es que más allá de un criterio meramente cuantitativo, la accionada ha sido vencida en lo sustancial del reclamo (conf. art. 68  CPCCN).

Las costas de alzada propongo que sean soportadas por la parte demandada vencida, fijando los honorarios de los letrados que intervinieron en esta etapa en el .% de lo regulado en primera instancia (conf.art. 14  Ley 21.839).

Por lo expuesto y de prosperar mi voto propongo: 1) Modificar parcialmente la sentencia apelada elevando a la suma de $ 375.268,16 (Pesos Trescientos setenta y cinco mil doscientos sesenta y ocho con 16/100), el capital nominal de condena, al que deberá agregarse la suma que resulte del cálculo del art. 132 bis LCT, con más los intereses fijados en primera instancia. 2) Confirmar la sentencia en todo lo demás que decide y fuera materia de recurso. 3) Imponer las costas de alzada a la parte demandada. 4) Regular los honorarios de los letrados que intervinieron en esta etapa en el .% de lo fijado en primera instancia.

LA DOCTORA ESTELA MILAGROS FERREIRÓS DIJO:

Por compartir sus fundamentos, adhiero al voto que antecede.

EL DOCTOR NESTOR MIGUEL RODRIGUEZ BRUNENGO No vota (art. 125 ley 18.345).

Por lo que resulta del precedente acuerdo, EL TRIBUNAL RESUELVE: 1) Modificar parcialmente la sentencia apelada elevando a la suma de $ 375.268,16 (TRESCIENTOS SETENTA Y CINCO MIL DOSCIENTOS SESENTA Y OCHO PESOS CON DIECISEIS CENTAVOS), el capital nominal de condena, al que deberá agregarse la suma que resulte del cálculo del art. 132 bis LCT, con más los intereses fijados en primera instancia. 2) Confirmar la sentencia en todo lo demás que decide y fuera materia de recurso. 3) Imponer las costas de alzada a la parte demandada. 4) Regular los honorarios de los letrados que intervinieron en esta etapa en el .% (. POR CIENTO) de lo fijado en primera instancia. Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s