Tarjeta de estreno para los supermercados

MORENO-CARDEl nombre Súper Card se mencionó por primera vez el viernes 9 de marzo, en una reunión entre el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y un grupo de empresarios. Apenas 17 días más tarde, el proyecto se convirtió en realidad. Las principales cadenas de supermercados anunciaron ayer la puesta en marcha de la Súper Card, una tarjeta de crédito para operar en esos comercios.

Tendrá un límite de compra de 3000 pesos y ofrecerá la posibilidad de financiar consumos hasta 1000 pesos, con una tasa del 22 por ciento anual. Operará en los locales de Carrefour, Walmart, Coto, Jumbo, Disco, Vea, La Anónima, Libertad, Dia% y la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca. Como anticipó este diario, el plástico será emitido y administrado por esas empresas, agrupadas en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU). Unos días después se sumarán locales del interior del país y los administrados por chinos y otras comunidades.

La creación de la Súper Card les permitirá a los supermercados achicar costos financieros. El sistema les insumirá a las cadenas el equivalente a un punto porcentual sobre su nivel de facturación por ventas. En cambio, las tarjetas tradicionales, Visa, Mastercard y American Express, y los bancos emisores les aplican a los actores más grandes de la red de comercialización una comisión de tres puntos. La diferencia no es menor. En un año significan 720 millones de pesos que los supermercados podrán ahorrarse y los bancos y tarjetas dejarán de cobrar. La transferencia a favor de los primeros les permitirá extender el congelamiento de precios hasta el 31 de mayo inclusive (ver aparte). Esa fue la razón por la cual Moreno le dio un fuerte impulso al proyecto de la Súper Card, que le habían acercado primero Carrefour y Walmart.

Hace tres años que los supermercados y el sector financiero pulsean por el valor de las comisiones. El Gobierno terminó laudando en favor de los comercios para conseguir la prolongación del acuerdo de precios. El secretario de Comercio también sostuvo que los bancos y tarjetas tradicionales deben hacer su aporte para la recuperación de la economía y los acusó de presentar un comportamiento parasitario, con comisiones que son muy superiores a las que cobran otros países de la región, como Brasil y Uruguay, o en Estados Unidos. Los valores oscilan entre 0,75 y un punto, lo mismo que significará ahora la Súper Card.

Para que el proyecto sea exitoso, los supermercados dejarán de aceptar más adelante las tarjetas tradicionales. La única forma de permitirles que sigan operando es que se avengan a achicar sus comisiones a un punto en las tarjetas de crédito y a cero en las de débito. Es una negociación que sigue en marcha. Fuentes del sector financiero admitieron que la presión del lanzamiento de la Súper Card es grande. También dijeron que están dispuestos a bajar las comisiones a un rango de entre uno y 1,3 por ciento y, en todo caso, descargar en los supermercados una mayor porción del costo de las promociones por ventas con tarjetas. La negociación seguirá en los próximos días. Desde ASU dijeron que, si no llegan a un acuerdo, más temprano que tarde dejarán de aceptar los plásticos tradicionales y limitarán la oferta a sus clientes sólo a la Súper Card.

Para atraer adherentes, los supermercados exigirán pocos requisitos: presentación del DNI, un servicio a nombre del solicitante y recibo de sueldo o comprobante de ingresos. En un principio, por la dificultad para abastecer una demanda de plásticos que podría superar la capacidad operativa para confeccionarlos, las tarjetas podrán ser virtuales. Es decir que el cliente podrá comprar a crédito aun sin tener el plástico, mediante la presentación de su DNI una vez que hizo el trámite de inscripción.

El otro gran atractivo será la tasa de financiación. Se ubicará en 22 por ciento anual, contra el 62 por ciento en promedio de bancos y tarjetas tradicionales. “Hoy por hoy si un consumidor cubre el mínimo que está obligado a pagar y financia el resto, está pagando un promedio de 62 por ciento de tasa de interés. Muy alto. Esta tarjeta, la Súper Card, no cobrará más del 22 por ciento”, precisó María “Pimpi” Colombo, subsecretaria de Defensa del Consumidor. “Eso significa que por cada millón de usuarios adheridos a la nueva tarjeta habrá un ahorro que volverá directamente a los consumidores de 1100 millones de pesos por año”, detalló.

La forma de pago del resumen de gastos será en bancos y locales dedicados a esa tarea. En principio, la tarjeta no estará asociada a ninguna cuenta bancaria, por lo que no se podrá utilizar el servicio de débito automático.

Los grandes supermercados ya tienen tarjetas de crédito. Todavía no está claro si las mantendrán o confluirán todas en Súper Card. El titular de ASU, Juan Carlos Vasco Martínez, dijo que los clientes no perderán los puntos acumulados en cada una de ellas. También precisó que las cadenas crearán una nueva compañía administradora y que tomarán parte del fondeo de las inversiones productivas que deben encarar las compañías de seguros, según lo dispuesto por el Gobierno. Vasco también indicó que los súper podrían utilizar el soporte tecnológico que les ofreció el Mercado Central. El proyecto todavía tiene aspectos por resolver, pero la idea es que la Súper Card empiece a operar la próxima semana, tras los feriados de Semana Santa. Más adelante se sumarían las casas de electrodomésticos, pero para eso habría que elevar el límite de financiamiento, que en principio aparece bajo, con sólo 3000 pesos.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s