La reafiliación de los actores a la prepaga que los dio de baja por falta de pago excede los límites del amparo.

Partes: P. A. M. y otro c/ CEMIC s/ amparo

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal   Sala/Juzgado: I

Fecha: 7-jun-2012

Cita: MJ-JU-M-73909-AR | MJJ73909 | MJJ73909

Si bien la parte actora se encuentra bajo control oncológico y cardiológico, no existen prescripciones médicas que indiquen urgencia, en consecuencia la reafiliación de los actores a la prepaga que los dio de baja por falta de pago, se trata de un incumplimiento contractual que excede los límites del amparo.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que rechazó la acción de amparo promovida por los actores con el fin de obtener la reafiliación a la empresa de medicina prepaga demandada -en el marco de la extinción del contrato decidida por ésta con fundamento en la falta de pago de tres cuotas-, toda vez que con arreglo a los alcances con que fue deducida la acción, a que no se demostró ni la urgencia argüida ni el perjuicio irreparable como tampoco la arbitrariedad o ilegalidad manifiesta y que, tratándose de la determinación de la existencia de un incumplimiento contractual, de su imputabilidad y de sus efectos, es preciso que exista una mayor amplitud de prueba y debate, extremo que excede los límites que impone el art. 13 de la ley 16986.

2.-Encontrándose en serio riesgo el derecho a la salud de una persona, corresponde un abordaje que tome en cuenta las características concretas del caso y las particularidades del sistema en el que la relación se inserta, por sobre un riguroso encuadramiento de la vinculación en el marco formal de los negocios comerciales; sin embargo, dicho extremo no se verifica en el caso, ya que si bien la parte actora se encuentra bajo control oncológico y cardiológico, no se agregaron indicaciones extendidas por los médicos tratantes que indiquen algún tratamiento o la aplicación de medicamentos con una urgencia tal que permita omitir que se trata de la dilucidación de la existencia de un incumplimiento contractual y la violación del derecho de las partes al negarse la reafiliación.

Fallo:

Buenos Aires, 7 de junio de 2012.

Y VISTO:

El recurso de apelación interpuesto por la parte actora a fs. 109/111 -que fue fundado en ese mismo acto-, contra la resolución de fs. 104/106; y

CONSIDERANDO:

1.- La resolución apelada rechazó la presente acción. Las costas fueron distribuidas en el orden causado.

 

Para decidir así, el señor Juez de primera instancia ponderó que la conducta de la demandada no restringió irrazonablemente el derecho a la salud de los peticionarios y que éstos pueden utilizar el staff médico del CEMIC de manera particular o bien solicitar la afiliación a alguna otra entidad, con fundamento en la nueva ley 26.682 .

 

2.- La parte actora se agravió porque, sostiene, purgó los episodios de mora abonando los intereses compensatorios y punitorios fijados por el propio CEMIC y así como los meses caídos, de manera que no provocó perjuicio concreto a la demandada. Afirmó también que la constitución en mora debe ser notificada fehacientemente al afiliado, que el CEMIC no agregó ni una sola intimación a su parte y que la sentencia no debería basarse exclusivamente en normas contractuales.Destacó, finalmente, que la negativa de la prepaga obedece a la avanzada edad y por la existencia de un paciente con riesgo oncológico y cardiológico.

 

La demandada CEMIC contestó los agravios afirmando que el decreto 1991/11 fue publicado en el Boletín Oficial el 1.12.11, es decir, con posterioridad a los hechos de autos y que el actor, en su carácter de abogado y en el supuesto de ser monotributista, tiene la cobertura de la obra social que le corresponda.

 

3.- De la manera en la cual han sido planteados los agravios, el Tribunal advierte que la cuestión a resolver consiste en determinar si asiste derecho a los actores a obtener la reafiliación a la obra social demandada, en el marco de la extinción del contrato decidida por ésta con fundamento en la falta de pago de tres cuotas, tal como lo prevé el contrato que vincula a las partes.

 

4.- Respecto del incumplimiento de obligaciones derivadas de una relación contractual, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha señalado que resulta manifiesta la improcedencia de la vía excepcional del amparo prevista en la ley 16.986 (conf. Fallos: 245:261; 246:380; 247:59, entre otros y esta Cámara, Sala III, causa 12.891/07 del 28.4.11).

 

Es que, a tenor de los elementos de juicio reunidos en estas actuaciones, la controversia se refiere a un supuesto de revocación o de rescisión unilateral de un contrato (conf. Belluscio, A. y otros; «Código Civil Comentado», Ed. Astrea, t. 5°, art. 1200, N° 2 y 4, ps. 945/7; Ramelle, Anteo E.: «La resolución por incumplimiento», misma editorial, N° 8 y 9, ps.18/20). Por tanto, con arreglo a los alcances con que fue deducida la acción, a que no se demostró ni la urgencia argüida ni el perjuicio irreparable como tampoco la arbitrariedad o ilegalidad manifiesta y que, tratándose de la determinación de la existencia de un incumplimiento contractual, de su imputabilidad y de sus efectos, es preciso que exista una mayor amplitud de prueba y debate (esta Cámara, Sala III, causa 320/92 del 13.8.93, voto del Dr. Amadeo), extremo que excede los límites que impone el art. 13 de la ley 16.986.

 

3.- Asimismo, cabe recordar que esta Sala tiene resuelto (causas 3.014/01 del 24.02.04, 9.464/02 del 20.7.07 y 995/08 del 13.6.08, entre otras) que, encontrándose en serio riesgo el derecho a la salud de una persona, corresponde un abordaje no tan estrictamente contractual del tema sino uno que tome en cuenta las características concretas del caso y las particularidades del sistema en el que la relación se inserta, por sobre un riguroso encuadramiento de la vinculación en el marco formal de los negocios comerciales (conf. punto IV, segundo párrafo, del dictamen del Procurador General de la Nación en la causa «Etcheverry, Roberto E. c/ Omint Sociedad Anónima y Servicios», al que la Corte Suprema remitió -Fallos 324:677-).

 

Sin embargo, dicho extremo no se verifica en el presente caso. En efecto, si bien la parte actora se encuentra bajo control oncológico y cardiológico (cfr. fs. 64), lo cierto que no se agregaron indicaciones extendidas por los médicos tratantes que indiquen algún tratamiento o la aplicación de medicamentos con una urgencia tal que permita al Tribunal prescindir del enfoque adoptado precedentemente, referido a la dilucidación de la existencia de un incumplimiento contractual y la violación del derecho de las partes al negarse la reafiliación.

 

Por todo lo expuesto, el Tribunal RESUELVE: confirmar la resolución de fs. 104/106. Las costas de Alzada se distribuyen en el orden causado atendiendo a las particularidades que presentó la cuestión (arts. 68 y 69 del Código Procesal).

 

La Dra. María Susana Najurieta no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia compensatoria (art. 109 del R.J.N.).

 

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

 

Martín Diego Farrell.

 

Francisco de las Carreras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: